Disección de la Ley sobre la Planeación General de la República

Planear o dicho de otra forma: racionalizar, o dicho de otra forma más: pensar antes de actuar, es lo que se dice que distingue al hombre de los animales irracionales.

En teoría un animal racional recapacita y preve las consecuencias de todo lo que hace, antes de actuar. En todos loa ámbitos en los que actua. Sin embargo esto no se cumple en ningún ámbito de la vida. Material o inmaterial. Objetivo o subjetivo. Personal o social.

Unas más importantes que otras. Unas más relevantes y trascendentes que otras. Unas cuyas consecuencias afectan a más gente, durante más tiempo en una mayor extensión territorial,

La planeación física del territorio es un antecedente imprescindible para administrar racionalmente la frontera de contacto físico de la sociedad con la Naturaleza, es una necesidad ineludible para un desarrollo racional de la sociedad, en el que sin contrariar a la Naturaleza se logren las mejores condiciones de vida y los mayores beneficios y prosperidad material para la población.

Ley de Obras Públicas, Fundamentos y Complementos

Es la continuación obligada al primer ensayo sobre la normatividad de la obra pública. Ya que ese primer trabajo se concentro en mostrar las deficiencias de la ley sin proponer correcciones a esa normatividad.

Este ensayo revisa los aspectos fundamentales de una norma para que funcione, para que logre su propósito patente.

Para contiuar revisando otras normas constitucionales que se soslayan aunque son antecedente de la obra pública. Que son las que orientan so objeto.

Y también reflexiona sobre normas que faltan y que son necesarias para darle a una ley de obras públicas, además de orientación, todos los respaldos y apoyos que son necesarios para darle integridad y coherencia

.

La infracultura en la construcción

Exhibe los comportamientos torcidos en la practica profesional que se creen legítimos.En un repaso analítico de las principales instancias de un proyecto (gerencia, consultoría, supervisión y construcción) carea la conducta desviada con la acción ejecutada en forma rigurosamente profesional, con arreglo a sus alcances y fines, logrando mediante la confrontación una inteligibilidad evidente que expone y permite comprender lo que en verdad se hace y logra lo acostumbrado y el sentido y la medida en la que desvían a la práctica profesional de sus fines legítimos. Distingue índoles, sentidos, alcances, metas y responsabilidades de cada participante.

Aflora deficiencias en el Reglamento de la Construcción y la Ley de Profesiones. Descubre causas por las que los resultados de la profesión no son los esperados y posibles y es un enfoque imprescindible para hacer mejoras estructurales de verdadero fondo en la profesión.

Aunque la referencia es un proyecto de ingeniería, las distorsiones resultan similares a las que se dan en cualquier actividad que maneje recursos. Aclara y explica las desagradables sorpresas en la construcción privada y en las obras públicas.

Aqui se encuentran las explicaciones de los socavones y edificos que los sismos derrumban que matan gente y los despilfarros y perdidas econimicas por proyectos irracionales y obras disfuncionales como la Linea Dorada del Metro de la CDMX.

Este libro lejos de envejecer cada día cobra mayor vigencia. No falta dia con hechos que comprueben lo que denuncia.

La anomia

Investiga las causas de los errores y distorsiones en la práctica profesional que expone La infracultura. El capítulo “La anomia” (sin ley, sin orden), aclara el significado de anomia y nociones legales. El capítulo “Lo exógeno” revisa circunstancias externas que propician desorden social: desde la tradición occidental, evolución política Mexicana e historia reciente de la ingeniería civil en nuestro país. El capítulo “Lo endógeno”, recapitula los principios de un gremio, el “deber ser”, de una organización puesta para cuidar los fines de una actividad. Que es la pieza faltante por la que la práctica profesional se extravía y deriva, la sociedad se desorganiza y se pierden las metas sociales. El capítulo “El encastre” (acoplamiento) revisa la consistencia del mandato Constitucional actual de la planeación del país, Artículos 25 y 26 Constitucionales y contrasta sus errores con un instrumento más solido y coherente, el Artículo 27 Constitucional, aclara deficiencias y propone formas de lograr que las referencias legales colaboren a reivindicar la razón en la administración de los contactos de la sociedad con la Naturaleza y redimir las prácticas profesionales como elemento imprescindible de la inteligencia social, como condiciones ineludibles para corregir el desorden social e impulsar el desarrollo nacional.