Mando Único

18 octubre 2010

“Panaceíco palo de ciego”

El febril delirio con que se pretende resolver el galopante problema de seguridad es otro intento sesgado e insuficiente. Producto de diagnóstico erróneo, incompetencia, mala fe o revoltura de todo lo anterior.

La constante es paliar síntomas, eludir el fondo y que la solución lejos de resolver el problema lo complique y agrave. El problema de fondo nacional es el desorden y desorganización. La inseguridad solo es uno de tantos efectos de lo mismo, junto con la pobreza, ignorancia, falta de empleo formal, florecimiento de la informalidad y migración forzada, caos urbano, industrial, campesino, ecológico, energético, alimenticio, salud pública, etc., etc.

La improvisación es la manera más eficaz y eficiente de desordenar y desorganizar cualquier cosa y es la forma favorita de nuestros servidores públicos. Que solo les preocupa que sus propuestas apantallen, convenzan y se derrumben después que ellos se hayan ido.

Cuando alegaran que la solución era la correcta pero que el nuevo la regó en algún detalle nimio con que tiró su genialidad por la borda. Es buena mientras distraiga y gane tiempo en lo que ellos se sirven con la cuchara grande y aprovechan todo lo que pueden.

El orden y organización de un país no puede radicar en una sola persona ni grupo. Ordenar y organizar al país implica y compromete a todo el país. El problema de fondo nacional son los acaparadores que monopolizan todo lo que pueden. Se manifiesta en todas las formas de centralismo, al que estamos acostumbrados y vemos como normales o han hecho creer a los ingenuos que son positivos.

De allí el acaparamiento de poder siempre en el extremo gubernamental más alejada de la gente, el que menos información tiene sobre la situación real y de contacto más remoto con la población. El Ejecutivo Federal o estatal.

Una estructura gubernamental equilibrada, una inteligente y racional, supone un flujo de información de la base a la cúspide y otro de la cúspide a la base. Una distribución de responsabilidades y tareas en función de las posibilidades y necesidades de cada quien.

¿Quieren resolver el problema fiscal? Pues se debe atacar la causa, la deformación de fondo. Y esta es que los que deberían de cobrar los impuestos son los municipios. Y así no habría evasores y los municipios serían los que aportaran a contentillo una limosna al gobierno estatal y federal, de acuerdo a necesidades y resultados. No existiría la macrocefalia hidrocéfala y autista que padecemos.

La planeación estratégica no es igual a la táctica sino complementarias. Una estructura gubernamental para ser eficaz requiere equilibrio. Y ser equilibrada demanda que todas sus partes funcionen solas y coordinadas. Involucra una inteligencia o planeación federal una estatal y una municipal. Donde la base de todo el sistema debe ser la planeación municipal.

El mando único es otro intento de acaparar y el problema de la seguridad implica resolver a muchos otros problemas asociados, efectos de una misma causa: el abandono de todo lo que esta fuera del centro y grupo acaparador, federal o estatal.

Autor de: La infracultura, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas y ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional!