Demagogia legislativa

Nota publicada en Grilla en el Poder

EVIDENCIAS DE LA DEMAGOGIA CON QUE ESTÁN ENVUELTOS LOS LEGISLADORES DE TODOS LOS PARTIDOS

Escrito por Redacción el 13 Enero 2014. Publicado en Grageas Digeridas

El ex reportero del periódico Excélsior, Salvador Martínez, recibió hace algunos meses un juego de libros escritos por el ingeniero Ángel Pujalte Piñeiro…

La intención era que los entregara al senador Mario Delgado, de quien es jefe de prensa, para ilustrar la problemática hidráulica y urbana que vive la ciudad de México y los peligros de derrumbes, inundaciones y demás catástrofes en que está inmerso el DF… El asunto viene cuento, porque en esos libros vienen advertencias como el derrumbe que acaba de ocurrir en una obra de la Comisión Federal de Electricidad y como el senador Delgado no se cansa de hacer declaraciones relacionadas con la ciudad de México, por haber sido secretario de Finanzas con Marcelo Ebrard, pues debería tomar en cuenta lo que aporta el especialista… ¿No son pura demagogia las posturas y discursos de los integrantes del Congreso federal?… Que quede para la reflexión, porque se trata de un legislador perredista y confirma el reclamo popular de que todos son iguales, se pinten como se pinten… ¿O no?…

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/i-n-i-c-i-o/grageas-digeridas/216-evidencias-de-la-demagogia-con-que-estan-envueltos-los-legisladores-de-todos-los-partidos

Explotan la Cámara de Diputados

Articulo publicado en Grilla en el Poder

Desde hace más de 20 años vivales de un instituto de ingeniería explotan a la Cámara de Diputados

Escrito por Redacción el 30 Junio 2014. Publicado en Politica

El edificio de la Cámara de Diputados está plagado de problemas de diseño, construcción y operación, lo que el Instituto de Ingeniería, lejos de descifrar, aprovecha para obtener millonaria renta que usufructúa de 1990 a la fecha, y cuya necesidad la crea y respalda espantando al cliente con un petate del muerto.

Lo anterior está documentado en la página 27 del libro “Descalabro de la Razón”, del ingeniero Ángel Pujalte Piñeiro, donde el autor reseña que el estructurista, que trabajó años en el diseño de los edificios, aventó a debutar una subsidiaria suya en mecánica de suelos.

Pero cometió gran parte de los vicios que Pujalte Piñeiro consigna en otro libro que tituló “La infracultura en la construcción”, en el cual relata cómo hacer primero el diseño estructural y después la mecánica de suelos.

Ahí establece como economizar en el estudio y menospreciar el proyecto de cimentación y así fundamenta que la construcción del edificio que alberga a la Cámara de Diputados es muy cuestionable porque se hizo en poco tiempo y en base a tres PCA (pozos a cielo abierto) y tres tubos Shelby.

Esto es que para nueve edificios en 14 hectáreas en el fango del fondo del exlago “La Lagunilla”, resulta poco serio, profesional y muy imprudente e irracional.

Por el valor de la obra frente al costo del muestreo y exploración, se debió haber hecho más muestreo para cada edificio que las que hizo para todo el predio. Y debió haber tomado en serio el diseño de las cimentaciones y no improvisarlo o hacerlo a la ligera en base a un alienado y momificado reglamento, sostiene Pujalte Piñeiro.

Añade en su obra que el reglamento es el parapeto de los técnicos y solo referencia de un piso, que no base de un profesional auténtico. Otro notable problema de los edificios de esa Cámara es que los construyeron al ahí se va. Son un excelente ejemplo de casi todos los vicios de la práctica de la Ingeniería Civil en la construcción que consigna en su libro “La infracultura en la construcción”, el cual contiene todo lo que no se debe hacer en las obras.

Agrega que encima de los errores del proyecto, es inocultable el deficiente control de calidad de la obra. “Ya chulearon los elementos estructurales, pero los reportes de daños y defectos en la estructura, que hizo el mismo proyectista después del sismo, evidencian un deplorable control de calidad en el transporte, colocación, compactación y curado del concreto.

“El temblor agrietó y fracturo elementos estructurales evidenciando defectos de cimentación y calidad del concreto. Y que el mismo proyectista se piche, cache y batee solo, exhibe un deficiente manejo del cliente o corrupción. Si ya uno falló, o hay duda, pues se debe pedir una segunda y hasta tercera opinión y no dejar que el propio causante explique sus fallas, entierre sus errores y además todo lo cobre a precios inflados.

“Y el tercer problema presente en los resultados de esa mala construcción, es que si el proyectista diseñó para 100 kg/m2, los ocupantes ya montaron cisternas, imprentas, elevadores, bodegas y archivos (el papel es de lo más pesado) que no contemplaba el proyecto. Falta revisar las excentricidades de carga y sobrecargas en los edificios.

Y el cuarto problema es el mal mantenimiento, es normal que las cámaras de cimentación estén llenas de agua, cuando debían estar vacías y se carece de bitácoras. Tienen subestaciones eléctricas y plantas de emergencia que no se sabe cómo están.

Sobre estas bases, lo evidente es que todos los edificios están desplomados y con asentamientos diferenciales.

“Y el proyectista en 1988 dice que “debía” meter los edificios al nuevo reglamento. Lo que es una mentira que pretende ocultar algo. El sismo es el único autorizado para revisar las obras y se ve que al revisar los edificios encontró los problemas de cimentación, calidad de construcción y mal uso. Por lo que reprobó, marcó o fracturó elementos.

“La “metida” al nuevo reglamento se limitó a la reparación y reforzamiento de los elementos fallados en cimentación y estructura. Agregar pilotes y encamisar elementos. Dejando intactos los elementos que no presentaban problema.

“De haberse tratado de meter a los edificios al nuevo reglamento,  entonces se debieron reforzar todas sus partes para que todos subieran al nuevo “factor de miedo”. No se sabe qué tanto de los problemas de la estructura obedecen a deficiencias de la cimentación y que tanto a mala construcción. Pero el propósito parece que es enterrar las cosas. Tampoco se sabe quién pagó las reparaciones, pero lo del reglamento parece pretexto para cobrar los errores.

“En este tenor, en 1990 aparece el Instituto de Ingeniería para supuestamente estudiar el caso y desde entonces cobra por instrumentar el terreno, hacer pruebas, anotar los cambios y estudiar la documentación del proyecto comparándola con el reglamento, sin percatarse ni consignar ningún error de proyecto, construcción u operación.

“Simplemente viendo los problemas como si fueran naturales, espontáneos y tratando de averiguar a donde van sin importar de donde vienen y no hubiera culpables ni deficiencias y errores profesionales que se deben corregir. Pero eso sí, ya tienen 20 años metidos y cobrando por una actuación muy cuestionable, enfocados más que nada a la cimentación, la que después de 30 años ya debió de haber llegado a un estado de equilibrio y por otra parte, estudiando desplomes y asentamientos sin revisar la distribución de cargas.

“Se limita a revisar lo exterior sin percatarse que lo interior influye y da recomendaciones sin comprometerse a ningún resultado. Filtra el rumor de que si no se hace lo que dicen, el próximo temblor tirará los edificios y matará mucha gente.

“Esto es una mentira, pues los edificios están chuecos y torcidos, pero estables. Ya encontraron su equilibrio y se reforzó lo que el sismo detectó como insuficiente. Se pueden considerar probados por el sismo, autorización que vale más que la de cualquier supuesto ingeniero de cualquier Instituto.

“Otra inmoralidad es que el Instituto no trabaja en base a un contrato que defina compromisos serios, sino a convenios que no definen alcances, posibilidades ni resultados esperados. Un limbo de compromisos. Cobran por hacer pruebas, reportar resultados y hacer recomendaciones. Lo que es lo mismo que nada.

“No adquieren compromisos profesionales y solo propalan o se apoyan en rumores para aterrizar necesidades como recomendar y amenazar que una sola empresa constructora es la que puede hacer los trabajos que recomiendan.

“Por ello se recomendó a la Cámara de Diputados que comprometa a los ingenieros y les solicite que reporten por escrito lo que pasaría si no se cumplían sus recomendaciones, a lo que el Instituto de Ingeniería no tuvo más remedio que contestar que nada, que los edificios se seguirían deformando, desplomando y hundiendo en el mediano y largo plazo, pero sin aclarar que eso no va a pasar por inestabilidad de los edificios sino del subsuelo, mientras se siga sobreexplotando el acuífero.

“Es grave el problema cualitativo. El Instituto de Ingeniería es una estructura que la sociedad mantiene, le cuesta mucho sobre la creencia que se va a dedicar a crear ciencia y tecnología para la sociedad mexicana y no un grupo de oportunistas que se dedica a hacer competencia dumping a los profesionales.

“Un galimatías que desde un limbo gubernamental daña a la profesión vía perjudicar a los profesionales de la iniciativa privada, pues por un lado hace negocio al cobrar doble, porque la sociedad ya los mantiene y consiente vía los presupuestos de los Institutos (cobran como investigadores y académicos) y en el sistema Nacional de Investigadores.

“Por otro se involucran en asuntos que desconocen y hacen mal. Un investigador se capacita en una práctica muy diferente a la de un profesional. El conocimiento, preparación y habilidades que cada cual adquiere y desarrolla es muy diferente. No se equiparan.

“Además se distraen de lo que se supone que deberían hacer, que es crear conocimiento científico y técnico, nuevo, útil para el desarrollo nacional, vía el desarrollo de la Ingeniería Civil mexicana. Que en el caso de la Ingeniería Civil habría que revisar lo que han aportado y aportan contra lo que han costado y cuestan.

“Es decir, qué tanto de su presupuesto se despilfarra en investigaciones inútiles, simuladas o fuera de lugar y qué tanto cobran por dedicarse a otras cosas en las que no reditúan o peor, por ser perniciosos para el desarrollo profesional al que deberían aportar y para el del país.

“Como acaparan los puestos académicos, cuando su especialización los imposibilita para transmitir los conocimientos y habilidades profesionales de los que carecen. Que desquiten su costo, sueldo y gastos, haciendo cosas que sí reditúen a la profesión nacional y país, haciendo competencia dumping a los verdaderos profesionales o complicando su desarrollo amafiándose con políticos para sangrar presupuestos o someter otras especialidades.

“Como la creación de un Instituto de Seguridad Estructural solo para respaldar una maniobra política que permita apoderarse del control de las licencias de construcción, inflando costos creando nuevos trámites y necesidades innecesarias con sus consecuentes gastos.

“Como buscan y les otorgan premios por respaldar una maniobra política para culminar el negocio de la creación de un fraccionamiento VIP en la punta de los cerros del poniente. Que era zona de reserva por inaccesible. Otra entrada más para la mafia de ingenieros”.

Con todos estos fundamentos, el ingeniero Pujalte Piñeiro considera hacer un llamado urgente al Gobierno y al Poder Legislativo para acabar, de un vez por todas, con los millonarios negocios que explotan vivales de la ingeniería.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/politica/3648-desde-hace-mas-de-20-anos-vivales-de-un-instituto-de-ingenieria-explotan-a-la-camara-de-diputados

 

Desconocimiento de la planeación

mayo 2013

Totalmente despistado

La columna “Plan Nacional de Desarrollo” de Macario Schettino, del 21 de mayo en El Universal, es ilustrativa y esclarecedora. Reniega de la planeación, con argumentos que demuestran que no sabe lo que dice. Y exhibe las miserias de los teóricos puros, de los esquizofrénicos de gabinete, de los improvisados improvisadores, de la peor forma de ignorancia: la de los que desconocen sus propias limitaciones y con la fortuna de “chivo en cristalería” se meten en cosas que ignoran.

Y cuando nada les resulta, echan la culpa a otra parte que no son ellos, “los perfectos”. El ignorante desconoce su propia ignorancia y cree que sabe todo lo conocible, que sus limitaciones son las de todos y que lo que a él no le resulta es porque no funciona, como planear. Como un tonto que cree que de nada sirve pensar, porque a él nunca le funciona. Nunca atina.

Soberbia prepotente del que ignora sus alcances. Con lo que confirma que el problema nunca está en ser tonto, sino en creerse listo. El que conoce sus límites nunca se equivoca. Actitud que exhibe y pone en ridículo a más de uno en éste pobre maltratado país. Y pregunto ¿cual es la diferencia del hombre con los animales? Según yo es planear. Pero Schettino sale todos los días a ver que se encuentra y evita planear nada, ni el mandado, porque a él no le funciona.

Su desconocimiento del tema, lo hace confundir la gimnasia con la magnesia. El ingenuo se trago completo el anzuelo de la denominación, y confunde el alias de “Plan Nacional de Desarrollo” con una verdadera planeación. Una seria, Una profesional. En lo que más allá del apelativo, no comparten nada más.

Después de confundir, por la denominación, un galimatías con una planeación seria, saca conclusiones: “planear con todo detalle lo que se hará, es muy mala idea”. Y abunda: “Yo mismo tuve la oportunidad de construir un plan de desarrollo, a nivel local, para el gobierno de la ciudad de México (97 – 00)”.

El uso de la palabra “construir”, es un lapsus que dice mucho, porque la planeación no “se construye”, sino que se admite, se acepta lo real. Una planeación seria se compone de tres partes fundamentales e imprescindibles. La primera parte es descifrar la peculiaridad de la situación en el mundo real. El punto de arranque, la salida.

La segunda parte es descifrar las posibilidades reales, también en el mundo verdadero. Y esta es la parte que los ingenuos suplantan con cartitas a Santa Claus. No con lo que es posible, sino con “lo deseado”, lo ansiado, lo que sería muy bueno que pasara, como lo confirma más adelante: “y logré, como ocurre en todos los casos, trasladar al blanco y negro las ideas del gobierno, en grandes objetivos, en objetivos específicos, líneas de acción, estrategias y todo tipo de programas, indicadores y demás”. Lo que lo aterriza, lo que lo hace verdadero es lo especifico.

Y concluye confirmando el sesgo de su extravío, su torcida realidad: “Es un trabajo muy interesante, que ayuda a comprender mejor el funcionamiento del gobierno y los intereses y objetivos de los que están en ese momento en la administración. Pero hasta allí llega el ejercicio”.

Con lo que deja ver que su idea de “planear” se reduce a recabar (construir) una relación de los intereses y objetivos (ansias) de impreparados que también desconocen al mundo real. Es decir elaborar con ansias y deseos una cartita a Santa Claus. Y lo digo con pleno conocimiento de causa, porque si contratan a ignorantes para efectuar labores tan delicadas y serias, y aquél acepta el encargo, pues confirman que no saben lo que hacen. Ni el contratante ni el contratado.

Y deja ver que los cerebros tiernos tampoco alcanzan la tercera parte de una planeación: la relación de sacrificios actuales que son necesarios efectuar a cambio de los beneficios a futuro que se pretenden lograr. Y esto es lo que nunca vamos a encontrar en una “proclama política”. Confusión que tiene detenido o desordenado a gran parte de las actividades del país.

Toda la colección de pifias lo lleva a concluir tarugadas: “Los planes de desarrollo, como los planes estratégicos de las empresas, no tienen mucha utilidad en la vida real”. Como no lo sabe, se lo voy a aclarar. La diferencia entre el tercer mundo y el primero, entre el fracaso y el éxito está en la racionalización de su desarrollo, en la administración de las fronteras de contacto con la Naturaleza. Y las cuatro partes de la receta de la administración, son: planeación, programación, ejecución y control.

En una columna anterior Macario se quejaba de la falta de reconocimiento que padecía como maestro de negocios. Y ¿pregunto, cuantos ha hecho? Porque el contradictorio gordo Slim (por fin, es gordo o slim) no se queja de falta de reconocimiento, porque le sobra el reconocimiento que busca cualquiera que hace negocios. Porque “el contradictorio” no es un teórico de probeta, aula, laboratorio o gabinete. No es académico de tiempo completo o investigador de tiempo completo sino administrador de una frontera de contacto con el mundo real.

Así el problema de Macario no se encuentra en planear, sino en hacerlo en ausencia de un ingrediente imprescindible para el propósito: pensar. La mayoría de la gente confunde creer con pensar. Pero el pensar se distingue por una característica fundamental: que consiste en descifrar al mundo real. Creer no se compromete con lo real. Por eso cualquiera puede creer lo que quiera. Es al gusto de la ignorancia de cada quién.

Así Macario continua desbarrando con lo que no es una verdadera planeación sino una forma de esquizofrenia. Como el abuso soviético que pretendía irrealidades: “acabar con el mercado requería alguna otra forma de ordenar la producción”. Y como en el billar: lo que bien se tira no se falla. Y todo lo mal hecho fracasa. Pero no porque no sea posible lograrse, sino porque lo que se hizo, el camino que se siguió, no conducía a donde se pretendía llegar. Los medios no conducían a los fines. Por confundir una costra porosa.

De los excesos soviéticos brinca a una de sus versiones, el plan sexenal. El que de ninguna forma es un plan. Sino otra vacilada de mal intencionados. Para aclararlo a continuación presento parte de los hechos que expone el libro “A donde vamos, México, fe de erratas del desarrollo nacional”, para exhibir la dirección y distancia del extravío de Macario.

“Este análisis de la racionalidad en la conducción del país inicia en 1924 con la reforma fiscal que implantó el impuesto sobre la renta, un gravamen sobre el consumo de gasolina y la reforma bancaria que implantó el Banco Único de Emisión al que se refiere el artículo 28 Constitucional y la fracción X del 73 que no se habían cumplido. Según Pani “el programa hacendario comprendía propósitos tan trascendentales como el de construcción, por el Estado, de las obras materiales más capacitadas para acelerar el desarrollo de nuestra economía”, lo que se consideraban a las carreteras y aprovechamiento hidráulico. Resuelta la disposición de recursos se crearon la Comisión Nacional de Caminos y la de Irrigación, ambas compuestas de tres miembros, de los que uno representaba a las Secretarías interesadas; de Comunicaciones y Agricultura y en ambas la de Hacienda. A la Comisión Nacional de Caminos se le dio forma en la Ley fiscal del impuesto sobre el consumo de gasolina cuyo producto debía ser aplicado por dicha Comisión en la construcción de carreteras. Esta ley se promulgó en uso de las facultades extraordinarias de que el Ejecutivo estaba investido en el Ramo de Hacienda y la Comisión inició operaciones en 1925. La Comisión Nacional de Irrigación inició operaciones hasta 1926. Dado que según la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado la Comisión era jurisdicción de la de Agricultura por lo que su ley constitutiva debía ser aprobada por el Congreso. Ambas ejemplifican la planeación tipo pirata: primero ver que botín se consigue y después averiguar como gastarlo. La atención al crear ambas comisiones se centraba en gastar, no en averiguar antes la mejor forma de hacerlo.

Llaman la atención intentos insuficientes, aislados, incoherentes y limitados para racionalizar la situación económica, lo que exhibe desconocimiento en la materia. Así en 1928 se crearon el Consejo Nacional de Estadística y el Consejo Nacional Económico”.

Planeación General de la República

En este tenor, el 12 de diciembre de 1929, el señor ingeniero Don Javier Sánchez Mejorada, Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, muy posiblemente influenciado por su experiencia en la Comisión de Caminos de la que conoció como Secretario de Comunicaciones, dirigió el siguiente comunicado a la Secretaría de Gobernación.

Sr. Lic. Felipe Canales,                                                                          Subsecretario de Gobernación,                                                                  Encargado del Despacho,                                                                           Ciudad.

“El crecimiento y desarrollo de las poblaciones del país se ha realizado sin un plan preconcebido. Los intereses de particulares y la acción esporádica de las autoridades han sido la única guía que han tenido la ubicación de los fraccionamientos, la urbanización y las construcciones de edificios”.

Esta denuncia tiene más de 80 (ochenta) años. Y por no atenderla hoy esta peor la situación física nacional, se agotan márgenes de maniobra y recursos, mientras seguimos sin darnos cuenta de nada. Y continúa:

“La República carece de planes generales para determinar las zonas destinadas a reservas forestales, a parques nacionales, a refugios de la fauna silvestre, a espacios libres, a puertos aéreos, a vías generales de comunicación, a reservas de recursos naturales y a otras muchas materias que la previsión y la prudencia aconsejan estudiar y realizar metódica y perseverantemente”.

Destaco que las materias que refiere que la previsión, prudencia y el Artículo 27 Constitucional aconsejan estudiar, se circunscriben al mundo material. Casi un siglo después continuamos manejando el patrimonio común sin previsión ni prudencia, lo que ha complicado la situación, agravado los problemas, mermado recursos y cancelado posibilidades, pero seguimos sin asumir en forma madura y racional a la relación de nuestra sociedad con el mundo real y sin cumplir el mandato del artículo 27 Constitucional. Denomina previsión y prudencia a la racionalidad.

“No existe legislación que permita la formulación de planes generales de desarrollo del país y que haga obligatorios éstos una vez decididos o, cuando menos, que impidan desarrollos aislados contrarios al desarrollo de los intereses generales del país”.

Planes de los aspectos tangibles de la vida, de las cosas del mundo material en que vivimos inmersos, del orbe físico, no cartas a Santa Claus, dioramas oníricos, visiones de ansias fantásticas ni de buenos deseos. Sino de verdades iguales para cualquier ideología. Previsiones cuyas consecuencias, condiciones, necesidades y obligatoriedad general no procede de ideologías, creencias caprichosas ni leyes, acuerdos o creencias de hombres, sino de leyes superiores de la Naturaleza, que alcanzan a todo. Las únicas no discutibles ni negociables para ninguna persona, ideología, cultura ni civilización.

“Para lograr que la previsión, que la técnica, que el estudio cuidadoso de las necesidades del país en todos los órdenes presidan su desarrollo armonioso; para evitar que se sigan cometiendo errores y abusos por parte de particulares, empresas privadas y autoridades ignorantes de sus obligaciones y de lo que son los intereses más altos del país, así como para establecer los derechos y obligaciones de los habitantes del mismo en esta materia, es de urgente necesidad la expedición de una ley de planeación general de la República, para lograr lo cual a la brevedad posible, es muy conveniente obtener del H. Congreso de la Unión una ley que dé facultades al Ejecutivo para formularla”.

Con “previsión, técnica y estudio cuidadoso” expresa trabajar por un futuro convencional racionalizado para mejorar la vida de los habitantes. Y por “en todos los órdenes” se refiere principalmente a los órdenes materiales. A los órdenes que rigen a la Naturaleza en la frontera de contacto con el hombre. Y por “en esta materia” se refiere a la relación del hombre con la Naturaleza. Y hoy seguimos ignorando nuestros derechos y obligaciones con la Naturaleza (no con el hombre, que se rige con leyes convencionales), los “intereses más altos del país” y las autoridades sus obligaciones.

“Con tal objeto, me permito suplicar a usted de la manera más atenta se sirva promover ante el H. Congreso de la Unión la expedición de la siguiente ley:

«Art. l/o. Se faculta al Ejecutivo de la Unión para que dentro del término de seis meses, expida la Ley sobre Planeación General de la República.

Art. 2/0. El Ejecutivo de la Unión dará cuenta al Congreso de las facultades que el uso de la presente ley le confieren.

Anticipo a usted las gracias por la atención que estoy seguro se servirá prestar a éste asunto, por ser de capital importancia, y aprovecho la oportunidad para reiterar a usted las seguridades de mi consideración atenta y distinguida.

SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN

México D.F., diciembre 12, 1929

J, Sánchez Mejorada,

Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas.

         Muy revelador. Sánchez Mejorada, muestra lo que es pensar, tener contacto con el mundo real y la ingeniería civil. Ortega lo llamaría un “Olmedo” Mexicano, banquero, hombre de mundo, inteligente y no es intelectual, sabe de libros como un intelectual; pero no lo sabe en intelectual, sino en hombre de mundo. (Ver La solución de Olmedo en Ingeniería mental). Prueba la existencia de gente inteligente y bien intencionada que impulsaba la racionalización de la vida social vía la ingeniería civil. También evidencia la relevancia que la frontera de contacto material de la sociedad con la Naturaleza tiene para alguien consciente. Reconoce que la jerarquía de la relación del hombre con la Naturaleza esta muy por encima de la relación entre los hombres.

Sigue el acuerdo del Oficial Mayor con el que el subsecretario encargado del despacho de la Secretaría de Gobernación lo envió al Congreso de la Unión.

“A los CC.

Secretarios de la H. Cámara de Diputados del Congreso de la Unión,

Presentes.

Para los efectos legales correspondientes, me permito transcribir a ustedes el memorándum que la 0ecretaría de Comunicaciones y Obras Públicas elevó al C. Presidente de la República, con fecha 12 del actual:”

«En el acuerdo de hoy pensaba hablar a usted de la conveniencia de pedir facultades al H. Congreso de la Unión para expedir 1a ley general de planeación de la República Mexicana a que me he referido algunas veces en las conversaciones que he tenido con usted. No fue posible celebrar acuerdo y corno hay poco tiempo de que disponer para presentar la iniciativa objeto del presente memorándum, me tomo la libertad de tratar este asunto por escrito.- Usted, como todos los hombres de buena voluntad y altos propósitos que han tenido la responsabilidad enorme de la administración pública de la Nación, se ha dado cuenta de la cantidad grandísima de trabajo ordenado que hay que hacer para convertir al país en una unidad económica, política y étnica, es decir, en una unidad social y nacional homogénea.-

Los pocos que se preocupan, hace parecer escasísimos a los hombres de buena voluntad y altos propósitos. Pero toca la vena medular del desorden. Y destaco que el propósito era convertir al país en una unidad homogénea económica, política y étnica. Aclara que el objeto de una parte del gobierno era construir y tutelar al país como una unidad social y nacional homogénea. Lo que implica homogeneizar intangibles y tangibles en la población.

“El desorden, la anarquía algunas veces, que ha habido en las actividades administrativas del país, han traído como consecuencia enormes desperdicios de esfuerzos. Urge remediar ese estado de cosas.- No quiero hacer una pintura siniestra de las condiciones del país ni de los resultados mezquinos a que ha dado lugar nuestra política de imprevisión y de improvisación”.

Perogrulladas añejas pero contundentes y vigentes. El desorden, anarquía, políticas de imprevisión e improvisación, como los planes de Macario desperdician esfuerzo y conducen a condiciones siniestras y resultados mezquinos. Parece necedad repetirlo, pero hoy día sigue sin entenderse nuestras condiciones siniestras y resultados mezquinos y por ende sin enfrentarse. El diagnóstico es certero. El problema principal es el desorden y desorganización.

“Y no quiero hacerlo, porque, a pesar de todas nuestras experiencias adversas, soy optimista. Siento pulsar con fuerza las energías de México, su afán de vivir, el deseo de acometer con todo brío, con toda energía y con toda entereza las más difíciles tareas de la revolución constructiva iniciada ya;”

No es falta de brío, energía, entereza ni ganas, sino inteligencia. No falla la potencia sino la dirección. No es desperfecto de calibre sino de puntería. De apuntar antes de disparar no al revés. No se trata de anticipar vísperas sino de acertar.

“tengo fé inquebrantable en el porvenir de México; pero creo, que para llegar a la meta de grandeza a que aspiramos es preciso trabajar muy enérgicamente y también muy ordenadamente.– Estas son las razones que he tenido para proponer el proyecto de iniciativa que deseo someter a la sanción de usted, para que, si a bien lo tiene y si le parece conveniente, se sirva darle su aprobación y enviarlo a quien corresponde, para sus efectos.- Reitero a usted las seguridades de mi consideración distinguida y respetuosa.”

Adelante el cerebro guiando y que el músculo lo siga, no al revés, como es costumbre. La transcripción abunda material sobre el pensamiento del señor ingeniero Don Javier Sánchez Mejorada.

“En vista de lo anterior, me permito remitir a ustedes, original, el oficio número 2247 que en 12 del actual dirige a esta Secretarla la de Comunicaciones y Obras Públicas, en el cual aparece la iniciativa de ley a que se hace referencia en la anterior inserción.

Reitero a ustedes mi atenta consideración.

Sufragio Efectivo. No reelección,

México, D.F., diciembre 24 de 1929,

  1. Ac. DEL SUBSECRETARIO ENC. DEL. DESPACHO

El Oficial Mayor

  1. Collado”

 

El Diario Oficial de la Federación publicó el 12 de julio de 1930 la Ley sobre Planeación General de la República, expedida por el siguiente presidente, Pascual Ortiz Rubio, en uso de la facultad que por decreto de 13 de enero de 1930 había conferido el H. Congreso de la Unión. Inconveniente ya que gracias a eso esta Ley (y quien sabe cuantas) no pasó por trabajo legislativo, lo que hubiera sido valioso.

“LEY SOBRE PLANEACIÓN GENERAL DE LA REPÚBLICA»

CAPITULO I

De la Planeación

Artículo 1º.- La planeación de los Estados Unidos Mexicanos tiene por objeto coordinar y encauzar las actividades de las distintas dependencias del gobierno para conseguir el desarrollo material y constructivo del país, a fin de realizarlo en una forma ordenada y armónica, de acuerdo con su topografía, su clima, su población, su historia y tradición, su vida funcional, social y las necesidades presentes y futuras”.

Faltó considerar lo más importante, la disponibilidad de recursos bióticos y abióticos. Pero relaciona aspectos materiales y no ideologías. Hasta aquí no hay nada de izquierda, centro o derecha sino de ordenar y armonizar la situación de acuerdo a las condiciones físicas del territorio y culturales de la población. También aclara que es para coordinar y encauzar las actividades de las distintas dependencias del gobierno, no de la población. Es lo que debe hacer el gobierno, no la población.

La declaración de un connotado economista nacional en la que afirma que (esta ley) “se ocupa más de cuestiones geográficas, de urbanismo, de comunicaciones, de bosques, que tratar elementos económicos”, exhibe que el conocimiento que denomina “economía”, es ciego a la relación entre la geografía, el urbanismo, las comunicaciones y bosques con la prosperidad material de la población y por supuesto con su bienestar y desarrollo personal.

Pero no es toda la distorsión que expuso Sánchez Mejorada. Lejos de convocar a la racionalidad logró lo opuesto, llamar la atención y dar ideas a políticos. Que se especializan en secuestrar con desplantes ideas ajenas como la planeación, lo que perciben o les llama la atención y abandonan lo que no captan, que normalmente es lo rescatable. Lo fascinante de la idea de modificar el futuro lo secuestran del concepto de planeación para adaptarlo a sus propios fines. Inconscientes que al manipular la opinión de los hombres caricaturizando una herramienta profesional seria y poderosa, la desprestigian con la ignorancia de su vindicación y al final con los resultados que dan ellos pero que acrediten a la herramienta y a la otra actividad, lo que complica a la actividad auténtica y obstaculiza el sano desarrollo de la racionalidad, profesional y social. Despilfarran recursos y prestigio ajeno privilegiando propósitos emotivos de corto plazo a costa de cancelar beneficios objetivos de mediano y largo plazo y complicar y engrandecer los problemas.

Esta ley estuvo vigente hasta el 3 de febrero de 1983 que se publicó la actual, sin embargo en sus 53 años de vigencia no se le dio la importancia debida. Los representantes de la ingeniería civil no reconocieron lo que esta ley representaba para la ingeniería civil y el desarrollo del país. Nadie la resguardó y el abandono permitió que la suplantara un “plan” subjetivo o político robándole atención, impulso y respeto.

Primer Plan Sexenal

En 1933, la Comisión de Programa designada por el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Nacional Revolucionario elaboro el “Primer Plan Sexenal” para el periodo del presidente Cárdenas. Con la presunción de ser:

“un plan de gobierno que constituya un solemne compromiso ante la Nación de desarrollar una política social, económica y administrativa, capaz de traducir en hechos los postulados que se proclamaron en los años de la lucha armada, y de encauzar las corrientes renovadoras que, dentro y fuera del país, engendra el afán de las colectividades contemporáneas por hacer justa la vida de relación entre los hombres”.

Al despiezar el contenido del mensaje aflora:

un solemne compromiso                                                        A comprobar

desarrollar política social, económica y administrativa, ¿Una panacea?

traducir en hechos los postulados que se proclamaron ¿Cuáles y cómo?

encauzar las corrientes renovadoras                                  otra indefinición

hacer justa la vida entre los hombres”.                                 Deseable ¿pero?

Al contrastar los contenidos de este “plan” político, con los de uno auténtico de ingeniería civil, lo notable de las diferencias hace parecer difícil confundirlas. Sin embargo la falta de distinción de los profanos, como Macario, hace que confundan a catálogos de buenos deseos, con proyectos objetivos y realizables por la sencilla razón que los llaman “planes” y que la inconsistencia y desprestigio de los incoherentes e irracionales “planes” de políticos se le acredite a los profesionales.

El propósito manifiesto del “plan” era:

“enmarcar sistemáticamente la política del Partido en programas meditados a conciencia, elaborados con sereno conocimiento de las realidades nacionales y llevados hasta la extensión que señalen la posibilidad de acción de los gobernantes y las finalidades concretas y medios que deban inspirar la obra de los miembros de la Institución”.

Constaba de quince rubros que daban aparente relevancia al sector primario, en especial la cuestión agraria; la educación y la nacionalización de los recursos en manos extranjeras. Pero carecía de prioridades claras, metas definidas y cuantificables y no aclaraba medios financieros ni plazos.

Según Plutarco Elías Calles «. . . ya es hora de formar un programa minucioso de acción que cubra los seis años del próximo período presidencial, programa que debe estar basado en el cálculo, en la estadística, en las lecciones de la experiencia»; y agregando después: «. . . debemos estudiar lo que podemos alcanzar, dadas las posibilidades de nuestro presupuestos y las realidades nuestras                  

Tan cierto que sigue teniendo vigencia y su necesidad cada día se hace más evidente. Pero al leer entre líneas las explicaciones del plan, asoman dos cargas no manifiestas en forma patente. Una es querer decirle a otro que hacer. Los políticos entienden en poder como hacer que los congéneres hagan lo que ellos quieren. El del ingeniero civil es sobre la Naturaleza. Alguien que se supera para dominar a la Naturaleza desprecia a los que no trascienden la opinión ajena y peor los de mala fe.

 “En nuestro país, la voluntad de mantener en el poder al Partido Nacional Revolucionario, nace del impulso constante del pueblo por realizar las trasformaciones sociales y económicas que establezcan progresivamente planos más altos, mejores y más amplios en la vida nacional. Mientras exista un Partido Revolucionario que garantice al pueblo el ejercicio del gobierno, la revolución se realizará en la forma pacífica y creadora de la acción política. Cuando no exista ese Partido, la revolución volverá a manifestarse, por medio de la violencia, en la guerra civil”.

Es claro el interés de mantener al partido en el poder. Para lo cual amenaza que mientras el PNR mantenga el poder “la revolución se realizará en la forma pacífica y creadora de la acción política”. Es una clara y directa advertencia que si el PNR pierde el poder, el país pierde la paz y orden.

”Ahora bien, el centro vital de todo buen régimen de gobierno es un programa común, porque establece los compromisos del Partido con el pueblo y las responsabilidades de los gobernantes ante la Nación y ante su partido, compromisos y responsabilidades que se traducen en nexos de solidaridad, en puntos de colaboración, cuando, como ocurre con el Partido Nacional Revolucionario, los hombres que integran los órganos del poder lo ejercitan para satisfacer las grandes aspiraciones de las colectividades”.

En una mezcla de aspectos objetivos con subjetivos empaca mensajes sumergidos. Presentan una verdad inobjetable como dependiente de un absurdo inadmisible. Lo cierto se utiliza como caballo de Troya para que porte ocultos los verdaderos propósitos del instrumento. El mensaje deseable esconde la maniobra ilegítima de poner por encima de la sociedad y el gobierno, a un grupo que oculto controla el partido político y ante los cuales deben responder los gobernantes. La “familia revolucionaria” transformada en oligarquía de una sociedad anónima disfrazada de partido político, en el que se reparten el país como botín. No todo el partido lo compone gente de mala fe, pero no todos tienen el mismo peso en las decisiones. La gente de buena fe es utilizada como escenografía presentable ya que lo decisivo es impresentable.

la tesis en que debe fundarse el plan de gobierno que va a ocupar vuestra atención, es, unánimemente, la de que el Estado mexicano habrá de asumir y mantener una política reguladora de las actividades económicas de la vida nacional; es decir: franca y decididamente se declara que en el concepto mexicano revolucionario, el Estado es un agente activo de gestión y ordenación de los fenómenos vitales del país; no un mero custodio de la integridad nacional, de la paz y el orden públicos”.

No busca la mejor manera de servir a la población, sino reclama atribuciones sin condiciones. Dice que el gobierno no es exclusivamente policial. En lo que tiene razón. Todo gobierno (no Estado) tiene compromisos claros y diferenciados en el quehacer social, con los que propicia la vida, el bienestar y la prosperidad material de la población, sin molestar, estorbar ni complicar a nadie.

 “En opinión de la Comisión Dictaminadora, la doctrina en que se apoya el Plan es justa, como interpretación de la historia de nuestras instituciones revolucionarias; es lógica, conforme al sentido profundo de nuestro Derecho Político, y es coherente con las necesidades reales de nuestra estructura económica y de nuestro pueblo”.

 No es un instrumento objetivo, sino un intento de materializar una doctrina sin bases reales, Su lógica no es objetiva y verdadera, sino “la del sentido profundo de nuestro Derecho Público” (¿?), su justicia es como interpretación histórica de instituciones (¿?) y su coherencia no es con el mundo real.

”La Comisión Dictaminadora, es consecuencia, espera que la conciencia revolucionaria de esta Asamblea aprobará el criterio que preside el contenido ideológico del Plan Sexenal”.

No todo es engaño, acepta que el contenido del plan es ideológico, es decir subjetivo y no objetivo. Es un instrumento presidido por contenido emotivo y no racional.

”Es justo, en el criterio de la Comisión, el concepto de las funciones del Estado que se consigna en el Plan Sexenal, como interpretación de la historia de nuestras instituciones públicas actuales, porque éstas, según nuestro entender, descansan en tres realidades concordantes: la Revolución, el Partido y el Gobierno”.

La consigna de interpretación y entendimiento recalcan la relación entre la revolución, el partido y el gobierno. Para lo cual define revolución.

”La Revolución es el fenómeno histórico que consiste en el hecho de que el pueblo asuma activamente la empresa de realizar una nueva concepción de la vida en sociedad, transformando las instituciones públicas y el régimen de la producción”.

El pueblo asume la realización de una nueva concepción de la vida en sociedad. En un “activamente” de “político”, que consiste en no hacer nada y entregar todo incondicionalmente. Donde:

 “El Partido es el órgano mediante el cual la Revolución se manifiesta en acción política y social, para asumir el poder público y mantenerse en él mediante su actuación en la lucha democrática, y para transformar el régimen de convivencia social”.

El partido en nombre y representación del pueblo se encarga de todo y lo que sigue es muy esclarecedor.

Y el Gobierno, mientras se halle en manos del Partido Revolucionario, es el órgano de gestión pública a través del cual la Revolución realiza sus finalidades”.

Cada explicación descubre una tortuosidad del instrumento. El gobierno en manos de un órgano anónimo de gestión externo (¿?).

 “(…) Estima la Comisión que el intervencionismo del Estado que se adopta como doctrina en el Plan Sexenal, es lógico conforme al sentido profundo de nuestro Derecho Político, porque la Constitución de 1917 quitó al Estado el carácter de institución puramente política y lo orientó hacia la acción reguladora de los fenómenos vitales del país, adelantándose en este camino a las más modernas teorías y a las más progresistas naciones”.

No aclara si el concepto anterior de gobierno era policial o referí político, pero prueba desconocer la acción reguladora de fenómenos materiales y culturales, que le competen atender a todo gobierno, racional y demócrata.

“La Constitución de 1917 mantiene, sin embargo, el respeto a los derechos e iniciativas individuales, para no establecer un régimen de absorción y nulificación del individuo por el Estado; pero abandona definitivamente, por contraria a los intereses colectivos, la organización jurídica anterior, en la cual, por defecto y abuso en los medios de la acción gubernativa, se creó una situación de privilegio para las minorías poseedoras de la riqueza, con grave daño de las grandes masas de población, relegadas a una condición de miseria y servidumbre”.

De acuerdo que un problema lo causan las situaciones de privilegio. Pero acreditar toda la culpa a mala voluntad de las minorías poseedoras de riqueza, es concepto marxiano. Allí nació el ataque a los empresarios que hoy se pretende revertir. No perciben a la deficiente y mala distribución de superestructura e infraestructura estatal como parte del problema y consecuencia de la deficiente y abusiva acción gubernativa.

“Por último, la Comisión Dictaminadora afirma que la doctrina intervencionista es coherente con las condiciones reales de nuestra estructura económica y con las necesidades del país, puesto que en ella se concretan claramente las dos grandes normas que han de subordinar, durante el desarrollo del Plan Sexenal, la acción reguladora del Estado; por una parte, la norma jurídica, ya que la intervención estatal se efectuará en todos los casos conforme a derecho y a los principios de equidad establecidos; y por la otra, la norma técnica, en atención a que el Estado actuará en todo momento en la medida en que lo reclamen las necesidades inexcusables de la sociedad, y de acuerdo, salvo en casos notorios de rebeldía o incomprensión, con los elementos a los que afecte la intervención”.

Nótese que “lo coherente” con las “condiciones reales y estructura económica” consiste en que se concretan dos normas: la jurídica y la técnica (¿?). Valida lo natural con lo artificial. Dice que lo objetivo lo respalda lo subjetivo. El respaldo no son las posibilidades y necesidades Naturales sino las de la sociedad que el partido determina. No entiendo el acuerdo “con los elementos que afecte” (¿?).

“Atendiendo a nuestra realidad política, la Comisión no considera que el Plan Sexenal sea un programa que hombres de gabinete presentan al pueblo, sino que, de modo inverso, es el pueblo, ejercitado ya en el uso de sus derechos, el que ha venido ofreciendo al Partido de la Revolución un abundante material de observaciones, un cuadro completo de anhelos y necesidades, que los redactores del Plan organizaron, coordinaron y, a veces, tuvieron que encauzar”.

El partido es el órgano receptor, acaparador y garante de los anhelos y necesidades del pueblo, como premio a lo ejercitado y grandecito que esta en el uso de sus derechos (¿?). En típico argumento de político, que por hábiles se los quitan. Es decir, el crecimiento político del pueblo lo atrofia y vuelve un inútil que debe delegar su representación a un tutor que es el partido. Absurdo. Como el pueblo cambio de voz le quitan su derecho a hablar. El partido no solo es el jefe del Presidente sino de los diputados, senadores y jueces. Y dueño de la flora y fauna.

El problema de fondo es la forma de demencia, del tonto que se cree listo. Macario es expresión actual de una de esas formas: la de los teóricos puros. Actualmente parte del problema son los esquizofrénicos que se creen superresabios. Al parecer en una forma moderna de la “planeación soviética”, le pareció factible estabular macheteros memorizando teorías. Sin darse cuenta que especializarlos en fantasías los divorciaba del mundo real.

Incontables generaciones recabaron y refinaron conocimientos mediante el ensayo y error directamente en la frontera de contacto con el mundo real. Pero los estabulados que machetean teorías y conocimientos sistematizados y documentados eluden el mundo real. Y confunden con lo real, a las fantasías que son las teorías.

Encima padecen los mismos defectos que los alumnos de primaria. Que el contenido pedagógico es la repetición y el alambrismo en el mundo de fantasía de las teorías y no el de entender. Porque entender se limita al mundo real y “entender” teorías sin conocer su relación con el mundo real no lo es, sino solo creer.

De allí que parte del problema actual sea bajar de la palestra a los extraviados, los académicos de tiempo completo e investigadores, doctores y masters, que parte de su extravío consiste en creerse superresabios autorizados para meterse a hablar de y manipular precisamente de lo que ignoran: el mundo real.

Impreparados que como Macario desconocen todo sobre planeación (pensar) y confunden una relación de problemas, un sondeo de la percepción de la población o ideas del gobierno, que es a lo que se reduce la “planeación democrática”, con un proyecto ejecutable. Que como lo confiesa, comete la garrafal torpeza de tratar de extraer objetividades de subjetividades. De hacer ejecutables las cartas a Santa Claus.

Pensar o planear no es asunto de improvisados. Recuerden que la improvisación en la manera más eficaz y eficiente de desordenar cualquier cosa. Un problema grave actual son los mares de burros sabios, inteligentes de probeta, esquizofrénicos de gabinete y laboratorio, que ignorando sus propios límites y creyéndose plenipotenciarios bloquean y obstruyen la razón y el entendimiento.

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16566:extravio-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16638:extravio-ii-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

Especulación inmobiliaria

miercoles 8 de agosto

«Entrevista con el Ing. Ángel Pujalte
(primera de cinco partes)

Múltiples problemas de la ciudad de México y su zona metropolitana (ZMCM), nacen y se agudizan como consecuencia de actos de los servidores públicos, en que los beneficios de unos cuantos provienen de encarecer el costo de administrar la ciudad, que funciona artificialmente mediante subsidio; que no es beneficio a la población sino tapadera de errores y traslado directo de recursos públicos a especuladores. Así es el subsidio al sobrecosto del agua, electricidad y drenaje, dilapidando recursos, lo que representa una mínima parte de la grave problemática citadina.

Dar prioridad a beneficios personales o aspectos de imagen electorera-populista, antes que a necesidades relevantes, ha construido una herencia de rezagos difíciles de superar en el corto plazo en los servicios que el gobierno debe prestar, como la vialidad y lo que corre bajo ella: agua, electricidad, drenaje… y sobre ella, como la recolección de basura o servicios de emergencia: seguridad, ambulancias, bomberos, además de la calidad del medio ambiente o abandonos específicos como los edificios dañados por los sismos que no se han solucionado, son algunos.

El ingeniero civil, Ángel Pujalte Piñeiro, activista de la resurrección de la Ingeniería civil en el país, como se autodefine, abordará en este espacio temas de vital actualidad, enfocados a la deficiencia de la ingeniería civil y sus repercusiones en el devenir nacional, temas que por ser de interés público, grillaenelpoder.com ofrece a sus lectores.

Puentes, segundos niveles y remozamiento del Centro Histórico

El propósito de estas obras, en la pasada administración del Distrito Federal, fue incrementar el plusvalor de las propiedades que el GDF vendió. Es decir, para beneficiar a especuladores con que se asoció en detrimento de la sociedad.

Primero, vendió más de cien edificios propiedad de la ciudad en el Centro Histórico a un precio y arreglo desconocidos por manejarse ocultos en un fideicomiso. Después, con cargo al presupuesto de la Ciudad, emprendió obras de remozamiento del Centro para incrementar el valor de las propiedades que vendió, en beneficio directo de los nuevos propietarios.

El caso Giuliani es esclarecedor. No lo trajeron por cuestiones de seguridad de la población, sino para conocer su modus operandi. Ya que Giulliani multiplicó por cuatro el valor de los inmuebles de Nueva York. Lo que logró creando una zona de seguridad libre de precaristas. Para ello cercó los parques y lugares donde se refugiaban, incluso el Central Park, después les echó encima a la policía hasta que los corrió de la isla de Manhattan, con lo que creó una zona elitista gracias a lo cual elevó cuatro veces el valor de la propiedad y rentas.

Este modelo, no funcionó para el Centro Histórico de la ciudad de México, porque implicaba cercar desde Chalco hasta Ecatepec. Ya que esta ciudad no es una isla, aunque trataron de encontrar la zona elitista de alta seguridad y plusvalía en las cimas de los cerros del poniente, que no se habían poblado por inaccesibles.

Hacer accesibles estas islas fue la verdadera razón de la construcción de los puentes del poniente. Dar salida es la función del distribuidor San Antonio y del segundo nivel del Periférico, comunicar con el aeropuerto es el propósito del segundo nivel del Viaducto.

Estas obras se realizaron a costa de bloquear los últimos lugares por donde se recargaba el acuífero de la Cuenca, incrementar el número de pobladores y la demanda de servicios, así como agudizar el problema más crítico de la Ciudad que es el agua, de la que cada día se tiene que extraer mayor cantidad y de estratos más profundos (altamente oneroso), lo que a su vez, acelera el hundimiento de la ciudad; la otra opción es importarla de cuencas vecinas lo que también es un problema creciente.

El favoritismo a la especulación inmobiliaria complica los problemas y los sobrecostos que los terminan cargando subsidios. De ahí que, prácticamente, sean traslados directos de recursos públicos al bolsillo de especuladores.

Otra acción que ha beneficiado a especuladores inmobiliarios y a industriales de la construcción en perjuicio de la funcionalidad de la ciudad, ha sido el obsequio indiscriminado de licencias para la construcción de edificios en las delegaciones centrales, permitiendo y propiciando edificaciones multifamiliares en terrenos que eran unifamiliares, sin recato por los problemas de saturación en la vialidad, basura, drenaje o falta de abasto de agua y electricidad.

«http://grillaenelpoder.com.mx/archivo_1/modules.php?name=News&file=article&sid=3270

 

Radiografía de la corrupción mexicana II

octubre 2014

La primera radiografía reveló orígenes del desorden social mexicano. Esta segunda desnuda las distorsiones del sistema político que expuso la primera radiografía en el anuncio del nuevo aeropuerto internacional para la ciudad de México.

El primer objetivo de la proclama fue desviar la atención del público de los graves problemas de la población y el país. Lo que logró con pasmosa facilidad una maqueta digna de “los supersónicos”, que como “pajarito” de mago, distrajo, hipnotizó y manipuló la imaginación de la audiencia, para hacerla soñar la fantasía de un futuro mágico.

En el fondo, el artificio de hipnotista acarreó la carga simbólica de un desplante político, que era el carácter principal del acto. El objeto ceremonial político fue el mensaje alegórico que el presidente Enrique Peña Nieto, puede hacer lo que los demás no. Que donde otros se estrellan y reculan, él avanza con facilidad.

La plenipotencia que actuó el presidente, le permite construir el mejor aeropuerto del mundo, diseñado por el mejor arquitecto del mundo y dejar sin premisas a los opositores, incluyendo a los atencos. Gracias a él, el país va a tener un aeropuerto de relevancia mundial, que por tamaño y forma será la mayor infraestructura en el país de las últimas décadas y Latinoamérica. Y una magnanimidad que supera el enanismo mental del político vulgar y corriente, cuyo histrionismo le impide emprender ningún proyecto que no va a inaugurar, para no compartir el mérito.

Es innegable la habilidad política y capacidad para manipular la opinión pública que desplegó el presidente, pero es un talento que resulta vano y perjudicial, cuando es el celoso protagonista principal en las habilidades de un dirigente, en vez de una habilidad accesoria, que acompañe y respalde, a la virtud que es más relevante y necesaria para la sociedad, que es la visión de estadista. El estadista antepone el bien común a su ego e intereses de grupo. Y el interés político o de grupo, reduce al nivel de pretexto al bien común.

A lo anterior se agrega la falta en el gobierno de verdaderos profesionales con el conocimiento, estatura y ética profesional que estudien la situación del país, desde el punto de vista profesional, del que presumen titulo y aparentan representar en el sector público, en un sometimiento simulado, que evita racionalizar la evolución nacional.

El equipo de profesionales del gobierno es inepto en el campo del conocimiento que simulan representar, gracias a que la cualidad por la que los seleccionan y prosperan, es la subordinación y sometimiento. El currículum necesario debe ser de nombramientos y no de logros profesionales.

La subordinación de los servidores públicos a los caprichos de sus superiores y su incapacidad profesional, evita que actúen con principios y lineamientos del conocimiento profesional y la razón, que critiquen los objetivos, planes, planteamientos e instrucciones de los superiores y vigilen y estudien las acciones emprendidas y los resultados que obtienen.

Para corregir, afinar y optimizar en forma oportuna el rumbo y lograr un conocimiento más serio y profundo de la realidad nacional, para establecer en base al conocimiento profesional y la razón, metas posibles y elaborar planes factibles, que orienten las políticas del país, para conducir en forma racional a la sociedad mexicana a su propia superación.

El desvarío es el único resultado posible que logran los equipos de sometidos a los caprichos de alguien que puede ser muy competente en otro campo, pero que desconoce todo sobre las disciplinas en las que unos subordinados deberían orientarlo y en vez de eso le dicen lo que quiere oír. Lo opuesto al comportamiento profesional serio, que sin considerar opiniones, descifra al mundo real para orientar con conocimiento verdadero de situaciones, causas y posibilidades reales.

Los profesionales que no son servidores públicos pero que dependen de contratos con el sector público, tampoco tienen libertad de criterio y muchas veces tampoco conocimiento y capacidad profesional. Ya que muchas veces, la relación comercial con el sector público depende de fidelidad, confianza y generosidad. Por lo que son otros simuladores sometidos y subordinados a caprichos políticos.

También incide la creencia de políticos ebrios de hybris, que el profesional estudia para hacer posible sus ocurrencias, sin importar lo absurdas, antieconómicas o impracticables que sean. Habrá que preguntarle ahora al “mejor alcalde del mundo” Marcelo Ebrard Casaubón, que piensa del servilismo y disposición de su equipo de “profesionales”, que en vez de hacerle ver lo real, lo posible e imposible, lo conveniente e inconveniente, ventajoso y desventajoso, lo óptimo entre lo ventajoso de lo conveniente, cuando preguntaba la hora le respondían que la que él mandara.

Por su parte el equipo que forman el arquitecto Norman Foster y Fernando Romero demuestra experticia en cobrar y expresar fantasías oníricas en las que no caben restricciones materiales ni consideraciones sociales, económicas, presupuestales, espaciales ni funcionales. El proyecto por su ubicación, demuestra desconocimiento total de ingeniería civil, mecánica de suelos, estructuras, ingeniería de sistemas, presupuestación, planeación física del territorio, urbanismo, administración de centros urbanos, desarrollo social, economía y muchos etcéteras.

Parten de suponer que las variables del proyecto las pueden resolver otros profesionales en forma sustentable, financiera y económicamente hablando. Que la disponibilidad de recursos no importa. El presupuesto es una puesta de cola al burro y no consideran la conveniencia de la sociedad mexicana. Y cuando los problemas materiales y costos se disparen, ya habrán cobrado y eludirán explicar la base de sus suposiciones físicas y presupuestales, culpando a otras disciplinas o a los ejecutantes, a los que comprometieron en ausencia.

Así la habilidad política del presidente, en combinación con la disciplinada subordinación a sus caprichos de los servidores públicos y “profesionales” relacionados, involucrados y comprometidos con el proyecto, sumada a la febril imaginación de los arquitectos, gracias al divorcio de todos con un trabajo serio y profesional, comprometido con el mundo verdadero, el bien común y una racionalidad mínima, conjuntan un deletéreo equipo de trabajo que se dispone a dirigir al país a una colisión directa con el mundo real, con resultados desastrosos para el desarrollo del país y el bienestar de la sociedad.

Nadie toma en cuenta al principal problema material del país, de la colonia a la fecha: el centralismo. Y no me refiero al centralismo político ni económico, sino al estancamiento físico del desarrollo: al centralismo material.

Centralismo corporal de la república mexicana, consecuencia de la prevalencia de los intereses políticos por sobre los sociales y del país. Soslayamiento del bien común, que ha bloqueado el desarrollo territorial equilibrado del país, el reparto de progreso económico en toda la extensión de la nación, la distribución geográfica equitativa de la riqueza de acuerdo al potencial regional, la igualdad de oportunidades para toda la población, la integración social, lo que causa desigualdad, pobreza, ignorancia, mala distribución de oportunidades y segregación social.

El mantener la hegemonía central es el afán que motiva la demencial pretensión de construir un aeropuerto en el fango del fondo de un ex lago, para un conglomerado urbano decadente, dentro de una cuenca moribunda. En un terreno en el que sin que le pongan nada encima se hunde y deforma en forma dispareja de 20 a 40 centímetros al año, para una población apiñada y miserabilizada, en una cuenca con ecología decadente y contra toda lógica.

En un conglomerado urbanístico tan aglomerado, que desde 1964 se debió prohibir construir y hacer nada que haga que más gente venga a asentarse a la cuenca. No es conveniente, racional, legal ni legítimo que en una cuenca que mide 9,600 kilómetros cuadrados, de un país con 2’000,000 de kilómetros cuadrados de territorio, en el 0.48 %, ni siquiera un medio por ciento del territorio nacional, se amontone al 25 por ciento de la población del país.

Violando flagrantemente el Articulo 27 Constitucional, que en un acápite en nombre del interés público y beneficio social, ordena:

(…) La Nación tendrá en todo tiempo el derecho (…) que dicte el interés público, así como el de regular, en beneficio social, el aprovechamiento de los elementos naturales susceptibles de apropiación, con objeto de hacer una distribución equitativa de la riqueza pública, cuidar de su conservación, lograr el desarrollo equilibrado del país y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural y urbana. En consecuencia, se dictarán las medidas necesarias para ordenar los asentamientos humanos y establecer adecuadas provisiones, usos, reservas y destinos de tierras, aguas y bosques, a efecto de ejecutar obras públicas y de planear y regular la fundación, conservación, mejoramiento y crecimiento de los centros de población; para preservar y restaurar el equilibrio ecológico; (…)

El primer recurso o “elemento natural” es el espacio, que esta agotado en la Cuenca de México, el amontonamiento de población en la Cuenca de México contraviene a “el desarrollo equilibrado del país” y las condiciones de vida que le impone a los habitantes de dentro y fuera de la Cuenca incumple a ““una distribución equitativa de la riqueza pública”, a su “conservación” y a el mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural y urbana”. Violaciones consecuentes de no haber dictado “las medidas necesarias para ordenar los asentamientos humanos y establecer adecuadas provisiones, usos, reservas y destinos de tierras, aguas y bosques“, es decir no se ha planeado, regulado ni ordenado la evolución física del territorio nacional.

Incumplimiento de múltiples ordenamientos constitucionales que no solo ha sido omisión del Ejecutivo Federal, sino que también expone que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sido negligente en cumplir su responsabilidad fundamental de defender el orden que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece en su Artículo 27, el que a pesar de ser un asunto de su jurisdicción de gran importancia para la sociedad, es un derecho constitucional que no ha protegido la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Responsabilidad que sería mejor cumplir antes que gastar muchos recursos sociales en pregonar en los medios de comunicación que si lo hace.

Tampoco el poder legislativo cumple su responsabilidad fundamental de elaborar las leyes, normas y reglamentos que requieren las disposiciones constitucionales para cumplirse. Ambos poderes en vez de contrapesos equilibrantes del poder, colaboran con el desequilibrio con omisión o comisión. El legislativo en vez de aprobar una ley de planeación racional o perfeccionar y ver que se cumpliera la que Sánchez Mejorada propuso en 1929 y que nunca se acató, por no convenir a los intereses de la oligarquía, la derogaron y cambiaron por una irracional e incongruente “planeación” de refuerzo al control político.

Una de “planeación democrática” que reparte recursos a fondo perdido en base al número de habitantes (léase votantes), en vez de destinar los recursos a proyectos que prometan beneficios materiales para el bien común. Lo que desaparece los recursos repartidos en vez de invertirlos en proyectos que retribuyan regresándolos acrecentados a futuro, en condiciones materiales que propicien el bienestar y prosperidad material del mayor número de habitantes, en la mayor extensión territorial y el más largo plazo posible.

Incongruente “planeación” que en vez de favorecer el bien común, premia o castiga el sometimiento y subordinación de dirigentes políticos, a los que permite comprar voluntades y formar clientelas. Cuya peor tara es motivar la atracción y aglomeración de habitantes en distritos electorales, que tienen agotados los espacios habitables y los recursos naturales, que carecen de probabilidades lucrativas, infraestructura, estructura y servicios. Lo que agrava el principal problema material nacional.

Gracias al incumplimiento del Artículo 27 Constitucional, carecemos de una ley legítima y racional de planeación y de una ley de obras públicas que finque su coherencia en ser consecuente de la ley de planeación, que a su vez sea consecuente del Artículo 27 Constitucional. Mi libro “Disección de la Ley de Obras Públicas” demuestra que la vigente es un galimatías sin pies ni cabeza, que no viene de ningún lado ni va a ninguna parte y que solo sirve para lavar recursos públicos. Para que un servidor público entregue recursos públicos a un cómplice externo y que en forma independiente de los resultados nadie resulte responsable ni culpable de nada. De manera que también se incumple el Artículo 134 Constitucional.

Esa atrofia y perversión normativa y conductual mantiene estancado el desarrollo material, económico y social del país. Por eso no dejamos de dar saltos de sapo: que siempre cae en el mismo lugar y no salimos de hacer lo mismo, en los mismos lugares, lo único que cambia es la situación que cada día se complica más y más.

La infraestructura con la que contamos es la misma que dejaron los coloniales. Tenemos 500 años solamente ensanchando la misma infraestructura que planearon los coloniales. Y después de 500 años de crecer en los mismos lugares, hemos logrado que donde hay infraestructura ya no haya recursos naturales y donde hay recursos naturales no hay infraestructura. Las únicas ciudades nuevas son Ciudad Obregón y Can Cun. Gracias a Can Cun tenemos un millón menos de habitantes en la Cuenca de México.

Una referencia de la accesibilidad de un territorio es la correlación entre los kilómetros de carreteras y los kilómetros cuadrados de territorio. Los países de primer mundo cuentan con alrededor de un kilómetro de carretera por cada kilómetro cuadrado de territorio. Por eso su población puede distribuirse de mejor manera, de acuerdo a los recursos naturales disponibles, aprovecharlos y cuidarlos, intercambiar ideas, personas y bienes y vivir con mayor seguridad.

En México los políticos pregonan que tenemos 330 000 kilómetros de caminos, en los que incluyen las veredas de los venados. En cuyo caso solo tenemos accesibilidad al 16.5 % de los 2’000,000 de km2 de territorio. Pero si solo tomamos en cuenta las carreteras pavimentadas, que son las únicas que deben contar, tenemos 86,600 kilómetros. Es decir, solo tenemos accesibilidad al 4.33 % del territorio nacional. Ni siquiera al cinco por ciento del territorio nacional.

Esa irracional manera de administrar al país es el origen de las malas condiciones de vida en los centros urbanos y rurales. La gente se aglomera en los centros urbanos sedes de monopolio de control político, porque el poder acapara las probabilidades lucrativas. De allí el desmedido y desordenado crecimiento de los centros de control político, los que en la medida que crecen se hacen más difíciles de administrar y controlar.

Centros en los que las probabilidades lucrativas más substanciosas, a pesar de ser “legales” son de legitimidad cuestionable, al gravitar alrededor de los presupuestos públicos, que a su vez, son acaparados por sometidos e incondicionales. Los que derraman en cascada parte de los beneficios a sometidos e incondicionales suyos. Otra parte del flujo económico es de legales y legítimos, que al no contar con la protección de nadie, sufren los embates de dependencias gubernamentales, que más allá de buscar formas de explotarlos no hacen nada por ellos. Y otro gran sector es el de los ilegítimos e ilegales de todo tipo, olor color y sabor. Desde los ligeros, como los informales, ambulantes, piratas, pasando por niveles intermedios y llegando al extremo del impacto social, como: narcotráfico, robo, secuestro, homicidio, etc.

Atrapado entre los extremos, el sector legal y legitimo, la clase media o medular del mercado interno, sufre la explotación de los ilegítimos legaloides, que no hacen nada por su bienestar ni prosperidad material y de los ilegales e ilegítimos, que pagar por impunidad a los ilegítimos legaloides a los que la sociedad les paga para combatirlos y erradicarlos.

Lo que deja ver la gran parte de la corrupción que es subproducto de las aglomeraciones urbanas generadas por el monopolio del poder. Y otra parte de la corrupción la genera el abandono de vastas regiones del país. En ese 95.67 % sin penetración de carreteras pavimentadas o en el 83.5 % del territorio que no cuenta ni con veredas de venado son pocos los legítimos y legales que los menos pueden vivir como Robinsones Crusoe y los más como Viernes.

No se puede hablar de ningún lugar abandonado, por el saqueo descontrolado que sufren de los recursos naturales. Un negocio tradicional de gobernador es la explotación maderera sin reponer los árboles cortados y tachar de talamontes a los originarios que recogen ramas caídas para cocinar y calentarse. El negocio minero Templario es otra muestra, del que no pueden abstraerse autoridades locales.

Y el abandono es ideal para el desarrollo y florecimiento de actividades ilegitimas e ilegales extremas. Como el trasiego de drogas, desaparecer cadáveres, esconder secuestrados, cultivar, procesar, almacenar y empacar drogas, montar laboratorios para fabricar drogas sintéticas. O para que prófugos de la justicia vivan cómodos, segura y tranquilamente. El respaldo local es natural dado que son los únicos que trasladan a las regiones, en las que no llega la compra de electores de la Secretaria de Desarrollo Social, la derrama de probabilidades lucrativas con que resolver necesidades fundamentales de vida, como comer, lo que destiñe de principios, moral, legitimidad o legalidad, a la actividad de que se trate.

Culpan a las complicidades e involucramiento de las autoridades y población de las interfaces, de no poder encontrar en el ignoto e inaccesible territorio a la “Tuta “. Lo cual en gran medida debe ser verdad. Como también es cierto que la incomunicación, abandono y desconocimiento del territorio lo favorece en todo sentido. Igual que favoreció al robo de la mitad del territorio y complicó defender o recuperar el territorio robado.

Por eso en vez de persistir en la demencia de agravar la deformación de la distribución territorial, se debe hacer lo mismo que hicieron los que nos robaron y que hasta la fecha no hemos hecho y que fue el descuido por el que con suma facilidad nos robaron la mitad del territorio: ir a la conquista de nuestro territorio. Ir a tomar posesión de nuestro territorio.

Y volviendo al caso del nuevo aeropuerto. La Cuenca de México es una cuenca desesperanzada, la más saturada y la que tiene mas agotados todos sus recursos naturales. Empezando por el espacio y siguiendo con el agua. Respecto al espacio Una ciudad funciona en la medida que propicia el intercambio de bienes y personas. Por volver cada día más complicado el intercambio de bienes y personas, la conurbación urbana en la Cuenca de México es un conglomerado decadente.

Cualquier solución resulta atrasada e insuficiente, cuyo efecto paliativo será aparente alivio efímero que precede al agravamiento del problema que se pretendía resolver y problemas asociados. Lejos de resolver nada las “soluciones” agravan la situación, ya que en vez de disminuir o desalentar el hacinamiento, propician que más gente venga a asentarse a la cuenca. Que crezca la desbordada aglomeración concentrada y el abandono de la mayoría del territorio con potencial.

Respecto al agua, en el último intento por desconcentrar al país, después del temblor de 1985, el Ingeniero Carlos Ramírez Sama denunció en El Colegio Nacional, que después lo publicó en el libro: “Problemas de la Cuenca de México”, que la Cuenca de México solo cuenta con dotación de agua potable suficiente para sustentar la vida de 8.2 millones de habitantes y que esa cantidad se rebasó en 1964.

Dotación que por una sucesión de arbitrariedades políticas y sumisión de los ingenieros civiles, se tira al caño y el país despilfarra enormes recursos económicos en sacarla de la cuenca y en reponerla trayendo otra de otras cuencas o sobreexplotando el acuífero, lo que ocasiona el hundimiento acelerado que va a terminar demoliendo los edificios coloniales del centro histórico. A pesar de lo irracional de gastar recursos en el acarreo de recursos, en vez de llevar a la gente a donde se encuentran los recursos naturales y así liberar y usar los recursos para propiciar el bienestar y prosperidad material de la población.

El libro “Problemas de la Cuenca de México” certifica que los últimos “intelectuales” del Colegio Nacional resultan otros mirones de palo, que por miedo, compromisos, sonambulismo o lo que sea, en vez de cumplir su responsabilidad ciudadana de alzar la voz para denunciar lo que saben y les consta que está mal y perjudica a la sociedad, se subordinan a los caprichos del autócrata en turno. Ese libro-denuncia se publico en 1990 y de ese año a la fecha no han dicho nada ni levantado la mirada del suelo. A pesar que todos los problemas vaticinados están ocurriendo y la situación nacional sigue complicándose.

El principal equilibrio que debe existir en todo territorio lo establece la triple relación entre recursos naturales, infraestructura y estructura. La infraestructura es la herramienta que abre la Naturaleza y hace accesibles los recursos naturales al hombre para que éste con su inteligencia y trabajo produzca riqueza.

De allí que no tiene ningún sentido montar más infraestructura que los recursos naturales existentes, como también a su vez es absurdo montar más estructura que la infraestructura existente. La Cuenca de México es un enorme monumento a la estulticia. En la que aún sin aeropuerto nuevo, tiene montada más estructura que infraestructura y más infraestructura que recursos naturales existentes.

El D.F. es la única ciudad en el mundo que necesitó terminar un acuaférico para darse cuenta que no tenía agua para usarlo. Y en la que también tiene construidas muchas más casas que tubería de agua, drenaje o electricidad.  Los asentamientos urbanos tienen un tamaño óptimo y una franja del número de habitantes en la que son costeables, debajo o arriba de esa franja, el montaje y administración de infraestructura es incosteable, en forma independiente de la disponibilidad de recursos naturales, infraestructura y estructura.

El centralismo ha convertido a la Cuenca de México en el hoyo negro de la república Mexicana. Que para sostener su desesperanzada vida artificial, devora recursos que secuestra de regiones de la república que si tienen potencial para mantener la vida artificial de lo que no tiene.

El rebase desmedido de la triple relación material: recursos materiales-infraestructura-estructura y de la extensión y número de habitantes manejables de un asentamiento urbano, encarece desproporcionadamente su dotación y administración. Por lo que ningún esfuerzo posible va a evitar que cada día sea más: defectuoso, insuficiente e incompetente para cumplir como herramienta de producción de bienestar y prosperidad material de los habitantes y de que su demente afán complique el desarrollo y florecimiento del resto del país.

Lo que hace un problema de envergadura nacional, dejar de dar saltos de sapo al insistir en malbaratar recursos en “soluciones” que en verdad complican y agravan más la de por si ya muy grave y complicada situación del país, en vez de lo cual se debe empezar a invertir. Es decir destinar recursos en proyectos que retribuyan más de lo que cuestan y que propicien el bienestar y prosperidad de la población. Y no solo beneficie a una enana mental oligarquía.

El intento de construir un aeropuerto en el fango del fondo del ex lago de Texcoco es incosteable por muchas razones físicas y contrasentidos lógicos, económicos y sociales locales, no solo nacionales. Es el peor lugar de toda la República Mexicana para poner un aeropuerto y cualquier otra cosa.

El libro “A donde vamos México, Fe de erratas del desarrollo nacional”, analiza en forma acuciosa, en “Los pertrechos”, los detalles que se deben cuidar en la administración de un asentamiento urbano, usando como referencia a los problemas cuyo descuido ha acarreado a la mancha urbana en la Cuenca de México y el “Esquema del Mundo” revisa los problemas del desarrollo nacional y en especial los de la planeación física del territorio. Por lo que no es necesario repetir lo que se encuentra publicado.

En vez de eso destaco que los argumentos a favor del proyecto son medias verdades o grandes mentiras. Falsos como argumento de vendedor. Es innegable que el aeropuerto actual esta rebasado. Que el país acumula muchas deficiencias en infraestructura de transportes. Pero construir más infraestructura dentro de la Cuenca de México será como echar gasolina al fuego y que en vez de resolver los problemas que se pregona va a solucionar, en realidad va a agravarlos.

Aunque falta ver si el proyecto va en serio. Porque también puede ser otra hablada, como la del ex presidente Vicente Fox Quesada, que sin contar con los recursos necesarios, igual que ahora, anuncio su famoso “Plan Puebla Panamá”, quizá con la esperanza que la simple convocatoria hiciera que inversionistas particulares nacionales y extranjeros pelearan por financiarlo. Lo que nunca ocurrió. Solo algunos estafadores oportunistas aprovecharon el cuento para esquilmar ingenuos.

Aunque al ex presidente Vicente Fox Quezada se le debe agradecer que todo haya quedado en hablada o intento de estafar a inversionistas particulares y que no lo haya financiado de prestado, Gracias a lo cual solo dejo una deuda arriba de los dos millones de millones. El presidente Felipe Calderón la subió arriba de los cinco millones de millones. Y la actual administración ha estado viviendo de prestado incrementándola y si habla en serio va a endrogar al país para hacer cosas que no van a pagar lo que van a costar.

Por lo que lo mejor sería que todo sea hablada como el Plan Puebla Panamá del expresidente Vicente Fox Quezada y no se dilapiden recursos en un proyecto que lejos de retribuir ni para pagar lo que va a costar, va a resultar un barril sin fondo, del que nunca saldrán beneficios que compensen los sacrificios que cueste. Que cancele invertir donde hay potencial y esperanzas para la sociedad. No puede haber nada peor que comprar popularidad y respaldo social a costa de socavar el futuro del país empeñando las esperanzas de las siguientes generaciones.

Columna inicial de la serie: “Radiografía de la corrupción mexicana”, publicada el 25 de septiembre en Grilla en el Poder http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/5319-desorden-angel-pujalte-pineiro

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/5622-al-desnudo-angel-pujalte-pineiro

Rdiografía de la corrupción mexicana

septiembre 2014

La corrupción es apenas una consecuencia del desorden de una sociedad. En la medida en que una sociedad se organiza, avanza y disminuye la corrupción. Y en la que se desorganiza, retrocede y aumenta la corrupción. Las formas del orden son pocas, mientras que las del desorden son infinitas. El desorden de cada sociedad es único, porque los trastornos son particulares, aunque los resultados sean los mismos: atraso, limitaciones al avance y corrupción.

Lo que hace que el principal desafío de una sociedad para organizarse, avanzar y minimizar la corrupción, sea detectar y distinguir los principios y procesos de su propio desorden. Esta entrega estudia las causas profundas y características del desorden de la sociedad mexicana.

Un síntoma indefectible del desorden de cualquier sociedad es la libertad para actuar de los dirigentes. El orden social se opone a la autarquía de los cabecillas (del grado y denominación que sean). Una sociedad ordenada no requiere grandes personalidades y le estorban los egos e individualidades. Y en el sentido inverso, a los autócratas les estorban las leyes, reglas, normas y procedimientos de una sociedad organizada.

En “Desarrollo y otros espejismos” en “Postdata” Octavio Paz señala que: “(…) dueño del partido y de los medios de información, el presidente goza de una facultad casi ilimitada para utilizar los fondos federales. Lo extraordinario es que con semejantes poderes nuestros presidentes no hayan sido ni Calígulas ni Nerones. La razón reside, quizá, en los largos años de disciplina y adiestramiento que el PRI impone a sus fieles”.

Adiestramiento y disciplina del que carecen los otros partidos. Como lo demostraron los Calígulas y Nerones  que gracias a la alternancia se encontraron con las manos sueltas y los cajones abiertos. Como publique el 11 de abril en “Vulnerabilidad de la democracia”, en éste mismo medio “Grilla en el poder”

También allí anoté que un puntal del desorden social mexicano, es que hasta la fecha no se cumpla el artículo 6º de la Constitución de 1824, que ordena dividir el poder entre tres potestades: legislativo, ejecutivo y judicial. Precepto constitucional que por angas o mangas no se ha podido cumplir.

El “poder legislativo” se limita a aprobar las iniciativas del ejecutivo o las que se tiran como golpes los partidos políticos. Su lejanía y divorcio de la sociedad lo exhibe que lo aprobado en este sexenio principalmente ampara la tajada de león gubernamental y deja a la sociedad sobrecargada fiscalmente en espera de milagros extranjeros y rascándose con sus propias uñas.

Una corrupción conceptual del legislativo, es creer que su papel es regular a los ciudadanos, disciplinar a sus patrones. Cuando la misión primordial del poder legislativo es amarrarle las manos a los que pueden abusar. Meter en cintura a los servidores públicos para que trabajen a favor de la sociedad y evitar que se apropien de los instrumentos y recursos que la sociedad les confía para usufructuarlos como de su propiedad particular. Lo que deben empezar por el ejecutivo y seguir con ellos mismos.

También señale que: “El orden en el país siempre ha estado en manos de un solo hombre: Llámese caudillo, emperador, monarca, dictador, príncipe, cacique, tlatuani o como Usted guste y mande. Para fines prácticos una sola voluntad decidía (y decide) y los poderes legislativo y judicial eran (y son) comparsas alineados a esa única voluntad”.

Desorden que persiste gracias a que: “las figuras” que “representan” a la división de poderes, no son los contrapesos al poder ejecutivo que son necesarios para que la sociedad avance hacia el bien común y minimice la corrupción.

Al respecto Octavio Paz, también en “Postdata” señala que: “(…) el Senado y la Cámara de Diputados han sido y son dos cuerpos parlanchines y aduladores que jamás han ejercitado crítica alguna; el Poder Judicial es mudo e impotente: la libertad de prensa es más formal que real: la radio y televisión (…) más interesadas en ganar dinero (…) que en analizar con honradez y objetividad los problemas del país”.

Octavio Paz reitera en muchas partes de su obra, que el rasgo distintivo del hombre moderno es el ejercicio de la crítica. Y Jaeger, documenta en Paideia, que en la Grecia clásica la crítica distinguía al ciudadano u hombre libre, del esclavo, al ser el fin último de participar, involucrarse y comprometerse en los asuntos comunitarios.

También para el más grande ilustrador: Jean Antoine Nicolás de Caritat, mejor conocido como el Marqués de Condorcet, el primer objeto de la instrucción pública es iluminar a los ciudadanos en el ejercicio responsable de sus derechos y obligaciones políticas, para que critiquen a sus leyes, a sus autoridades y a sus resultados. Para Condorcet el primer objeto de la educación es transformas a los habitantes en ciudadanos, para que aporten su necesaria participación en el perfeccionamiento del orden social.

El segundo objeto de la educación para Condorcet, es armar a la población con los medios para que se ilustre. No inculcar ideas sino enseñar la forma de adquirir conocimientos. No amaestrar a los alumnos con supersticiones: religiosas, políticas, científicas ni de ningún tipo. Para que la libertad para explorar los conocimientos, fomente la pluralidad y altura de ideas, que haga de cada ciudadano ilustrado, una neurona del cerebro social, cuya participación eleve y enriquezca el debate social. Entendiendo al debate no como discrepancia ni antagonismo por principio y a ultranza, sino como herramienta de convergencia de ideas a la verdad del fin supremo comunitario.

Por eso Paz lamenta que por aquí nunca haya pasado la ilustración. Lo cual es imprescindible para liberar a la población de la manipulación de mesías y caudillos y abrir una movilidad social que permita que solo en base al esfuerzo personal cada quien se pueda ubicar en el lugar social que quiera. Una en la que la jerarquía y reconocimientos sociales no los determinen la herencia, relaciones o recursos materiales, sino los meritos personales, las aportaciones para la sociedad.

Pero si los habitantes no ilustrados no cumplen las obligaciones ciudadanas, Paz también aclara que los partidos políticos tampoco cumplen: “(hoy todos los partidos) no es un partido ideológico sino de grupos e intereses (…) jamás ha sido un órgano de crítica de la acción presidencial; al contrario, lo ha sido de apoyo incondicional a sus medidas y de diligente ejecución de sus órdenes”.

De este modo ni los habitantes ni los partidos políticos ejercen la necesaria crítica que debe existir en el sistema político para que el orden social evolucione, se oriente al bien común y encauce hacia su perfeccionamiento. En vez de eso Paz aclara que:

“En México hay un horror, que no es excesivo llamar sagrado, a todo lo que sea crítica y disidencia intelectual; una diferencia de opinión se transforma instantánea e insensiblemente en una querella personal. Esto es particularmente cierto por lo que toca al presidente: cualquier crítica a su política se convierte en sacrilegio”.

En vez de instrumentos perfeccionadores del sistema político, los partidos son mafias dedicadas al chalaneo de intereses de grupo.  El escándalo del momento lo confirma. El PAN lejos de reprochar los excesos e injusticias de sus gobernadores, como el de Sonora, hace el ridículo alegando que las revelaciones y señalamientos son parte de una campaña de desprestigio al partido y que por hacerlos ver mal, van a dejar de colaborar en la búsqueda del bien común.

Paz critica la atrofia que los partidos imponen al sistema político: “(…) piensan que el Partido (…) cualesquiera que hayan sido sus defectos, contribuyó poderosamente a la paz y estabilidad del país, sin los cuales hubiera sido imposible el desarrollo de México (…) me pregunto si muchos de los defectos de nuestro desarrollo no se deben precisamente (a que); si es verdad que preservo la continuidad de la acción gubernamental, también lo es que impidió el análisis y la crítica de esa acción. Además y sobre todo protegió la irresponsabilidad y la venalidad de los funcionarios (disciplinados y leales)”.

Dejando ver que la libertad de acción del ejecutivo, que en los hechos se traduce en impunidad, desorden y corrupción, se derrama en cascada sobre los funcionarios, gobernadores y burocracias, como una facultad solo condicionada a la subordinación, disciplina y lealtad al sistema.

El servicio a favor de la sociedad solo aparece en los discursos. Cualquier servidor público mientras se subordine en forma discreta, tiene total libertad para disponer de las herramientas y recursos sociales a su libre albedrío.

Orden del que se infiere que arriba de determinado nivel, a cualquier funcionario, burócrata o líder del sistema, se le pueden fincar cargos éticos, administrativos y legales, si se revisa con rigor su actuación. Y que los filtros no permiten pasar de determinado nivel o echan fuera al que no entiende las reglas del juego no escritas o le estorban escrúpulos.

En el sistema político mexicano no existen delitos sociales ni penales sino errores políticos, los excesos, abusos o apropiación de herramientas y recursos públicos no son incorrecciones, sino la insubordinación. Ningún servidor público pisa la cárcel por otra razón. La Gordillo no está en la cárcel por el perjuicio que le ocasionó al país lesionando la educación ni por saquear y despilfarrar recursos públicos, sino por insubordinada.

El escándalo del gobernador de Sonora, lo detonó su insubordinación y posiblemente lo conjure sin castigo para sus comportamientos ilegítimos y culpas sociales y legales, sino solo humillándose y sometiéndose al sistema mafioso.

Columna referenciada: “Vulnerabilidad de la democracia”, del 11 de abril en Grilla en el Poder     http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/2133-torpezas-angel-pujalte-pineiro

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/5319-desorden-angel-pujalte-pineiro

¿De dónde salió la lana? para la presa de Padrés

septiembre 2014

El escándalo de la presa en el rancho particular del gobernador de Sonora permite dimensionar el tamaño de la corrupción y excesos de los gobernadores. La dimensión del mareo de poder o de la cultura de corrupción nuestros políticos (para no contradecir al Ejecutivo Federal).

El problema de fondo no radica en los permisos y licencias, que para eso son las relaciones, los arreglos y favores políticos. Ni esta en demoler la presa, como castigo a la insubordinación al Ejecutivo Federal. Sino en el tamaño del agujero o del descontrol que deja ver el pleito de comadres.

Por encima del ignominioso robo del agua esta la dimensión del dispendio de recursos públicos hecho para realizarlo. No es una nimiedad el costo de una cortina de 120 metros de ancho y 80 metros de alto. Que seguramente no lo pagó el gobernador de su bolsa ni de una parte de la herencia de un tío que tenía. Sino que seguramente salió del erario público.

Lo interesante es que indudablemente esa desviación de recursos no se va a encontrar por ningún lado por donde se busque. Por muy difícil que parezca que debe ser esconder un extravío de tal magnitud. El pleito de comadres revela que no es así. De no ser por la mala suerte del gobernador y el despiste de sus cabras, no nos hubiéramos enterado.

Pero eso es apenas una parte. Al enorme robo de recursos con los que construyo su presa, acueducto y sistema de riego particular, se le debe agregar el enorme dispendio de recursos hecho para despojar de agua a la tribu Yaqui, dado que la necesidad de ese despojo y construcción de infraestructura, no era la de proveer de agua a la ciudad de Hermosillo, que era lo que berreaba. Sino remplazar el agua que le robó a la ciudad para fertilizar su rancho, para hacerlo un oasis en medio del desierto, un edén en medio de la miseria, un vergel entre muertos de hambre.

Todo eso debe servirnos para darnos cuenta del tamaño de los excesos que acostumbran los virreyes estatales. Y conste que no hablamos de un Granier o Moreira. O si quieren del tamaño de la impunidad al que están acostumbrados. O de la cultura de corrupción de nuestra clase política (para no contradecir al Ejecutivo Federal).

Nuestro gobierno en vez de exprimir a los “cautivos” para obtener recursos, lo que debe hacer es poner un freno a los excesos, dispendios y robos de ellos mismos, con lo que estoy seguro que empezarían a aparecer enormes cantidades de recursos por todos lados.

Si nuestro políticos tuvieran consciencia de clase y un poco de vergüenza y consideración por la noble o taruga sociedad a la que se deben, dejarían de poner obstáculos a las iniciativas de transparencia, anticorrupción, control y a todas las que limiten y encausen al gobierno en la senda del beneficio social.

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/5060-de-donde-salieron-los-millones-de-pesos-para-construir-una-obra-de-esa-dimension-en-sonora

Mangoneos del Fondo de Cultura Económica

septiembre 2014

Aflora la terca verdad

Los excesos propician que emerja la verdad. La manipulación política que el gobierno mexicano hace de las editoriales estatales, aflora gracias al torpe y burdo manejo que el desinformador político: José Carreño Carlón, cometió con el Fondo de Cultura Económica, que extralimitó el mangoneo político usual, al utilizarlo como agencia de publicidad política.

Como única y anémica defensa, José Carreño Carlón desvía la atención a si el Fondo debe desaparecer o no. Cuando lo que se debe hacer es enmendar las desviaciones y corregir los errores que Fernando Tola de Habich relata y relaciona, en El Universal el 10 de septiembre de 2014, en una columna titulada “Descelebremos al Fondo de Cultura Económica”. En la que desenmascara la realidad del Fondo de Cultura Económica y relaciona lo que debe corregirse.

Relata como Cosío Villegas. “no tuvo otra alternativa” que entregar su proyecto a un gobierno, el PRI, para que fuera el dueño, promotor y director de la editorial. Por lo que la junta de gobierno la designa el gobierno mexicano (el PRI), que al principio cuido respetar el carácter intelectual del directorio.

Narra que con el paso del tiempo dejó los primeros puestos de la edición en español y pasó a un “segundo campo”. Gracias a que una de las funciones gubernamentales que cumplía fue ahorcar cualquier iniciativa editorial de carácter privado. Y como ejemplo relaciona editoriales como: Joaquín Mortiz, Era, Porrua, Siglo XXI y las ediciones universitarias.

Rememora que su cuesta abajo la hizo carecer de cualquier editor capaz de dirigir y manejar una editorial. Que en vez de editores de altura, el gobierno designaba a: personas de prestigio intelectual, de antecedentes políticos (MM) o de tintineos familiares, los que en todo caso carecían de valores y capacidades profesionales para ponerse al frente de una editorial, lo que la ha “orillado a ser incapaz”.

También cuenta como por ignorancia profesional, a pesar de su capital y presupuestos anuales también es incapaz de competir en el mercado internacional de la venta de derecho de autor. Y que desde los años 80 “no ha logrado adquirir los derechos de ningún autor cuyo prestigio y difusión haya alcanzado nivel”.

Declara que “Pero si esta decadencia es manifiesta (…) no puede dudarse de “la mano negra” del control intelectual del gobierno mexicano (…) en lo referente a la restricción de la edición privada  y la sumisión intelectual de la producción nacional”.

Completa el cuadro del control editorial e intelectual del gobierno, evocando al otro “monstruo editorial creado por otra institución cultural del gobierno, CONACULTA”, a la que acusa de estar “dispuesta a editar todo lo editable y no editable”  y de otorgar altas pagas, a cuanto autor nacional que se venda al servicio “de la editorial del gobierno (digamos del PRI o del PAN)”, y que los mercenarios ven gratificada su incorporación al gobierno, con becas, premios y muy buenos honorarios por prólogos e informes.

Y remata “(igual como sucede en el Fondo de Cultura Económica en cuanto a servicios editoriales)”.

Lo anterior es apenas un extracto, de la denuncia de verdades sin desperdicio, cuya liga la encuentra en primerísimo lugar a continuación, antecediendo a todas las de la serie.

Denuncia de Fernando Tola de Habish en El Universal del que habla éste artículo    http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/09/72267.php

Artículo de Héctor de Mauleón en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2014/08/108465.php

Articulo de Mauricio Merino en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/08/72058.php

Artículo de Manuel Gil Antón en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/08/72107.php

Últimas denuncias mías en Grilla en el Poder

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/4706-no-que-no-angel-pujalte-pineiro

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/4807-teatrito-angel-pugalte-pineiro

Denuncias añejas en Grilla en el Poder sobre los méritos de José Carreño Carlón y sus implicaciones como director del Fondo de Cultura Económica:

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/4706-no-que-no-angel-pujalte-pineiro

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=15572:isu-historia-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=15672:superficial-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16028:soberania-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16180:sin-nivel-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16664:animadversion-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16839:perversidad-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16962:perversidad-ii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17016:falsedad-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17163:perversidad-iii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17163:perversidad-iii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17247:incoherencias-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17744:trasnochado-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=18866:subdesarrollo-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/5036-manipulacion-angel-pujalte-pineiro

Intento de usar al Fondo de Cultura Económica para fines politicos

agosto 2014

Tiro por la culata con caída de teatrito

A José Carreño Carlón le salió el tiro por la culata y se le cayó el teatrito al utilizar el Fondo de Cultura Económica como agencia de publicidad política y en vez de beneficiar la imagen del Presidente Enrique Peña Nieto la perjudicó al exponerla a severas crítica. La incompatibilidad entre cultura y publicidad política la denunciamos aquí hace más de un año y lo ocurrido confirma la malversación de fondos y foros culturales para satisfacer intereses políticos y saciar apetitos de poder.

El 27 de agosto, José Carreño Carlón publicó en El Universal, como autodefensa una descalificación de la protesta social en redes sociales que motivo su adulteración de la celebración de los ochenta años del Fondo de Cultura Económica, la editorial que abrió sus puertas a la intelectualidad, para usarla como agencia de publicidad política.

Desconozco lo sucedido en las redes sociales, pero lo que haya sido dio en el clavo y en vez de vergüenza, principios y valor civil para aceptar lo inocultable y disculparse, descalifica a sus detractores desde una pose de superioridad solo invocando discutibles criterios de autoridad y sin argumentar nada serio en su defensa.

Con la pose prepotente e irracional que acredita a las redes afirma: “Contra las expectativas de democratización y elevación de la calidad del debate que acarrearían las redes sociales, parece haber grupos dispuestos a convertirlas en circuitos de tráficos de bajezas, especulación y fanatismos para desbordar los esfuerzos por enriquecer en esos espacios los intercambios de información y argumentación”.

Con lo que demuestra que desconoce que el Fondo de Cultura Económica no es un espacio de información y argumentación política. Y la diferencia y distancia entre generalizar la cultura y la democracia electoral y el debate político. Grave, porque al desconocer el fondo del Fondo, ignora a donde esta y las responsabilidades que compro al aceptar el cargo.

Continúa desvariando al declarar trastornados a los que lo criticaron: “Hoy proliferan en el mundo investigaciones sobre los trastornos que produce el ciberespacio en la salud y en las percepciones, las actitudes y los comportamientos en la escuela, la oficina, los deportes, los espectáculos y, en general, en las vidas públicas y privadas”.

No aclara nada, simplemente da a entender, y continúa:

“En los últimos años se ha multiplicado la literatura académica que alerta contra los efectos de las redes en la intoxicación del debate público, la degradación de la democracia deliberativa y el aceleramiento del proceso de extinción de la cultura cívica en las sociedades”

Con lo que afirma que “las redes” intoxicaron el debate público y la democracia deliberativa que efectuó en el Fondo de Cultura Económica. Lo que demuestra que ignora la diferencia entre un centro de intelectualidad y uno de propaganda política, ni entre el debate y deliberación y un montaje a modo.

Prosigue hablando de “grupos que comparten estereotipos, odios y prejuicios. Y diagnostica que la protesta en su contra fue “una versión masiva de ‘pensamiento grupal’” (Sic), según un profesor de comunicación política “Adam Garfinkle. O “del concepto que el sicólogo Irvin Janis derivó del creado por Orwell, el ‘pensamiento doble’ o ‘doble pensar’”.

Después de achacarles estos problemas a sus críticos afirma que esa forma de pensar “implican efectos desastrosos en la capacidad mental y en la aptitud de asumir realidades”. Con lo que en vez de debatir y deliberar descalifica a sus críticos afirmando que padecen efectos desastrosos en la capacidad mental y que no pueden asumir la realidad. ¿Cual realidad?, ¿su inatacabilidad o que el Fondo de Cultura Económica bajo su dirección opera como agencia de publicidad política?

Y después de sus dobles saltos, apela al “trending topic” como sinónimo de consenso y de ese consenso como sinónimo de verdad. Soslayando que la protesta prueba su falta de consenso y su respuesta su falta de razón. Continúa su denotación: “El circulo se cierra con el envenenamiento de la conversación pública resultado de enjuiciamientos morales forzados por la presión del grupo (…) Una subcultura que entre otros estragos, aniquila los patrones lógicos de la discusión”.

Con lo que pretende dar a entender que los que lo critican son borregos que siguen a la manada para evitar que esta los aplaste. Desestima que un grupo grande de personas critiquen la perversión de un centro cultural y disfraza la publicidad política de conversación pública y acusa a la protesta de aniquilar los patrones lógicos de la discusión.

Remata su dogmática perorata afirmando que “un buen muestrario de este aniquilamiento de la lógica (…) apareció a propósito de las “razonablemente exitosas” Conversaciones a Fondo videograbadas por el Fondo de Cultura Económica en Palacio Nacional con el presidente Enrique peña nieto (…) en el marco de los 80 años de esa casa editorial”.

Demostrando que el que tiene problemas de lógica es él. No encuentro la lógica que entre la descalificación de una masiva protesta pública, que no se limito a las redes sociales sino que incluyo a gente del canal 11 y plumas como la de Héctor de Mauleón, Mauricio Merino y Manuel Gil Antón, se atreva a afirmar que pervertir la celebración de los 80 años del Fondo con fines políticos fue una maniobra “razonablemente exitosa”.

Cuando en forma inocultable no lo fue, ni como celebración de la intelectualidad ni como evento, propaganda ni alabanza política.

Dedica su penúltimo párrafo a descalificar la protesta de Héctor de Mauleón diagnosticando que el pensamiento grupal lo hizo “tropezar azolvando su ágil recuento de la historia y de la prehistoria del FCE”.  Remembranza de la historia del Fondo hecha para hacer ver la barbaridad de utilizar al FCE con fines políticos. Lo que no aclaró si con “prehistoria del FCE” quiso decir que el FCE dejo de ser bastión cultural para transformarse en agencia de publicidad política.

Termina señalando que “hay otras ilusiones del ‘pensamiento grupal’ señaladas por Janis: la ilusión de invulnerabilidad del grupo y su ilusión de superioridad moral, que vuelve a sus exponentes pendencieros y perdonavidas”, y su remate es revelador: “y que Janis coloca entre los principales factores de desastre en la gestión lo mismo de gobiernos que de partidos, grupúsculos y cenáculos virtuales”.

Con lo que resulta que la sociedad no debe protestar la perversa utilización de un centro cultural para fines políticos porque eso va a ser un factor de desastre de la gestión del gobierno. Así el problema no radica en la incompetencia de Carreño Carlón como comunicador político, como político y como intelectual.

Que acepto un cargo que lo rebasa y una encomienda contraproducente, que cualquiera con dos dedos de frente y un mínimo de lógica y principios no hubiera aceptado. Su ofuscación la exhibe la más elegante de las protestas. La de Mauricio Merino. Que no solo es incontestable sino tan fina que considero necesario explicársela, para que se de cuenta del problema en el que se metió.

El 27 de agosto Mauricio Merino publicó en El Universal, su columna con un titulo sarcástico ¡Gracias, señor Presidente!, porque gracias a la entrevista “saltaron a la vista varios datos relevantes”. Como que: “nadie habló de libros, ni de autores, ni de la influencia que ha ejercido aquella casa editorial en todo el mundo de habla hispana. La literatura, el ensayo y la investigación le cedieron el lugar a la política y la historia cultural de ochenta años a veinte meses de reformas”. Más claro ni el agua, pero Carreño Carlón seguirá afirmando que es efecto del topic trending.

Y Mauricio Merino restriega la llaga en donde más le puede doler a Carreño Carlón: “Pero ese dato ya era conocido: el presidente no es un hombre de libros, sino de poder”. Porque demuestra su ineptitud como publicista. Y lo más fino del artículo es una bomba de fragmentación que pega en muchos lados.

“Por eso resulta más interesante la segunda revelación de la entrevista: la visión que el presidente tiene sobre la corrupción que nos inunda y que, cada vez más, aparece como el talón de Aquiles de sus primeros meses de gobierno y como la amenaza principal a las reformas que ha emprendido”. Hace ver que a preguntas reiteradas el Presidente prefirió salir por la tangente.

Primero: “que la corrupción era un problema cultural”, lo que no se puede resolver mientras las agencias culturales del Estado permanezcan secuestradas por políticos. Luego “fue al lugar común de la culpa compartida entre el gobierno y los particulares”. Solo que a él le toca amarrarle las manos a los que más pueden abusar y la sociedad mantiene para evitarla. Y finalmente “insistió en que la transparencia era el antídoto”. Vamos a ver si el haberse transparentado la corrupción de haber nombrado director de un centro cultural a un publicista político sirve para algo o predomina el cinismo, descaro y desvergüenza.

Por eso Mauricio Merino agradece que haya quedado claro que: “el jefe del Estado mexicano no tiene una opinión clara sobre el enojoso asunto, ni mucho menos una posición acabada para hacerle frente”. Y remata alarmándose de que se pretenda dejar el problema a las autoridades educativas. Cuando corresponde a la clase política quebrar las trampas de las administraciones públicas y modificar las prácticas y procesos que la propician.

Un buen comienzo sería no corromper los centros culturales con la práctica de utilizarlos como fichas de cambio para pagar deudas y compromisos políticos. Por ejemplo para asilar al chayotero de salinas.

Por último, el maestrazo de maestrazos: Manuel Gil Antón, el 30 de agosto en El Universal, en una crítica a la carencia de sentido y decencia, de ciertas acciones o barbaridades, principalmente del sector educativo, la inicia con una sentencia de Monsiváis; “O yo no entiendo lo que esta pasando, o ya pasó lo que estaba entendiendo”.

El cuerpo principal del artículo critica un cúmulo de incongruencias del sector educativo, muy esclarecedoras de las incongruencias que propician la corrupción en el sector educativo. Pero como remate, el maestro no pudo resistirse a incluir en su recuento de incongruencias la del Fondo de Cultura Económica.

“Otro caso: la editorial pública más importante del país organiza un foro para que luzca el Presidente y ante la critica su director no discute: descalifica, echa piedras a su tejado. Lo dicho: no entiendo, o bien, tenía razón don Eusebio: “Este país no tiene compostura”. No, abuelo, es preciso hallar cómo enderezarlo. Y eso si, a fondo”,

Ahora veremos si la transparencia sirve para algo, porque el problema del FCE esta más claro que el agua. Una forma tradicional de corrupción es la de los políticos “chapulines”, que sin importar su incapacidad e incompetencia, brincan de una dependencia a otra. Una cosa son las facultades políticas y otra los conocimientos privativos necesarios para llevar a buen puerto dependencias que deben propiciar el desarrollo de actividades sociales sofisticadas y refinadas.

El país tiene problemas materiales y culturales serios y profundos, que lejos de atenderse ni siquiera se toman en cuenta. Ya pasó el primer tercio del sexenio y se ha logrado mucho, pero eso no quiere decir que todos los problemas estén resueltos. Dar un paso no es lo mismo que caminar. Faltan muchos otros pasos que deben ser dados para sacar al país de la injusticia y la desigualdad.

Abrir las puertas a la inversión privada, nacional y extranjera, no significa rescatar y fomentar a la clase media ni desarrollar un mercado interno, que no sea de subsistencia, fayuca o piratería. Además de los problemas materiales, que no se han entendido y por tanto no se atienden, están los problemas culturales, entendiendo la cultura como la herramienta de adaptación al mundo.

Lo interesante será ver que sucede con José Carreño Carlón y el FCE. Esta claro que como cuota política ya dio pie para su reemplazo. Como publicista también demostró su incapacidad para darles atole con el dedo a los intelectuales y pervertir al FCE para utilizarlo como agencia de publicidad política. Lo más que podría hacer sería pasarse todo el sexenio nadando de muertito anquilosando la cultura al parapetarse tras puras añoranzas de glorias pasadas.

Se proclama la necesidad de innovar mientras se anquilosan estructuras estatales fundamentales para innovar la visión del mundo. Ni CONACULTA ni el Fondo de Cultura Económica pueden malversarse en añoranzas de glorias pasadas. Sin aprender de aquellos que solo usan como pretexto presupuestal. Deben dejar de ver para atrás para fijar la mirada al frente.

Los centros culturales del Estado deben dedicarse a propiciar y desarrollar la nueva cultura nacional. Las nuevas explicaciones del mundo. Una no particular sino absoluta del hombre. Una que ponga al país al frente de las naciones para guiar a un nuevo orden mundial. Más justo y humano. Los problemas del hombre actuales se deben al agotamiento de las creencias que han traído al mundo a donde nos encontramos.

Artículo de Héctor de Mauleón en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2014/08/108465.php

Articulo de Mauricio Merino en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/08/72058.php

Artículo de Manuel Gil Antón en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/08/72107.php

Denuncias en Grilla en el Poder sobre los méritos de José Carreño Carlón y sus implicaciones como director del Fondo de Cultura Económica:

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/4706-no-que-no-angel-pujalte-pineiro

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=15572:isu-historia-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=15672:superficial-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16028:soberania-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16180:sin-nivel-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16664:animadversion-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16839:perversidad-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16962:perversidad-ii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17016:falsedad-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17163:perversidad-iii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17163:perversidad-iii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17247:incoherencias-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17744:trasnochado-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=18866:subdesarrollo-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/4807-teatrito-angel-pugalte-pineiro

Otra denuncia de lo que le hacen al Fondo de Cultura Económica

agosto 2014

No que no

Hoy lunes 25 de agosto, Héctor de Mauleón, en su columna:” En tercera persona”, en El Universal, publicó una valiente, honesta y dolida, defensa del Fondo de Cultura Económica.

A él, como a cualquiera que le importe la cultura, el conocimiento y la libertad de ideas, le indignó la perversión y agravio hecho a todos los que han luchado por esa editorial. Recordó la labor de Daniel Cossio Villegas, el menosprecio de Ortega y de Gasset, y como gracias al exilio español asiló y se enriqueció con editores, traductores y correctores de estilo y la manera en la que Antonio Caso, Alfonso Reyes, Silvio Zavala, Agustín Millares, Pedro Henríquez Ureña, José Gaos, Joaquín Diez-Canedo, son solo algunas firmas que ayudaron a consolidar su prestigio.

Y como gracias al Fondo se ha leído: de Juan Rulfo a Octavio Paz, de Elena Garro a José Emilio Pacheco, de Carlos Fuentes a Sor Juana, de Juan José Arreola a Rodolfo Usigli, De Bertrand Rusel a Roger Chartier, de Marc Bloch a Claude Levy Strauss.

Y como pasando sobre todo, el actual director del Fondo: José Carreño Carlón, utiliza el 80 aniversario del Fondo para denigrarlo a vil y vulgar divulgador de propaganda política. Cómo en vez de recordar su lucha y logros, difundió una rueda de prensa con periodistas a modo y preguntas a modo.

La perversidad y descomposición a la que se encuentra expuesto el Fondo de Cultura Económica la denuncie desde principios del año pasado. Abajo anexo las ligas del artículo con el que Héctor de Mauleón se ganó mi respeto y trece de mis denuncias, para el que quiera corroborar que la perversión del FCE se veía venir desde el principio.

Artículo de Héctor de Mauleón en El Universal http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2014/08/108465.php

Denuncias del año pasado sobre la actuación de José Carreño Carlón en la dirección del Fondo de Cultura Económica:

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=15572:isu-historia-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=15672:superficial-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16028:soberania-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16180:sin-nivel-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16664:animadversion-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16839:perversidad-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16962:perversidad-ii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17016:falsedad-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17163:perversidad-iii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17163:perversidad-iii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17247:incoherencias-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=17744:trasnochado-angel-pujalte-pineiro-&catid=46:columna&Itemid=68

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=18866:subdesarrollo-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/4706-no-que-no-angel-pujalte-pineiro