La «K» invertida

nov 2018

La “K” invertida no es una sola falla, sino un cúmulo de errores. Expone la falta de inteligencia, de nivel profesional y de principios que existe en la CONAGUA. Coronando y enterrando a la corrupción que pueda existir solo hay pura estupidez.

Lo primero que no puedo entender es para que sirve la famosa “K”, que no es otra cosa más que un cuello de botella. ¿Que hace un cuello de botella entre dos tuberías? Los flujos de dos tuberías de tres metros de diámetro chocan en una reducción a un solo tubo de tres metros, para después regresar a dos tubos de tres metros. La “K” que podía ser invertida o no o una “X”, en cualquier caso es una reducción o complicación en el flujo, que es un medio tapón que crea turbulencia e incrementa las perdidas de energía, a la que no le encuentro el sentido.

Es como si dos vialidades paralelas, de cuatro carriles cada una, de repente se las hace pasar por una reducción a solo cuatro carriles, para después regresar a los ocho carriles en dos vialidades. La reducción va a crear un enorme embotellamiento en las dos vialidades, sin que esté clara la razón para complicar el flujo del agua e incrementar el costo del bombeo. Ni de que sea una “K” invertida o no o una “X”.

Parece es que se les dio a rústicos la capacidad para disponer de 500 millones de pesos y hacer tonterías que perjudican a millones de personas. Desconozco el proyecto y la razón de lo poco que se ha publicado. Pero creo que es suficiente para darse cuenta que no tienen idea de lo que hacen. No veo ingeniería por ningún lado. En un proyecto de ese tipo bien hecho, intervienen varias áreas de ingeniería, por lo menos: hidráulica, estructuras y geotecnia. Y no se ven evidencias de ninguna de ellas en ninguna parte de lo publicado.

La ingeniería hidráulica indica facilitar el flujo del agua dentro de la tubería y sabe que cualquier vuelta, válvula, cambio de diámetro, rugosidad e imperfección dentro del tubo representa pérdidas de energía que hace necesario incrementar la potencia de bombeo para hacer que fluya el agua dentro de la tubería. Los errores y deficiencias en el diseño incluso pueden crear problemas de cavitación, los que pueden terminar destruyendo la tubería. La hidráulica no es para improvisados.

Pero además un proyecto de tal dimensión también requiere ingeniería de estructuras. La tubería se debe calcular de acuerdo al área del calculo estructural que se conoce como de estructuras especiales.

La tubería necesita una resistencia cuando el fluido fluye a presión pero en forma uniforme y otra cuando la tubería cambia de dirección, hay una válvula o cambia el diámetro de la tubería. Dudo que se haya calculado la resistencia de la “K”, de la tubería antes de la “K” ni de las uniones de los tubos. Mucha de la presión de bombeo, de las dos tuberías se va a concentrar en el cuello de botella, imponiéndole en forma incomprensible enormes esfuerzos a la “K”, a las uniones de las tuberías en el arribo a la “K” y a los tramos de tuberías al arribar a la “K”.

Después de la “K” se va a caer la presión en el flujo. Y si la capacidad de las bombas era la suficiente para dar la presión necesaria para empujar el agua por todo lo largo y cambios de nivel de la tubería, para subirla a la Cuenca, la “K” va a hacer necesaria incrementar la capacidad de bombeo y resistencia de la tubería, accesorios e instalaciones. Léase costos.

A lo anterior debe agregarse la ingeniería de geotecnia o mecánica de suelos. Ya que la tubería debe fijarse al suelo, debe diseñarse la cimentación de la tubería que no solo la cargue sino que resista las fuerzas que le transmite la inercia de lo que fluye dentro de la tubería. En todo cambio de dirección la inercia del fluido golpea la pared externa la empuja hacia afuera. El caso más típico es el llamado “golpe de ariete” que da un fluido cuando en una presa se cierra demasiado rápido una válvula. Lo que puede romper la tubería y llevarse la válvula de frente.

Lo que hace necesario calcular cimentaciones que no solo resistan fuerzas verticales sino horizontales y momentos, en los cambios de dirección, en las válvulas y en los cambios de diámetro de la tubería. Nada de lo cual creo que se hizo. Es más lo que dejan ver lleva a creer que ni siquiera saben toda la ingeniería que implican los proyectos que creen que manejan y que son su responsabilidad.

Y no duden que estén titulados y tengan muchos años trabajando en la CONAGUA. Pero son burócratas que se atrofiaron poniendo sellos y tramitando papeles, que avanzaron en el escalafón no por capacidad y conocimiento, por crecimiento profesional, sino por dóciles y mansos, por ser serviciales y ganarse la confianza de los jefes.

Son evidencia de la razón por la que brego por “la resurrección de la Ingeniería Civil” y los que no me entienden vean a que me refiero. No tenemos Ingenieros auténticos, con la estatura y capacidad de los que pusieron el nombre de la Ingeniería Civil Mexicana en el plano mundial en la primera mitad del siglo pasado.  De los que cimentaron el progreso y bienestar social que disfrutó el país hasta mediados de los 70’s del siglo pasado.

Para poder sacar al país del bache y hacerlo avanzar en una dinámica distributiva de riqueza y oportunidades y abrir la movilidad social es necesaria la participación de las prácticas profesionales. En especial de la Ingeniería Civil.

El la CONAGUA ni siquiera existe la ética, el valor civil ni el sentido de la responsabilidad. Ya todas las “cabezas” se lavaron las manos. Alegan que “Eso lo hicieron solitos lo de la gerencia regional” y no le pidieron permiso a nadie. Es increíble que un trabajo de esa importancia y de más de 500 millones de pesos, no lo haya revisado nadie. Pero la responsabilidad no se delega, sino que se comparte.

Tan culpable es el de arriba como el de abajo, al menos culpable que van a linchar en la plaza pública para calmar a la chusma. No es posible que un proyecto de tal dimensión, de tan alto costo, que afecta a tanta gente y que según ellos mismos, tiene más de quien sabe cuantos años que lo están pensando, que no lo hayan revisado veinte veces, varios ingenieros “de a deveras”, con capacidad, conocimiento y experiencia suficiente.

Es increíble que la CONAGUA no tenga un departamento con el personal de la estatura profesional suficiente especializado en revisar la ingeniería de todo lo que se va a hacer y de mejorar todo lo hecho. No de políticos, burócratas ni cuates, sino de auténticos Ingenieros.

Ya un noticiero reportó un palo de ciego, que lo que falta es «embeber a la «K» dentro de un dadote, grandote, toscote, feote y malote». Pero nadie habla de un proceso de ingeniería, de análisis basado en números, de revisar la ingeniería en las memorias de cálculo, de un trabajo profesional.

El ridículo es mayor y la falta de vergüenza peor. Pero es otro hecho más que demuestra mi punto, lo que quiere decir el postulado: “Por la resurrección de la Ingeniería Civil” y el de «Que en todo en lo que deba haber ingeniería, la haya y que a todo a lo que se le llame ingeniería, lo sea»

Sigo trabajando en el libro “Ley de Obras Públicas, fundamentos y complementos”. El análisis de una ley que funciona como herramienta predilecta de corrupción, por su impunidad y la cuantía de los recursos que permite desviar.

https://angelpujaltepineiro.com/ , autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: Ley de Obras Públicas, fundamentos y complementos, El descalabro de la razón y Geopolítica, la hermana perversa de la Ingeniería Civil.

https://grillaenelpoder.com/31/index.php/columnas/columnistas/2278-consecuencias-de-la-k-invertida-conlleva-un-cumulo-costosos-y-estupidos-errores

Pasmos

octubre 2015

En el 2003 me dejó atónito un asambleísta del PRD, cuando le hice ver una incongruencia en una ley del Distrito Federal. Porque en forma disparatada se declaró incompetente para corregir la ley. Su justificación textual fue: “No puedo hacer nada, yo solo soy un legislador”.

En aquel momento achaque esa paradójica impotencia e incapacidad de un legislador para legislar, a que un enano mental se había colado por la puerta que abrió la alternancia. Pero acabo de recibir una respuesta similar del Senador Isidro Pedraza Chávez, que supuse con mayor estatura y dignidad en la labor legislativa, que se supone es un poder autónomo que representa a la sociedad.

Lo moleste al creer que el momento era oportuno, que la situación se había aclarado lo suficiente y las complicaciones habían alcanzado el nivel requerido, para dejarse de tonterías y tomar el toro por los cuernos; ver las cosas como son y en forma seria, madura y racional.

Pero el Senador Isidro Pedraza Chávez, casualmente también del PRD, al hacerle ver que los problemas políticos, económicos y sociales del país en vez de mejorar solos, se van a seguir agravando, mientras no se ataquen y resuelvan los problemas materiales del país, las distorsiones físicas que se han acumulado por derivar físicamente al garete. Por solo ver política y economía.

En vez de argumentos emocionales le expuse hechos palpables y medibles expuestos en los análisis de la evolución y situación física de la Cuenca de México y el país, que constan en el libro ¿A Donde vamos México?, Fe de erratas del desarrollo nacional. Los que dejan claro que una causa principal del estancamiento económico y social es el irracional uso y aprovechamiento que se ha hecho de los recursos naturales y de las posibilidades del territorio.

Descuido por el que se ha rebasado la capacidad de la infraestructura existente y topado con muchas limitaciones materiales. Gracias a que en lo material nos hemos limitado a repetir lo mismo que hicieron los anteriores. Terminamos imitando al primero y único que fue “original”, el gobierno colonial. Razón por la que la planeación física del país sigue siendo la misma que dejaron ellos. Así, de aquella época a la fecha solo nos hemos dedicado a ensanchar la misma infraestructura que dejaron los coloniales

Las evidencias físicas son testigos inocultables y las cifras contundentes. La situación política, económica y social del país no va a mejorar mientras no se reconozca la importancia que tienen los aspectos físicos en la evolución de la sociedad y se corrijan los abandonos y deformaciones que se han acumulado en todo el tiempo que se han relegado los aspectos materiales.

Sin embargo el Senador Isidro Pedraza Chávez no negó la verdad evidente de los hechos, lo serio ni la trascendencia del asunto. Pero al igual que su correligionario se declaró impotente para asumir su compromiso legislativo. Aunque cambió el pretexto para evadir su responsabilidad.

Para él planear es una prerrogativa que es en exclusiva del ejecutivo. Es decir, que el único que puede pensar o racionalizar los recursos es el ejecutivo y los demás poderes son súbditos suyos. Lo que deja ver una mentalidad que hace al legislador que la padece un dócil levanta dedos, que solo sabe aprobar lo que el ejecutivo le pone peladito en la boca.

Creer que el único que puede elaborar iniciativas es el ejecutivo hace sumiso al legislador sin decisión ni carácter y expone una de las causas de las torceduras en el derecho público. El objeto del derecho público es amarrarle las manos y evitar que abusen los servidores públicos. Los que manejan recursos que no son suyos, sino de la sociedad y que la sociedad les confía, no para que hagan su capricho sino para que procuren el bien común.

Esa creencia es una deformación mental que hace al ejecutivo virrey o rey y a los legisladores vasallos. Cuando debe ser totalmente al revés. Ya que el poder legislativo es el que hace las leyes y el ejecutivo el que debe someterse a ellas, obedecerlas.

Lo correcto es que el poder legislativo analice, piense y planee lo procedente que le conviene al país y lo que se debe corregir de la administración pública, para girar sus instrucciones por escrito bajo la forma de leyes y que el poder ejecutivo sea el que debe acatar esos mandatos o ejecutar las instrucciones que el legislativo le gira en forma de leyes.

Lo que no quiere decir que el ejecutivo no piense. Pero una cosa es pensar que hacer y otra muy diferente pensar como hacerlo. Son cosas diferentes que no deben confundirse. Porque mientras tengamos legisladores con mentalidad de la colonia, que ven al ejecutivo como virrey, rey o emperador, o con un cerebro traumado, acomplejado o tan diminuto, que se sienten súbditos, siervos o vasallos de aquellos a los que deben dirigir y controlar, seguiremos amarrando a los perros con longaniza y el país no saldrá del bache en el que esta atorado y en el que se degrada.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/politica/10893-yo-solo-soy-legislador-no-planeo-nada-para-eso-esta-el-presidente-vaya-a-otro-lado-con-sus-propuestas

Limitaciones de Córdova, el rasero del INE

     junio 2015

El Dr. Lorenzo Córdova Vianello, Presidente Consejero del Instituto Nacional Electoral y distinguido académico, no deja de trasparentar sus limitaciones en su intento por ocultarlos y superar su exhibida.

El domingo Lorenzo Córdova declaro en nombre y representación del INE: “aseguro que se comprobó que ningún partido gana ni pierde el poder ‘de manera indefinida’”.

Comprobando su precariedad lingüística o de estructura mental. Las únicas palabras que maneja y mediante las cuales comprende el mundo son: mames y cabrón. Por lo que cuando no lee discursos que alguien más escribe, exhibe su miseria lingüística y conceptual.

Ni siquiera se da cuenta de lo que trasluce cuando por sus limitaciones cree expresar otra cosa. Imagino que trató de indicar que ningún partido gana ni pierde el poder de manera definitiva, absoluta o eterna. Significado que confirma al relacionar la indefinición con la alternancia. Sin darse cuenta que se pone la soga al cuello al distinguir la conquista o pérdida del poder como definida o indefinida.

Porque la forma de ganar o perder el poder se supone que debe ser y está definida. Y lo que define la forma en la que se debe ganar o perder el poder es la ley electoral. Y precisamente en lo que consiste su trabajo es en cuidar que nadie gane o pierda el poder en forma indefinida, es decir de otra forma diferente de cómo la define la ley.

Y resulta que hay definiciones que no se cumplieron, con lo que hubo quien ganó en forma indefinida. Como muestra u botón: un partido violó reiteradamente la ley y él no cuidó que se cumpliera la definición que indicaba que el que lo hiciera perdía el registro.

¿Pero que se le puede pedir a alguien con tan evidentes carencias? Alguien a quien no se le debe permitir abrir la boca, más que para leer escritos, de los que no debe apartarse y menos improvisar. Porque se exhibe a sí mismo, a los que lo pusieron y también da a mal pensar la razón por la qué lo pusieron.

Lo que también hace notar es la consistencia de los especialistas, en este caso de los académicos. Que no pasan de ser puro flato sonoris y resoplido, fama, prestigio u opinión ajena construida en años y que es todo el alcance de las habilidades y capacidades de estos personajes, como lo prueba que se derrumbe al menor enfrentamiento con el mundo real.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/9264-transparencia-angel-pujalte-pineiro

Penoso nivel de nuestros políticos II

mayo 2015

Nuestros políticos II

La conversación filtrada del Dr. Lorenzo Córdova Vianello, Presidente Consejero del Instituto Nacional Electoral, expone problemas sociales muy serios. Que no se atienden por el letargo de la costumbre que difumina la realidad.

El lenguaje es una herramienta y producto del pensamiento, que trasluce la Estructura Conceptual Organizacional del Mundo (ECOM) o estructura mental. Y el lenguaje de Córdova y el del ““indígena”” exponen faltas que explican la atrofia social. Empezando por que a esta distancia de la “independencia” y la “revolución”, denominar indígena a un compatriota, es una forma de sectarismo y discriminación. Una diferenciación denigrante, porque cuantas generaciones de ancestros se necesitan para ser indígena.

La precariedad estructural y de símbolos lingüísticos acusa insuficiencias e imperfecciones en la estructura mental. Una (ECOM) o estructura mental a la que le faltan componentes y relaciones necesarias para operar en la sociedad y ubicarse en el mundo. Deficiencias por las que no se puede culpar a quien las padece, que se debe considerar victima, sino en primer lugar a la sociedad, que por no educar a la población debe asumir un cúmulo de consecuencias negativas y en segundo lugar es culpa de los servidores públicos a los que la sociedad les paga para cumplir la encomienda Constitucional de educar a toda la población.

La igualdad o desigualdad de los habitantes no la determina la genética ni es somática, sino que en todo caso la establece la educación. El Artículo 1o. de la Constitución ordena que: “En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución, (…)”.  Y el Artículo tercero señala que la educación es un derecho de todos los mexicanos. Que es precisamente el derecho que no recibió el interlocutor de Córdova.

El segundo párrafo de artículo 1º. Constitucional prohíbe: “la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos”. Y la mejor y más eficiente forma de esclavizar a cualquiera es no darle educación o engañarlo con una tan deficiente que no le sirva para nada. Los políticos miopes e inmorales prefieren que la sociedad sea de esclavos para que fácilmente los puedan hacer clientelas.

El tercer párrafo de artículo 1º. Constitucional prohíbe: “toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

La peor y más brutal forma de discriminar y anularle derechos y libertades a cualquiera, es con deficiencias educativas. La forma más eficaz y eficiente de imponer desigualdades sociales e inmovilidad social es con deficiencias educativas. Mismas que también anulan o imposibilitan derechos y libertades.

Como vimos, el primer párrafo del Artículo 3o. Constitucional ordena que: “Todo individuo tiene derecho a recibir educación”. Lo que no solo es un derecho de todo individuo, sino también es la necesidad primordial social. Ya que no solo hace iguales a todos los ciudadanos y posibilita que cada quien realice todos sus potenciales hasta sus últimas posibilidades, sino que los integra a la vida política, económica y cultural de la sociedad, para que aporten lo mejor de si.

Es la manera de evitar que más de la mitad de la población sea un lastre social. Que sobreviva en condiciones indignas y dependiente de la filantropía. Porque todo lo que requieren es que se les arme con las herramientas mentales necesarias para operar en la sociedad y ganarse en forma útil y valiosa su sustento y su lugar en la sociedad, con lo que en vez de frenar aportarían al desarrollo y productividad social.

Pero en 500 años no se han entendido necesidades sociales ni instrucciones Constitucionales, como el segundo párrafo del Artículo 3º. Constitucional instruye que: “La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano (…)”. La diferencia entre un simio bípedo sin rabo y un animal racional, es el desarrollo armónico de las facultades mentales potenciales.

Tampoco se cumple el acápite I.: “(…) dicha educación (…) se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa”; Lo que implica doctrinas políticas.  Como aclara el acápite II: “El criterio que orientará a esa educación (…), luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios”. Los políticos explotan la ignorancia y sus efectos, las servidumbres políticas se denominan clientelas, el fanatismo es ingrediente del populismo y los prejuicios son la base de las ideologías pedestres.

Nada del Artículo 3º. Constitucional se cumple: “Además:

  1. a) Será (…) un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo;” La educación del interlocutor de Córdova prueba lo opuesto.

Tampoco atiende: “ b) (…) a la comprensión de nuestros problemas, al aprovechamiento de nuestros recursos, a la defensa de nuestra independencia política, al aseguramiento de nuestra independencia económica y a la continuidad y acrecentamiento de nuestra cultura, y”. Nadie con una educación deficiente tiene capacidad para: comprender sus problemas y menos los de la sociedad o el país, tampoco para aprovechar ningún recurso, menos para defender una independencia política inexistente, ni para integrarse en forma útil, valiosa y productiva a la economía ni para abandonar la dependencia económica.

Todos los compatriotas desprovistos de las subestructuras mentales necesarias para operar, comunicarse, relacionarse, participar, ubicarse y desenvolverse en la sociedad, estan condenados a la peor segregación y discriminación que puede haber. La única diferencia entre Juárez y ese “indígena”, es la artificialización de la estructura mental.

La deficiente labor en la ECOM de la mayoría de la población explica la pobreza, malas condiciones de vida y el estancamiento político, económico y social de todo el país. Según Washington, el primer propósito de la educación es evitar tener que tratar con salvajes. Y ni siquiera podemos decir que se ha logrado este primer propósito. Ni siquiera en muchos “maestros”.

El siguiente propósito de la educación o artificialización mental es integrar a todos los habitantes a la vida social en forma útil y valiosa para la sociedad. Que cada quien adquiera las habilidades y capacidades que le permita relacionarse, comunicarse, ponerse de acuerdo y acomodarse en el lugar social que más le acomode. En uno de su predilección y en el que se sienta orgulloso y satisfecho. El tercer propósito de la educación es que cada quien cuente con las explicaciones del mundo que le permitan entender la vida y el momento que le ha tocado vivir.

Esto es lo que se puede decir sobre el ““indígena””, pero del lado de Córdova la cosa esta peor. Porque exhibe una educación o construcción de una ECOM o estructura mental que tampoco cumple el acápite c) del mandato Constitucional, que instruye que:Contribuirá a la mejor convivencia humana, tanto por los elementos que aporte a fin de robustecer en el educando, junto con el aprecio para la dignidad de la persona y la integridad de la familia, la convicción del interés general de la sociedad, cuanto por el cuidado que ponga en sustentar los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres, evitando los privilegios de razas, de religión, de grupos, de sexos o de individuos”.

¿Pero si la educación de Córdova no cumple con el Artículo 3º. Constitucional, que sentido o propósitos tiene o para que sirve lo que sabe? Y según su currícula: Es licenciado en Derecho por la UNAM y Doctor de Investigación en Teoría Política por la Universidad de Turín, Italia. Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Investigador Nacional nivel III en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Autor de varios textos sobre temas electorales, constitucionales y de teoría política. Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México de Teoría de la Constitución, Derecho Constitucional y Derecho Electoral.

Lo que quiere decir que es un licenciado en derecho sin ningún conocimiento del verdadero derecho, sin ninguna práctica profesional, después de titularse se hizo Doctor de Investigación, es decir especialista en investigar, ¿pero investigar que? Teoría Política, que no práctica política. Es decir hipótesis de lo que debe ser la política y no lo que en verdad es.

Y para acabarla de amolar ni siquiera estudió el respaldo conceptual del ejercicio de esa actividad en nuestro país o en uno subdesarrollado parecido, sino que teoría política por la Universidad de Turín, Italia. No creo que saber de la Cosa nostra sirva para acabar con el Cartel del Pacífico.

Pero la pregunta sobre la utilidad práctica que ese conocimiento y esa capacitación puede tener en nuestro país la responde la UNAM que en 2010 le otorgó el Premio Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Investigación en Ciencias Sociales. Lo que al verlo fríamente se da uno cuenta de lo absurdo que es reconocer como gran investigador de ciencias sociales a alguien con inocultable desconocimiento de la sociedad mexicana.

Pero es a lo que se reducen los coleccionistas de diplomas, reconocimientos y exaltaciones académicas, que no pasan de ser expertos en teorías y figuraciones de un mundo de fantasía. El ratón de biblioteca de marras en lo único que acertó fue en auto diagnosticarse el peligro de terminar en un psiquiátrico. Porque esta enfermo de una forma de esquizofrenia moderna. En la que se pierde contacto con el mundo real y empieza por creerse superiores a los que no forman parte de las verdaderas mafias de los especialistas: investigadores y académicos de tiempo completo.

Lo que es otra demostración del problema de los especialistas que he denunciado. El de los que por concentrarse en detalles pierden la relación de esos detalles con su entorno inmediato y el resto del sistema. Parte de la alienación de moda, que consiste en coleccionar títulos y diplomas de conocimientos que solo sirven para jerarquizarse en un determinado grupo. Pero que no capacitan para resolver problemas prácticos de la especialidad que simulan conocer (elecciones) ni de la disciplina en la que participan (política) ni del medio en el que se desenvuelven (sociedad).

Su desconocimiento del mundo real lo confirma su inconsciencia de lo amañadas o mal diseñadas que están las reglas del juego de las elecciones ni del barril de pólvora en el que por lo mismo se sentó. Ni del rol que va a jugar en lo que se cree el “organizador” ni del verdadero resultado que va a lograr, en vez de la confianza de la población y que no quepan dudas ni desorden.

El cree que esta allí por su habilidad y capacidades, cuando lo que se ve es que lo pusieron alli por su ingenuidad e incapacidad. En todo caso, en lo que falta va a requerir demostrar las capacidades, que no se le ven por ningún lado, las necesarias para resolver los problemas que se le van a venir encima, aunque ni siquiera parece tener maña para capotearlos como para salir decorosamente.

Lo burdo, gastado y corriente de su defensa exhibe su invalidez. El no reconocer la sincera molestia y desilusión social pretendiéndola desfigurar para que se vea como un ataque de fuerzas oscuras a la institución, no tiene nombre. Es un recurso ya muy visto y muy gastado. Las instituciones no son los edificios sino los hombres que se comprometen a cumplir los propósitos de las mismas. Y cuando a alguien lo pillan en algo indefendible trata de esconder sus culpas tras un ataque a la institución que no supo o pudo representar decorosamente.

En mi paso por la UNAM me entere que el servicio social no era para retribuirle a la sociedad parte de lo que le había costado mi educación al país, sino que el verdadero objetivo era que los futuros profesionistas conocieran la realidad del país y de la sociedad en la que iba a ejercer la práctica profesional.

El verdadero sentido del S.S. era sacar a los “nenes consentidos” o “hijos de familia”, de la burbuja en que los “papis” los aislaron entre algodones del mundo real. Que abandonen el mundo de fantasía en el que la luna es de queso, todo es de bajada y esta bien y no importa lo que hagan porque nada malo les puede pasar. Para que enfrenten lo que hay detrás de los cerros que solo ven desde las carreteras de cuota y traten con habitantes de este país que no viven en su “colonia” ni van a su “Club”, escuela ni a sus fiestas.

El escrito que Ricardo Raphael publicó el jueves 21 de mayo en El Universal en defensa de la “reputación” que “durante años” el “Presidente junior” construyó como “académico y autoridad electoral”, demuestra que Ricardo Raphael es otro especialista, otro miembro de la esquizofrénica clase de los académicos.

Según Ricardo Raphael: “no tiene control sobre sus gestos y aspavientos”, se “mofa sin pudor”, “golpea la mesa” y “hace pucheros”, porque “es un hombre esencialmente franco y esta orgulloso de serlo”. No son las expresiones de un escuincle malcriado sino un estilo directo y desenfadado, que “no suele coincidir con las formas más tradicionales de la política mexicana”, ni de la educación elemental, agregaría yo.

Alguien que “por su trasparencia ha sido juzgado por algunos como un hombre cándido”. Según Ricardo Raphael: “desde la perspectiva del funcionario” las personas indígenas “impostaron la identidad” con el objeto de presentar un argumento inaceptable. Es cierto que pedir una diputación a cambio de permitir las elecciones es inaceptable.

No solo es inaceptable sino que refleja otros problemas sociales. Nadie en su sano juicio y una minima capacidad mental, finge rusticidad para reclamar una diputación. Lo cierto es que para los rústicos no es necesaria inteligencia ni capacidad para ser diputado. Y que para salir de pobre y hacerse millonario lo encuentran menos difícil que como boxeador, torero o futbolista.

Y después reprueba que un grupo –indígena o no- quiera extorsionar al INE, que se quiera presentar a Córdova como un “xenófobo” irredento y la ilegal grabación y divulgación de conversaciones privadas.

Córdova  y Ricardo Raphael están tan lejos de la realidad que creen que el “indígena” habla como lo hace, no por abandono de la sociedad e incumplimiento del Artículo 3º. Constitucional, sino porque “imposta la identidad” o es fanático del “Llanero Solitario” e imita la forma de hablar de “Toro”. Les debe parecer inconcebible que haya gente que no tenga televisión con cable en su casa, inaudito que exista quien ni siquiera tiene electricidad. E insólito que exista quien vive sin agua potable ni drenaje.

El problema social de fondo es que los escalones de la pirámide social no se comunican ni se entienden entre si. (Ni los veo ni los oigo diría el innombrable). Que actividades cruciales para la evolución social se han especializado en dominar conocimientos y habilidades que no tienen nada que ver con los propósitos patentes de las responsabilidades que dicen cumplir.

Los políticos son expertos en una actividad que nada tiene que ver con el bienestar y prosperidad material de la sociedad a la que dicen servir. Los economistas son expertos en una actividad que nada tiene que ver con la economía de un país o de los ciudadanos, los académicos son expertos en una actividad que nada tiene que ver con enseñar a conocer al mundo y entender el momento y las circunstancias que le toca vivir a los alumnos, los investigadores son expertos en una actividad que nada tiene que ver con descubrir nada que haga avanzar y prosperar a la sociedad que los mantiene.

El problema de fondo de nuestra sociedad es que se llama sociedad a conglomerados de grupos disímbolos de gente que ocupa el mismo territorio, pero sin compartir objetivos ni propósitos comunes, sino que están todos disociados. Aglomeraciones en las que cada quien esta para su santo. Territorio en el que predominan las mafias que tras los argumentos “loables” que se quiera, solo bregan por sus propios intereses.

Territorio en el que a más de la mitad no se le ha ilustrado ni integrado a la sociedad de ninguna forma y los privilegiados viven aislados en realidades de grupos aparte que desconocen todo sobre los demás y el país.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/9050-letargos-angel-pujalte-pineiro

Desconcierto de los políticos anquilosados

diciembre 2014

Cambio de normalidad

Muchos ansían el regreso a la normalidad. Les incomoda lo no acostumbrado. Añoran los escándalos efímeros, que se apaciguan con desplantes teatrales, promesas ilusorias, actuaciones patéticas, que pasen “de moda” o que otro evento, bueno o malo, lo cubra y se olvide. Añoran que todo pase y nada pase. Los cambios que dejan todo igual y no evitan que empeore.

Los políticos después de hacer todo lo que saben para calmar a la población y se vuelva a dormir, los desconcierta no lograrlo. Es notable que no saben que hacer y no se les ocurre nada para que la sociedad se vuelva a dormir, que todo regrese a la única normalidad que conocen, la del pueblo dormido, para que ellos puedan regresar a hacer lo único que saben hacer. Lo mismo que nos trajo al desorden que no ven o no quieren aceptar. Como lo certificó la solicitud de superar la anormalidad, el susto o enojo, la petición que la sociedad vuelva a aquella “normalidad”, calma, pasividad, aletargamiento o sueño, que se rehúsa a regresar.

No saben si: ¿Será el enojo de algún dios por falta de sacrificios? Lo que no puede ser con la población, porque nadie se puede quejar de falta de sacrificios de la población. ¿Será un ataque de oscuros intereses internacionales imperialistas, comunistas o de fanáticos religiosos? ¿O algo tan terrible para un estado momificado cuya incapacidad para encausar la disensión de facciones genero una progresiva fragmentación de la federación de caciques los que formaron cuerpos aparte con lo que se le escapó de las manos el control y cambio las reglas de juego con la aparición de la alternancia y demolición de la prohibición de leerse la mano entre gitanos?

Todo lo cual es solo parte de los cambios del lado de los políticos. Del lado de la sociedad parece que gravitamos en el último límite de la paciencia social, que llegamos a la frontera final del aguante de la población, que tocamos el fondo de la tolerancia. La acumulación de abandonos y deformaciones ha rebasado la ingenuidad y credulidad de la sociedad de la que abusó el gobierno solo disimulando y soslayando.

Como alma en pena, el país mantuvo demasiado tiempo una marcha desnivelada, desplomada y sesgada, solapada por un sentimiento de esperanza indefinida y confianza gratuita de la sociedad, que ha reventado en hartazgo. Sinsentidos producidos por una concepción desequilibrada y torcida de la sociedad. La nación ha evolucionado en forma torcida por el divorcio del gobierno con la sociedad. Por una visión parcial y deforme de los habitantes y sus relaciones.

No es un problema exclusivo nuestro, sino lo único que puede resultar de todo cambio social impuesto por una revuelta y no por un cambio de mentalidad, una verdadera revolución. Ningún orden lo mejora el desorden. Las revueltas son movimientos irracionales protagonizados por los que no tienen nada que perder, que arriesgan el todo por el todo para cambiar su situación personal, la que no entienden pero que tampoco aceptan. Por lo que no buscan el desarrollo equilibrado de la sociedad, sino solo resolver sus problemas particulares y cuyo movimiento termina aprovechado por vivales que aprovechan el impulso para encumbrarse.

Según J. P. Morgan, siempre hay dos razones para hacer cualquier cosa: Una buena razón y la verdadera razón. Muchas banderas e ideales han sido pretextos justificatorios tendenciosos que complican equilibrar al todo. Las revueltas enarbolan versiones reducidas de ideales fabulosos formados con nociones simplistas, rudimentarias y grotescas de la sociedad, respaldadas por fantasmales expectativas de remediar confusas emociones y sensaciones incomprendidas. Para que un cambio social produzca un verdadero avance debe partir de una racionalización del orden social que incluya a todos los estratos y clases sociales. Un arquetipo parcial y sesgado no endereza el camino del todo.

Cuando Huerta entregó el poder, los protagonistas de la lucha armada se encontraron ante el dilema de resolver lo procedente. Después de la claridad y certeza de un enemigo identificado y un propósito definido, el triunfo viene acompañado por la oscuridad e indefinición de metas y procedimientos, de que hacer con el poder y como ejercerlo.

Varios detalles de la Convención de Aguascalientes son muy significativos.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

 

Mando Único

18 octubre 2010

“Panaceíco palo de ciego”

El febril delirio con que se pretende resolver el galopante problema de seguridad es otro intento sesgado e insuficiente. Producto de diagnóstico erróneo, incompetencia, mala fe o revoltura de todo lo anterior.

La constante es paliar síntomas, eludir el fondo y que la solución lejos de resolver el problema lo complique y agrave. El problema de fondo nacional es el desorden y desorganización. La inseguridad solo es uno de tantos efectos de lo mismo, junto con la pobreza, ignorancia, falta de empleo formal, florecimiento de la informalidad y migración forzada, caos urbano, industrial, campesino, ecológico, energético, alimenticio, salud pública, etc., etc.

La improvisación es la manera más eficaz y eficiente de desordenar y desorganizar cualquier cosa y es la forma favorita de nuestros servidores públicos. Que solo les preocupa que sus propuestas apantallen, convenzan y se derrumben después que ellos se hayan ido.

Cuando alegaran que la solución era la correcta pero que el nuevo la regó en algún detalle nimio con que tiró su genialidad por la borda. Es buena mientras distraiga y gane tiempo en lo que ellos se sirven con la cuchara grande y aprovechan todo lo que pueden.

El orden y organización de un país no puede radicar en una sola persona ni grupo. Ordenar y organizar al país implica y compromete a todo el país. El problema de fondo nacional son los acaparadores que monopolizan todo lo que pueden. Se manifiesta en todas las formas de centralismo, al que estamos acostumbrados y vemos como normales o han hecho creer a los ingenuos que son positivos.

De allí el acaparamiento de poder siempre en el extremo gubernamental más alejada de la gente, el que menos información tiene sobre la situación real y de contacto más remoto con la población. El Ejecutivo Federal o estatal.

Una estructura gubernamental equilibrada, una inteligente y racional, supone un flujo de información de la base a la cúspide y otro de la cúspide a la base. Una distribución de responsabilidades y tareas en función de las posibilidades y necesidades de cada quien.

¿Quieren resolver el problema fiscal? Pues se debe atacar la causa, la deformación de fondo. Y esta es que los que deberían de cobrar los impuestos son los municipios. Y así no habría evasores y los municipios serían los que aportaran a contentillo una limosna al gobierno estatal y federal, de acuerdo a necesidades y resultados. No existiría la macrocefalia hidrocéfala y autista que padecemos.

La planeación estratégica no es igual a la táctica sino complementarias. Una estructura gubernamental para ser eficaz requiere equilibrio. Y ser equilibrada demanda que todas sus partes funcionen solas y coordinadas. Involucra una inteligencia o planeación federal una estatal y una municipal. Donde la base de todo el sistema debe ser la planeación municipal.

El mando único es otro intento de acaparar y el problema de la seguridad implica resolver a muchos otros problemas asociados, efectos de una misma causa: el abandono de todo lo que esta fuera del centro y grupo acaparador, federal o estatal.

Autor de: La infracultura, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas y ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional!

 

La «estrategia» castrense

Duelo de estrategias

El afán general se centra en averiguar si los alumnos del TEC murieron por armas de sicarios o del ejército. Lo que es una tontería. Una ingenuidad sintomática de bajo nivel.

Con lo que se conoce solo se puede especular, lo que es danzar en el vacío. Pero un pequeño ejercicio sobre estas bases si bien no puede aclarar lo que nuestras autoridades tratan de averiguar, si arroja luz sobre aspectos soslayados.

Parece que el crimen organizado citó al ejercito en un lugar (con denuncias anónimas los llevan a donde y cuando quieren). Que a medio camino (a lo mejor iban chueco o en otra dirección), se les empareja otro vehículo en el que alguien se mete los pulgares en los oídos, les saca la lengua y agita los dedos (los provocan), por lo que dejan de ir a donde iban (que a lo mejor si había una reunión de capos, por lo que las escoltas de un circulo externo de control los atrae y desvía a otra parte, para dar tiempo a que los “jefes” acaben su digestivo y café, paguen la cuenta, se despidan de abacho becho y retiren con parsimonia pachorresca).

Pero, los llevan y acomodan a las puertas de la escuela (Tzun Tzu pregunta: ¿Quién escoge el: que, cuando, como y donde?, porque “parece” que “chamaquearon” al ejercito).

Es cierto que muchas “instituciones” han dejado solo al Ejercito y hay casos en los que una parte pública y privada considerable abiertamente esta en su contra, por lo menos en algunos sitios. El ejército enfrenta al crimen organizado, a las policías locales y en ocasiones hasta a la misma población adsorbida por la economía ilegal. Todo es cierto.

Pero también parece cierto y grave, la ingenuidad militar. El discurso del presidente “que les salgan al paso”, parece confirmar que los “siembran” en el territorio en calidad de “espanta pájaros”, con la instrucción de “como galgos de hipódromo” corretear a cualquier “señuelo de peluche” que se les atraviese. Lo que hace que carezca de sentido averiguar que arma mató a los inocentes. Porque quiere decir que caen en celadas en las que colabora la ingenuidad castrense para que el crimen organizado (menos que en USA pero más que el ejército) con toda premeditación, alevosía y ventaja busque víctimas inocentes como nueva estrategia de lucha.

Si, al ejército lo han dejado solo, pero nada justifica la falta de lo que se supone su principal arma: inteligencia militar. Mantenemos un “ejercito” que debe corresponder con la obligación de ser más apto, capaz y competente que los civiles y desertores del crimen organizado. Nuestro ejército debería anticiparse a los criminales, ir un paso antes del diablo.

Para un auténtico ejercito estos enemigos deben ser “punching bags”. Pero falta una pieza crucial. La que engrandeció a Alejandro Magno, Julio César, Napoleón y a todos los paradigmas militares de la historia, pero que aquí se encuentra ausente por el deforme diseño original de nuestras instituciones. Falta la ingeniería militar. A este pobre país no solo lo postra la falta de ingeniería civil sino que también adolece de ausencia de ingeniería militar. Son constructores y no estrategas del territorio.

De hecho contamos con dos cuerpos que no hacen uno. Uno más parece policía rural y el otro guaruras expertos en protocolos, que para mandar y controlar al otro le quitó las balas y atrofió la inteligencia (militar) deformandola a “constructores. La ingeniería civil es hija de la militar, invento de Napoleón Bonaparte para que haga por los civiles lo mismo que los ingenieros militares hacen por la fortificación. Ambas se deben dedicar a la planeación física del territorio. Ambas ausencias han logrado que nuestro territorio sea un desorden tal que es un problema toral en el desarrollo nacional que nos tiene contra la pared y a orilla del precipicio. La ausencia de ambas ingenierías es responsable del 90% de los problemas políticos, económicos, sociales y de seguridad nacional.

Pobre país carente de ambas. Con cualquiera de las dos que hubiera funcionado no tendríamos el problema nacional que representa la Cuenca de México: como hoyo negro que implosiona la economía nacional y la vulnerabilidad por su concentración de población y poderes. Ni existirían en la república regiones tan aisladas y abandonadas, que cualquier señor feudal que aporte una actividad económica y atienda a los locales, toma posesión de ellas.

Autor de: La infracultura, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas y ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional!

http://www.grillaenelpoder.com/edicion/index.php/secciones/politica/17897-el-ejercito-enfrenta-criticas-por-su-labor-de-policia-y-desde-hace-siete-anos-asi-lo-planteamos