Deforme comunicación política

junio 2013

Perversidad II

En la entrega anterior desnudé la falacia del “error de diciembre”. Engaño que encubre el rompimiento de la regla de juego político no escrita, de guardar en la entrega un mínimo de principios. Por el que el presidente anterior junto con el dinero se llevaba su basura. Por eso devaluaban y reventaban sus ampollas más purulentas antes de entregar. Mientras que el “Error de diciembre” es un subterfugio del saliente para echarle su basura al que entraba.

Se necesita ser muy ingenuo y supersticioso, para creer que las cuentas de un país dependen de palabras cabalísticas. Obras son amores y no buenas razones. Núñez exhibe a Granier para no asumir sus culpas, lo que no hizo Zedillo y gracias a lo cual el goebbelito de Salinas, repite como loro el engaño. Pero espero que gracias a la alternancia, se entreguen buenas cuentas, so pena de ser exhibido y castigado, se haga costumbre, lo que será un necesario freno a la hasta ahora impune trapacería de los políticos, fruto palpable de la democracia.

Ahora continúo exponiendo la siguiente dupla de abocardamientos conceptuales con los que Carreño Carlón construye la continuación de su collage de engaños, que tituló “China en México: entre vencer y venderle al gigante” en El Universal el 5 de junio de 2013.

El segundo párrafo dice: “Por generaciones nos ha dominado en México una historia de pueblo invadido, victimado militar y/o económicamente, primero por españoles, luego por franceses, más tarde por los estadounidenses y recientemente por los chinos”. De ésta mañosa presentación de hechos, como si fueran fantasías alejadas de la verdad (nadie nos robó la mitad del territorio).

La que completa con: “La narrativa nacionalista nos ha construido como una nación sucesivamente ocupada, conquistada, penetrada, violentada, colonizada y preponderantemente vencida (…)”.El revuelto cerebro de José Carreño Carlón, parece que quiere decir, que lo que somos no lo han construido los aciertos y errores que hemos cometidos en nuestra actuación, en hechos.

Según un José Carreño Carlón, si los mexicas hubieran contado con cuenta cuentos como él, hubieran derrotado a los españoles e invadido y conquistado a Europa, nosotros hubiéramos saqueado y explotado al viejo mundo. En el mismo orden de ideas, lo que le faltó a Santa Anna para apropiarse de lo que había de USA y hasta de Canadá, era un cuenta cuentos como José Carreño Carlón. Los habladores como él, sirven para dominar al mundo. Lo hemos desperdiciado.

Pero no se si por ignorante o de mala fe, tuerce el otro concepto con que construye su artificio: el nacionalismo, No sé como interpretar “La narrativa nacionalista”. Porque al desmantelar y retirar la idea que “la narrativa” es la que construye el mundo real, queda el adjetivo nacionalista colgado de la brocha y con una fuerte carga negativa. Quien sabe que sea, pero es malo.

El nacionalismo consiste en resolver nuestros problemas con nuestros propios recursos. Pensar con nuestros cerebros, trabajar con nuestras manos, caminar con nuestros pies y procesar nuestros recursos naturales. Lo cual es necesario si queremos construir una estructura social piramidal, tridimensional continua y estable, en vez de una plataforma plana con picos. Sin dirigentes ni clase media.

Y repito, que no sé si Carreño Carlón tuerce el significado de la palabra “nacionalista” por ignorante o de mala fe. Porque aunque significa lo opuesto al malinchismo, no le da el significado que presento en el párrafo anterior, sino el de xenofobia. Que es otra cosa muy diferente.

Darle a la palabra nacionalista el significado de xenofobia, es de un malinchismo muy perverso. Creer que los extranjeros vienen a ayudarnos y a resolver nuestros problemas es de retrasados mentales. Y mucho de lo que ha evitado que nos levantemos en la historia del país han sido los malinchistas que propugnan porque venga un emperador, rey, inversionista o empresario extranjero a salvarnos.

Con lo que prepara otro saqueo, que dirá que con labia va a transformar en éxito. O más bien hará lo que todos los habladores, que cuando caen sus mentiras se esconden y hacen guaje. Y por ahora allí dejo el desgrane de ese artículo que como ven, palabra por palabra, como material didáctico, no tiene desperdicio.

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=16962:perversidad-ii-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

Geopolítica

20 agosto 2012

“Evolucionismo y organicismo”

La columna “México y Brasil” de Schettino el 14 de agosto en El Universal, inicia derramando gozo y regocijo por la victoria futbolera olímpica de México sobre Brasil y termina pronosticando un futuro deseable y mágico para ambas naciones. Con afirmaciones como: “En el largo plazo, México y Brasil serán dos de las diez economías más grandes del mundo”.

Lo interesante son los argumentos que fincan sus predicciones. Ya que invoca a benéficas fuerzas exógenas y no considera a las “manos negras”, cuya intervención pesa mucho en los resultados y la única causa endógena que reconoce es sobre Brasil: “Con un territorio casi cinco veces mayor (que México) y el doble de población, Brasil esta condenado a ser exitoso. Como México”.

Profecía que no requiere que los brasileños se organicen y hagan mejor las cosas, sino que la extensión territorial y el número de habitantes, son los que solos, en forma independiente de lo que hagan o dejen de hacer los brasileños, no van a poder evitar que el éxito, los corretee, les dé alcance y les caiga encima como maldición fatal. Y para no dejar duda de la incongruencia Macario remata y aclara: “en el largo plazo ambos seremos ganadores, a pesar de nuestros intentos por derrotarnos”.

El extravío resulta de partir de bases falsas. Información e ideas equivocadas. La semana pasada tocó revisar la versión que corresponde a los errores de semántica, ahora toca revisar errores de alienación, de falta de contacto con el mundo real. Y el error de Schettino lo causa un viejo y conocido vicio conceptual, que es partero en el nacimiento de la hermana perversa de la Ingeniería Civil, la geopolítica.

El descubrimiento de América descubrió la falsedad de la concepción del mundo. Lo que en primera instancia obligó a revisar los conocimientos de geografía y biología. Reconocimiento que confundió naturalezas y límites, por lo que revolvió sustancias y esencias de ámbitos incompatibles. La más grave es transfundir conceptos del orden biológico al orden social.

Con una visión en la que las naciones son “especies” de plantas que compiten entre si por el agua y sol, por lo que el crecimiento de una perjudica a las de alrededor. Creencia que conduce a ver a los demás Estados como enemigos a los que se debe bloquear y complicar su desarrollo como requisito y defensa del propio. El comportamiento antisocial, inhumano, ruin y bajo que resulta de esa creencia es la práctica con que Inglaterra se ganó a pulso el apodo de la “Perversa Albión”.

Como escueta introducción al tema presento extractos de mi libro por publicarse: “La hermana perversa de la Ingeniería Civil”, que resulta ser la geopolítica. Factor determinante en la evolución y desarrollo del devenir mundial, pero que es un protagonista que desconocen muchos comunicadores y analistas de política, economía y sociedad. Lo que sesga su visión, les impide acertar y los hace desorientadores parte del problema.

El geógrafo alemán Carl Ritter (1779-1859), recalcó la importancia de utilizar todas las ciencias en el estudio de la geografía. Sobre esta base escribe su obra más importante, » La geografía en relación con la naturaleza y la historia del hombre»

El Dr. Friedrich Ratzel (1844-1904) farmacéutico por formación y zoólogo por su trabajo posterior, se improvisa de maestro de geografía y colorea su cátedra con los descubrimientos zoológicos y botánicos del siglo XIX, con lo que extiende las novedosas leyes naturales al ámbito del comportamiento social humano, población e historia. De donde crea el concepto de espacio vital (Lebensraum). Que considera al estado como especie de organismo biológico y el espacio vital es aquel necesario para garantizar su supervivencia frente a otros estados a través de lucha o competencia Darwiniana. De acuerdo a esto los estados tienen características de organismos vivientes que tienen que crecer, extender o morirse dentro de «fronteras vivientes», por ello tales fronteras son dinámicas y sujetas al cambio. El desarrollo humano no es mental sino físico que debe luchar con los que le rodean para evitar que le roben agua y sol. Este concepto es la aceptación “científica” de la ley de la selva entre las sociedades y negación de la racionalidad y el libre albedrío.

El planteamiento del geógrafo naturista Ratzel era deleznable disparate, pero fue la irreflexiva base que sustento al politólogo sueco Rudolf Kjeller quien aporta una síntesis entre ciencia política y geografía botánico social para acuñar el término de geopolitik o geopolítica para significar el análisis de la influencia de factores geográficos sobre las relaciones de poder en la política internacional. Antes de él, como Ratzel, se hablaba de “geografía política”. El cambio cualitativo no es menor, una es representación gráfica de distribución de aspectos políticos para extraer el conocimiento que porta con miras a ponerse de acuerdo y la otra es argumento para establecer y justificar diversos principios generales internos y externos, para imponer la ley del más fuerte, la ley de la selva, como veremos. La palabra geografía política cambia su significado de distribución de factores que influyen en el punto de vista y estado de ánimo de las poblaciones por principios generales para determinar acciones de un gobierno en base a la ubicación y contenidos de los territorios.

Kjellen influido por Werner Sombart («los comerciantes y los héroes») y Johann Plenge («La guerra y la economía política») agrega al concepto geográfico orgánico biológico del espacio vital de los estados, delirios idílicos emotivos. Con Sombart, critica la tríada de 1789, «Libertad, igualdad, fraternidad» como instrumento ideológico de la «burguesía degenerada por el comercio.» Y declara una guerra ideológica en la que enfrenta dos Weltanschauungen, la de 1789 contra la nueva e innovadora de 1914. Afirma que las ideas de solidaridad nacional, nacidas en 1914, rechazan las ideas liberales/individualistas/universalistas de 1789. Al slogan revolucionario de «libertad, igualdad, fraternidad», opone otra triade nacionalista y patriótica: «orden, justicia, fraternidad». La ingeniería civil es la planeación física del territorio para efectuar los cambios físicos que requieren los principios de «libertad, igualdad, fraternidad» para la población, mientras la triade nacionalista y patriótica de «orden, justicia, fraternidad» complementa la formación conceptual del estado como organismo biológico, en la forma de colmena u hormiguero. El individuo se despersonaliza y desde este enfoque las adaptaciones físicas al territorio son para beneficiar al estado panal, no al poblador. Ratzel declara a la sociedad organismo que requiere espacio y Kjellen organiza a la sociedad en forma similar a colectividad de insectos para construir y defender el espacio biológico vital de ese organismo.

Este desarrollo teórico lo lleva más lejos el general alemán Karl Haushofer (1869-1946) Político, militar, geógrafo, historiador y ocultista. La base de Ratzel y Kjellen la enriquece con tesis de historiadores ingleses como McCaulay y Gibbon, alemanes como Albrecht Roscher, con aderezo de ciencias ocultas. El Lebensraum lo utiliza como instrumento “científico” y argumento ideológico para justificar la necesidad del III Reich alemán de encontrar nuevos territorios en que expandirse.

Los medios intelectuales norteamericanos suelen desconocer y rechazar la validez de las interpretaciones geopolíticas del comportamiento internacional de su país; en parte por el uso que el nacionalsocialismo alemán hiciese de este tipo de interpretaciones. Sin embargo, los planteamientos desarrollados en la década de los años 30 por el autor norteamericano Nicholas Spykman coinciden sospechosamente con la forma que han adoptado las sucesivas estrategias norteamericanas respecto a Eurasia en concreto y respecto al mundo en general.

Spykmam, corrigiendo la propuesta del inglés Mackinder, indico que el aserto de Mackinder de «Quien controla Europa Oriental controla el Heartland; quien controla el Heartland controla la Isla Mundial; quien controla la Isla Mundial controla el Mundo», es falso. Según Spykmam si debiera haber un eslogan para la política de poder en el Viejo Mundo, éste debe ser “Quien controla el Rimland controla Eurasia; quien controla Eurasia controla los destinos del mundo”.

Según Spykman, el Rimland, -objeto central de la estrategia para el control mundial-, está conformado por Europa Occidental, Medio Oriente, la Península Arábiga, Irán, Turquía, India y Pakistán, Sudeste de Asia, parte de China, Corea, Japón y la parte costera de Rusia Oriental. La sola enumeración de estas regiones pone de evidencia el parentesco entre esa teoría geopolítica y los acuerdos y compromisos defensivos adquiridos y mantenidos por los sucesivos gobiernos norteamericanos durante la Guerra Fría y la actualidad.

El desarrollo de China tiene por objeto quitarle agua y sol a Rusia, que es el país, a cuyo desarrollo le tienen miedo USA y la perversa Albión. Pero por ningún lado se ven en las cuentas que se hacen sobre “el desarrollo” mundial, que se tome en cuenta a estos factores. Quizás porque los titiriteros han escondido bien sus hilos.

Otro error en “México y Brasil” lo causa trasvasar el concepto de evolución biológica a la evolución social. Los seres vivos: nacen, crecen, se reproducen y mueren. La Naturaleza se encarga que todo ser vivo que nace, crezca y evolucione hasta el límite de su potencial. Pero la Naturaleza no se encarga de que crezcan y evolucionen las organizaciones sociales, creerlo es otra contaminación conceptual. Que tampoco es exclusiva de Macario, sino otro vicio conceptual muy extendido del que la geopolítica parece haber contagiado a comunicadores y economistas.

Las sociedades avanzan en la medida en la que se organizan y retroceden en la que se desorganizan y también en éste mundo lo que salva no es la fe, sino el no tener ninguna. Así como la política no es asunto de políticos sino de ciudadanos, también determinar la meta y rumbo que debe seguir el Estado, es responsabilidad ciudadana. Los que no lo hacen así, dejan que otros mangoneen sus intereses en su beneficio. Lo que fija una dimensión mínima de nacionalismo que debe existir en toda sociedad.

Pero el que no sabe, es como el que no ve. En una ceguera que ni siquiera permite darse cuenta a favor de que o para quien trabaja. Cuando se debe dar la alarma y señalar los asuntos prioritarios a resolver, se manda el mensaje de que podemos olvidarnos del asunto y que no hay nada de que preocuparse ni que se pueda hacer, porque el progreso es algo que resulta “por turnos” y ya nos toca o estamos cerca de que nos toque.

En una visión en la que el progreso, bienestar y prosperidad material resulta de fuerzas ajenas a la sociedad, en las que no se puede incidir ni influir de ninguna manera, por lo que lo que se haga o deje de hacer, es irrelevante, porque nuestro futuro es algo que fatalmente sucede con o sin nuestra participación, algo que no se puede cambiar. Mensaje que pretende inmovilizarnos y amarrarnos las manos para beneplácito de los depredadores sociales internacionales. (Perversa Albión e hijo). (“Que bonita familia” Pompin Iglesias).

Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=11012:sapere-aude-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68