En 1996 me enfrasque en una investigación para averiguar la razón por la que una noble profesión libre, como la Ingeniería Civil, tiene una práctica profesional degradada y se encuentran al garete los problemas sociales que debe resolver. Lo que, a pesar de su relevancia, es un campo desatendido al que no se le presta atención, por lo que he encontrado muchos errores, descuidos y desviaciones que al notarlas, resultan inaceptables.

Los resultados los he usado para publicar cuatro libros y faltan tres más por publicar.

Comencé la aventura analizando la desviación de las conductas en la construcción de lo que resultó el primer libro: «La infracultura en la construcción».

El descubrir la desviación de los comportamientos en la práctica profesional obligo a buscar la razón por la que se desvían las conductas en la práctica profesional. De lo que resulto el segundo libro publicado: «La anomia«.

Después de estudiar la causa de las desviaciones en la práctica profesional lo que procedió fue estudiar uno de los respaldos legales que debe dar certeza a la práctica profesional de la Ingeniería Civil y que tiene una gran influencia en ella. De lo que resultó el tercer libro publicado: «Disección de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relativos a las mismas«.

Después de los respaldos legales procedió revisar las consecuencias que han tenido para el país, los desordenes que exponen los tres primeros libros. De lo que resultó el cuarto libro publicado: ¿A Dónde Vamos, México? ¡Fe de erratas del desarrollo nacional!