Pero la aventura no terminó con los cuatro libros publicados. Despues de publicar el ¿A donde vamos, Mexico?, un amigo me hizo llegar un libro escrito por un “connotado” investigador, una vaca sagrada de la ingeniería, en el que exponía desviaciones conceptuales francamente patologicas. De desnudar esta patologia resultó el libro: “El decalabro de la razón”. Que no he publicado por estar muy ocupado trabajando en otros libros.

El descubrir los origenes y propositos con los que fué creada la Ingeniería Civil me hizo darme cuenta de la necesidad de otro libro, del que me falta poco para acabarlo y que pienso llamar: “Geopolitica, la hermana perversa de la ingeniería civil”.

Pero las infructuosas modificaciones que se le han hecho a la Ley de Obras Publicas para lavarle algo la cara de instrumento de corrupción y el total extravío legislativo sobre una normatividad adecuada al respecto, probada por ocho reformas ineptas y dos iniciativas desechadas, que muestran la falta de entendimiento sobre el asunto, me motivó a escribir otro libro sobre la normatividad de la obra pública que complemente al primero ya publicado. Al que pienso llamar: “Ley de Obras Públicas, fundamentos y complementos”. Mismo que estoy a punto de terminar y será el siguiente que publique.