Medias verdades

diciembre 2015

El destape internacional de la ineptitud e incompetencia de nuestro gobierno lo ha metido en un brete, al aprovecharlas vivales y oportunistas en su provecho.

El destape internacional de la incapacidad, faltas y culpas del gallinero gubernamental le mostró una puerta abierta y despertó la codicia a nuevas zorras internacionales. No es secreta la forma en la que los primos acostumbran utilizar la nulidad y colas sucias de muchos de nuestros personajes de la política para inclinar la balanza y torcer la ruta del país en su beneficio.

Como tampoco lo era la mínima pretensión de cubrir las formas y altura de miras con las que acostumbran abusar. En contraposición las zorras arribistas carecen de categoría, vergüenza y nivel. El agujero por el que se meten son las informalidades y errores del caso de Ayotzinapa.

No creo que nadie dude que los normalistas estén muertos. Ni de los autores materiales. Como tampoco del desaseo con el que se manejó el asunto. Que lió una madeja de errores involuntarios de incompetencia con distorsiones interesadas de mala fe.

Una enorme sombra que se cierne sobre la investigación es la omisión de aclaraciones. Como las de todos los autores intelectuales y los acontecimientos que permanecen tras bambalinas pero que fueron los que motivaron que los tramoyistas salieran de su escondite a matar frente al publico a los “extras” que subieron al escenario, para esconder lo que pasaba tras bambalinas.

Esta es mi victima, solo yo puedo extorsionarla y abusar de ella.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Clase media

febrero 2015

La parte determinante de la dinámica social, subsiste aletargada u extraviada en la opacidad del sector que en forma vaga se denomina “clase media”. Gran parte del estancamiento y retroceso de una sociedad es acreditable a la dormancia de sus facultades para impulsarla y perfeccionarla. La que además del desenvolvimiento, determina la salud de toda la sociedad. Es el más omnipotente: motor, semillero y timón social. Pero también es la porción más desconocida e incomprendida y por lo mismo, la más desairada, maltratada y desperdiciada.

No consiste simplemente en la franja de población que se encuentra entre la clase baja y alta, ni despliega sus capacidades o aporta sus beneficios potenciales por la simple denominación o acomodo en la escala social. Sino que para que opere como factor de cambio social con dinámica de superación y conforme a una sociedad sana, sus integrantes deben haber sido sometidos a un proceso artificial de crecimiento y superación.

A una artificialización que los racionalice y humanice. Sin la cual no es posible que nadie actúe como detonante de una sociedad en constante auto superación. No olvidar que el hombre no es un animal racional ni ser humano. Sino simio bípedo sin rabo, con potencial racional y humanizable.  Y que no cualquier bestia, por el simple hecho de nacer homínido llega a racional ni se humaniza solo, ya que la racionalidad y humanización son cualidades positivas que se deben transmitir de fuera.

Son dos artificialidades para las que la clase media es el terreno más propicio donde sembrarlas, en el que mejor germinan, crecen, se reproducen y la mejor posición para que irradie y esparza su contagio al resto del cuerpo social. También es la mayor productora de “células madres” de talento, intelectualidad e innovación. Por lo que debe ser la parte a la que se debe atender y cuidar más, ya que de esa manera optimiza el adelantamiento social y perfeccionamiento de la especie.

El fin trascendental del hombre no es comercial, sino crear una sociedad sana enfocada al perfeccionamiento de la especie, mediante la superación de sus integrantes. Lo que implica erigir un orden que se sobreponga al natural en el sentido de propiciar que los habitantes desarrollen todas sus posibilidades hasta sus últimas fronteras potenciales y en la que todos vivan con un mínimo de dignidad y decoro. Una sociedad sana es en la que no hay nada que la avergüence.

Una en la que valga la pena nacer y vivir, porque brinda a todos sus miembros igualdad de oportunidades y libertad para decidir el nivel y forma de vida que desea. En la que los que quieran y estén dispuestos a sufragar el esfuerzo de autosuperación, pueden desarrollar sus potenciales individuales hasta donde y como se les antoje. Y en la que los no quieran empeñarse en desplegar sus facultades a sus últimas posibilidades, puedan vivir con un mínimo de dignidad, con solo cumplir una jornada de trabajo. Ya que sin importar el tipo ni nivel de ocupación, una jornada de ocho horas, por humilde que sea, basta para satisfacer las necesidades fundamentales de una familia.

Un ambiente que con toda intención esta adulterado para humanizar y racionalizar la relación del hombre con el hombre y con el medio. El abandono del ambiente social al garete o dejar que evolucione a lo silvestre, es lo que enferma a una sociedad, es lo que la hace un conglomerado hostil y salvaje en el que rige la ley de la selva y una bestial selección natural, en la que cada quien por su cuenta enfrenta circunstancias adversas y solo mínimas fracciones las evitan, porque las ventajas o desventajas están determinadas por la familia en que se nace y el grupo social al que se pertenece. Y en la que nadie cuida ninguna frontera de contacto del hombre con la naturaleza.

Igual que a las personas se les debe inocular de fuera la racionalidad y humanización, la salud social no sucede en forma natural ni espontánea, sino que es consecuencia de artificializar el contexto y realidad de la colectividad. De introducir y establecer condiciones racionales y humanas de vida para los pobladores y el medio.

La responsabilidad de modificar en forma consciente e intencional el mundo, no puede ser individual sino colectiva. Es la principal responsabilidad de un Estado racional y humano. Para lo cual debe insertar modificaciones de índoles cultural y material, intencionales y orientadas a propiciar y encausar a la población al bien común. Alteraciones que deben partir y evolucionar en base a un entendimiento serio y profundo del hombre y sus construcciones culturales y materiales, del territorio y la Naturaleza.

La táctica fundamental se reduce a implantar los procesos de un proyecto cuya única meta es transformar a los habitantes de animales irracionales a racionales y de inhumanos a humanos, para remontarlos a la categoría de semidioses. Lo cual se logra en la medida en que determinen su propio destino.

Los procedimientos sociales fundamentales son una generalización y una particularización. Lo que se debe generalizar es la igualdad de oportunidades para todos los habitantes y lo que se debe particularizar es que la distribución de los premios y las ventajas sociales asociadas que la sociedad otorgue deben ser equivalentes con las aportaciones al bien común coligadas al mérito del esfuerzo individual.

Una cosa es que todos los hombres seamos iguales y que todos por ser de la misma especie merecemos un mínimo de dignidad y otra es que todos tengan para la sociedad los mismos meritos y aporten igual. El no reconocer la igualdad denigra, pero no distinguir las diferencias desalienta los méritos y aportaciones al bien común. Y crea un río revuelto que estimula a perjudicar a la sociedad, en vez de a beneficiarla.

La generalización es indispensable para multiplicar en forma geométrica el número de participantes en los asuntos comunitarios y la particularización para acrecentar el nivel y valor de las aportaciones individuales al bien común. Cambios en el orden que además de mayor justicia buscan superar el estancamiento de las sociedades silvestres causado por no estimular la participación y superación de la especie.

Alteraciones que sofistican el orden silvestre en beneficio de una superación supranatural de la especie que debe abatir los monopolios de ideas, de la toma de decisiones, de la determinación de lo conveniente, del conocimiento, la cultura y de las probabilidades lucrativas.

El integrar al mayor número posible de habitantes al debate social y la productividad económica habilitará un potencial desaprovechado, lo que hará que la sociedad alcance niveles de bienestar y prosperidad material que hasta ahora desconoce la humanidad. Y que no solo beneficiaría a la clase media, sino también a la alta y la baja. Incluyendo a los políticos que desconocen su responsabilidad en el estancamiento y prefieren ser polisones de ratón en vez de cabeza de león.

Estas no son verdades ni ideas novedosas y menos ocurrencias personales, sino aclaraciones y concepciones de grandes pensadores de la Ilustración, el Renacimiento y promotores de cambios sociales exitosos. Aunque a pesar de ellos ninguna sociedad ha logrado una perfección mediana, es inocultable que la diferencia en el avance de las sociedades estriba en la racionalidad que han aplicado en fracciones de sus contactos con la Naturaleza (hombre y territorio).

Como también es innegable el estancamiento, retroceso y auto degradación que padecen grupos sociales que han dejado su destino en manos, de lo que Leibniz llamó: el azar ciego de los Epicúreos. Espíritus que al no alcanzar a ver la capacidad de elección que tiene la voluntad en muchos fenómenos que a la Naturaleza le son indiferentes, viven persuadidos que su suerte la determina fuerzas sobrenaturales, ella misma o que nada la motiva. Lo que distingue a los animales racionales de los irracionales, es la planeación, el grado en que prevea y acomode a su favor el futuro.

Los descubrimientos y perfeccionamiento alcanzado por el conocimiento y entendimiento le ha permitido al espíritu humano reducir a leyes generales gran parte de los fenómenos relacionados con la vida del hombre y permiten prever aquellos otros que deben producirse en ciertas circunstancias, lo que ha puesto al hombre en condiciones de abarcar en las mismas expresiones analíticas los estados pasados y futuros del sistema del mundo. De planear.

La humanidad ya cuenta con la inteligencia suficiente para conocer en un momento determinado la situación de las fuerzas que animan a la naturaleza, así como de los seres que la componen. Lo que posibilita que el hombre determine su destino inventando nuevas formas de vida que sean favorables a la humanidad, en la que el mayor número posible de habitantes alcance niveles de bienestar, prosperidad cultural y material decorosas, gracias a domar, racionalizar y humanizar las salvajes y aleatorias leyes de la Naturaleza. En la que la humanidad viva con ánimo de colaboración, como una gran familia.

El avance social ya no depende ni requiere descubrir más conocimientos de detalles, sino de armar la dinámica del sistema del mundo para calibrar el funcionamiento de las partes para optimizar para el hombre los resultados de todo el sistema social. Con lo que se corregiría el orden actual en el que se han calibrado fracciones para optimizar el resultado de unas pocas y pequeñas partes, en perjuicio de los resultados de todo el sistema. Por lo que el beneficio de unos pocos es aq costa del perjuicio de la mayoría.

Pero el avance de la racionalización y humanización del hombre ha topado con barreras mustias franqueables. El hombre tiene frente a sí mucho tramo despejado y a su alcance. Pero no avanza, porque el mismo resulta ser su propio y peor obstáculo. Para que nada le resulte incierto y tanto el pasado como todas las posibilidades del futuro estén presentes ante sus ojos, requiere que en vez de atrofiar o reducir la Estructura Conceptual Organizacional del Mundo (ECOM) la amplíe lo suficiente como para someter a análisis la cantidad necesaria y suficiente de datos, tal que permita abarcar en una sola formula la dinámica del mundo (territorio y habitantes). En otras palabras dar un paso al frente en la perfección del espíritu humano ampliándolo.

El propósito de perfeccionar el espíritu humano ampliándolo en todo sentido, tampoco es ocurrencia personal ni novedad. Fue el paradigma del Renacimiento. Que buscaba que el hombre no se atrofiara ni constriñera a adquirir una sola habilidad ni desarrollar uno solo de sus potenciales, sino que expandiera todas sus capacidades latentes hasta sus últimas fronteras, que explorara y desplegara todos sus potenciales en todos sentidos.

El ejercicio profesional en la primera mitad del siglo pasado todavía conservó resabios de estos principios. Lejos de la cómoda constricción y atrofia de la especialización, los profesionales que llegaron a ser grandes y cimentaron la prosperidad y avance social que el país conoció hasta su parteaguas en los años 70s del siglo pasado, es porque eran generalistas. Después de ellos aparecieron las diferentes versiones de tecnócratas: especialistas, expertos, doctores, masteres, investigadores, académicos. Y con ellos la decadencia.

La cosa esta clara, pero nadie hace nada porque la cómoda constricción y atrofia del espíritu humano es muy socorrida. Por la gratificante ley del menor esfuerzo y la comodidad de repetir rutinas de movimientos repetitivos en estado sonambúlico, que se solaza en un sistema educativo que aspira a una anémica racionalización y la manía de claudicar del desarrollo mental o el suicidio intelectual que comete la mayoría al alcanzar alguna meta parcial. Por competir con otros en vez de contra si mismo.

Nefastas tendencias primitivas para las que la especialización representa una escapatoria hacia una ansiada atrofia con visos de decoro y conspicuidad, que le quedan como anillo al dedo. Al grado que el interés en un solo campo de conocimiento es una deletérea patología que ha sido perversamente prestigiada por espíritus inapetentes, que lo han impuesto como paradigma de moda. Pregúntenle a los Institutos de Ingeniería o al CONACYT.

Parte del problema son que los que buscan descollar con solo profundizar en el conocimiento de una pequeña fracción de un fenómeno a costa de abandonar conocer las relaciones del mismo con su inmediatez y conexos. La moda es que en vez de buscar entender y saber de más cosas de más fenómenos del mundo y sus relaciones, sea saber cada vez más de cada vez menos. Y mientras menos saben y entienden del mundo, más jerarquía y reconocimientos reclaman. Y los atrofiados e ignorantes les creen.

Los reducidos bastiones de “sacerdotes” que pregonan que poseen un poder que obtienen de monopolizar una minúscula fracción de “conocimiento, arte o cultura”, para demandar usufructuar recursos públicos, en realidad son onerosas e improductivas mafias de parásitos sociales que más perjudican que benefician al desarrollo social.

Como lo prueban los Investigadores de los Institutos de Ingeniería que por codiciar la nómina, desplazaron de la cátedra a los auténticos Ingenieros Civiles, a los generalistas, para suplantarlos con ciegos e incompetentes especialistas de especialistas, investigadores y doctores. Que fuera del detalle que dominan a profundidad, desconocen todo de la Ingeniería Civil, del país y el mundo.

El avance social no lo pueden lograr ni debe quedar en manos de reducidos grupos de escotomizados por monopolizar una minucia de una fracción de una especialidad: políticos, expertos, científicos, investigadores, doctores, masters, etc., sino que es una responsabilidad que se debe resolver en debates cotidianos de los asuntos comunitarios en los que participen, involucren y comprometan el mayor número posible de Sísifos atañidos instruidos. El mayor número posible de ciudadanos ilustrados y renacentistas.

Ser fecundo en ciudadanía auténtica es otro subproducto social positivo que caracteriza a una clase media adecuada. Las características del grupo más fértil y de mayor potencial social son inapreciables a simple vista, inadvertidas para los displicentes y consideradas defectos por los agrestes.

El desinterés y confusión sobre la clase media lo demuestra la opacidad de las diferentes versiones o creencias que existen sobre ella, la distancia que hay entre lo que es para unos con lo que debería ser y lo que creen que es, los que se consideran parte de ella.

Como vimos desde el principio, por la simple denominación es la franja de población que se ubica entre la clase alta y la baja. Lo cual no dice ni aclara nada ya que las fronteras entre las tres clases sociales no están establecidas. Tampoco las clases están caracterizadas en forma clara. La mayoría no la analiza y menos busca sus cauisas.

Para algunos la diferencia de clases reside en los recursos económicos, para otros en el nivel educativo y cultural y para otros en los principios y valores. En lo único en lo que la mayoría coincide es que la clase baja es la que carece de recursos económicos, educación, cultura y moral. Es decir: la clase baja es aquella formada por los que la sociedad mantiene en el estado más natural, son los menos artificializados, los más rústicos.

La verdad más poderosa es que la clase baja es un depósito de segregados sociales. A los que la sociedad no ha considerado ni les ha cumplido derechos constitucionales. En muchos sentidos son victimas de la mayor y más grave violación de derechos humanos. Que no solo los perjudica a ellos sino a toda la sociedad. No solo les desgracia la vida a ellos sino lastra y deriva el avance social.

Es la parte social a la que el gobierno no ha provisto de las herramientas mínimas para enfrentar la vida en forma útil y valiosa para la sociedad. Es en la que se ve el incumplimiento de la igualdad de oportunidades. La igualdad de oportunidades implica que cada habitante cuente con la infraestructura física y mental suficiente para contar con la libertad de criterio para decidir el rumbo y destino de su vida.

El libro “¿A Donde Vamos, México? Fe de erratas del desarrollo nacional” muestra la incuria en la infraestructura física nacional, por lo que aquí me limito a la educación. El primer objetivo de la educación es evitar la necesidad de tratar con salvajes. La segunda es proveer herramientas para interactuar en la sociedad. La tercera es proporcionar medios para ganarse la vida en forma útil y valiosa para la sociedad.

Por el infausto manejo de la educación nacional, al utilizar los contenidos como medio de propaganda ideológica del régimen y a los maestros como clientela administrada por una burocracia pervertida y corrupta. Gran parte de la población carece de las más elementales Sub estructuras Conceptuales Organizacionales del Mundo, lo que las hace victimas fáciles de ideas y creencias ya superadas en el mundo.

Por lo que convivimos con compatriotas con mentalidad atrofiada en una revoltura de cavernícola, medieval y oscurantista. Lo que en un principio facilitó que los manipularan y controlaran los dirigentes, caciques, señores feudales y clérigos, que en un principio estaban asociados en la federación de dirigentes y políticos nacionales.

Sin prever que la hegemonía se iba a perder al multiplicarse las clientelas y reducirse la riqueza explotable y por otro al crecer el número de dirigentes, caciques y señores feudales que compiten por controlar parte de las incrementadas e insatisfechas clientelas por la degradación de las condiciones de vida. Lo que ha hecho florecer como negocio político de moda el usufructo de conflictos.

El problema es mayusculo. No solo consiste en corregir los contenidos de la educación, sino en revertir el manejo político de los maestros, que los ha

Más de la mitad de la población

Parte de la confusión la crea llamar clase media a franjas de población por la simple ubicación en la escala social y por que los gobiernos en vez de subir el nivel de la población bajan las fronteras de las categorias.

La primera precondición para ser candidato para formar parte de la clase media adecuada es tener satisfechas las necesidades fundamentales. Tanto en lo personal como familiar. Para poder interesarse y contar con la atención, concentración y tiempo necesarios y suficientes para autosuperarse y atender los asuntos comunitarios, es necesario tener un horizonte que se encuentre por encima de las necesidades fundamentales.

Y por necesidades fundamentales relaciono el bienestar, prosperidad material y la humanización. Y todas las personales y familiares.

Lo que más allá de una nueva ley de profesiones requiere levantar la mira y ampliar el panorama a legislar una Ley de las actividades lucrativas y una de las actividades no lucrativas.

Es necesario y de justicia elemental sacar de la oscuridad al ejercicio de todas aquellas actividades que no son ni obreras ni campesinas. Donde se crea el 80 % del PIB y son todas aquellas son las que desarrollan y de las que viven el grueso de las personas que forman la clase media actual y entre los cuales se encuentran los candidatos a formar la clase media adecuada para la superación social.

El acto de justicia elemental que es la jerarquización fundamental de los méritos individuales debe tener como base la correlación entre los méritos de cada actividad, con la jerarquía y reconocimiento que la sociedad le debe a cada actividad lucrativa.

La segunda precondición es la de materializar las promesas de la educación.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Ineptitud abre la puerta a mala fe

diciembre 2015

Medias verdades

El destape internacional de la ineptitud e incompetencia de nuestro gobierno lo ha metido en un brete, al aprovecharlas vivales y oportunistas en su provecho.

El destape internacional de la incapacidad, faltas y culpas del gallinero gubernamental le mostró una puerta abierta y despertó la codicia a nuevas zorras internacionales. No es secreta la forma en la que los primos acostumbran utilizar la nulidad y colas sucias de muchos de nuestros personajes de la política para inclinar la balanza y torcer la ruta del país en su beneficio.

Como tampoco lo era la mínima pretensión de cubrir las formas y altura de miras con las que acostumbran abusar. En contraposición las zorras arribistas carecen de categoría, vergüenza y nivel. El agujero por el que se meten son las informalidades y errores del caso de Ayotzinapa.

No creo que nadie dude que los normalistas estén muertos. Ni de los autores materiales. Como tampoco del desaseo con el que se manejó el asunto. Que lió una madeja de errores involuntarios de incompetencia con distorsiones interesadas de mala fe.

Una enorme sombra que se cierne sobre la investigación es la omisión de aclaraciones. Como las de todos los autores intelectuales y los acontecimientos que permanecen tras bambalinas pero que fueron los que motivaron que los tramoyistas salieran de su escondite a matar frente al publico a los “extras” que subieron al escenario, para esconder lo que pasaba tras bambalinas.

Esta es mi victima, y solo yo puedo extorsionarla y abusar de ella.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Servidor público extraviado

diciembre 2015

Perversión política

El lunes 23 de noviembre Arne Aus den Ruthen Haag, subió a la INTERNET un video en el que pretendió presentarse como un servidor público inflexible en el “cumplimiento de su deber” acosando y maltratando a una indefensa mujer.

Lo que presenta como hazaña era “meter en cintura” a una señora que tiró basura en un lugar de la unidad Lomas de Sotelo, que los vecinos habían transformado en tiradero. No la cazó al azar. Sino que la emboscó en el lugar que notablemente era un tiradero habitual.

Ese hecho revela varias deformaciones conceptuales atávicas de nuestros servidores públicos y habitantes, que impide que el gobierno deje su subdesarrollo y los habitantes se transformen en ciudadanos.

Aparentemente Xóchitl Gálvez nombró a Arne Aus den Ruthen Haag “City Manager” o es lo que ostenta. La delegada no lo nombró gestor o administrador de la ciudad o delegación, ni ninguna otra designación en español, que tenga una jerarquía, compromisos, funciones y alcances establecidos en la estructura orgánica de la delegación, sino algo “indefinido” y en otro lenguaje, que quizás apantalla a ignorantes y acomplejados. Como se exhiben ellos mismos. Falta ver si este nombramiento consta en documentos oficiales y lo que proceda legalmente. Porque que yo sepa no existe una ley que lo autorice, determine y aclare.

El primer vicio de nuestros servidores públicos, es creer que pueden hacer e inventar a capricho sus ocurrencias. El segundo vicio es el extravío de su posición y compromisos ante la sociedad.

El “City Manager” Arne Aus den Ruthen Haag, no se siente servidor del público ni que su compromiso sea resolver problemas y facilitar la vida de los ciudadanos. Sino que se cree semidios que baja al mundo de los mortales a castigar los pecados de las ovejas descarriadas. De las que adoran los malos comportamientos por maldad pura.

El acostumbramiento de la sociedad a este vicio de nuestros “servidores públicos” lo hace ver como algo “normal”. En el caso de la basura, la mustia propaganda gubernamental acredita la suciedad de la vía pública, a que los habitantes “la ensucian”. Ocultan que si hubiera un bote de basura en cada esquina y un servicio de limpia eficiente, como lo hay en las ciudades bien administradas, la gente no ensuciaría la vía pública. La falta de botes de basura en la vía pública obliga a cargarla a la casa o tirarla en cualquier parte.

El “City Manager” Arne Aus den Ruthen Haag, no se acercó a la señora para preguntar con el respeto debido, la razón por la que depositaba la basura en ese lugar. No le interesó averiguar las deficiencias del gobierno, las fallas de la mala administración de la delegación. Que es lo primero que investiga cualquier administrador de cualquier cosa que pretende mejorar el funcionamiento del sistema que administra.

O la delegada Xóchitl Gálvez y su “City Manager” tienen miedo de encontrar que el servicio de limpia es una basura. Que pasa los días y a la hora que quieren. No con la frecuencia ni regularidad debida. O que no se llevan la basura de quien no les paga. Y que una mujer que trabaja y cría a un niño no puede esperarlos el día y hora que se les antoje o su gasto ya esta tan apretado que no le queda para “propinas”.

Y en el peor de los casos, con ánimo de servir, otra solución puede ser distribuir contenedores dentro de la unidad, para que los vecinos que no puedan estar a la disposición del “servicio de limpia”, depositen su basura los días y hora a la que puedan. Pero el “servicio de limpia” no podría cobrarle a nadie por lo que se supone que ya pagaron los habitantes. Pero que en vez de pensar como usarlo para beneficiar a la sociedad, los políticos piensan formas para robarlo, como crear nuevos puestos, como el de “City Manager” para mantener catervas de “servidores” ineficaces, incompetentes, ineptos e innecesarios, cuya inteligencia y principios solo da para que pretendan justificar su sueldo fastidiando a los habitantes.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Pretextos delirantes de la megalópolis

diciembre 2015

Delirios

Acabo de oír a un comunicador, que no vale la pena mencionar, proferir dogmáticamente una sandez mayúscula. Una estulta explicación del inocultable colapso de la circulación en las vialidades de la Ciudad de México, la desesperanzada ciudad de la esperanza, tan errada como conveniente para el gobierno, lo que desacredita su gratuidad y promueve su aclaración.

“El genio” achaca el exceso de vehículos en las calles a la rectificación de criterio que el poder judicial le hizo al “Hoy no circula”, que para sacar de circulación a un vehiculo, en vez de la antigüedad rija el nivel que contamine, esto en conjunción con la corrupción de los verificentros.

El impedir que un vehiculo circule por su antigüedad y no por la forma en que contamine es injusto, inequitativo e irracional. Impedir que circulen los vehículos viejos o de propietarios con menores recursos económicos, sin importar que por cuidados contaminen menos que uno nuevo descuidado, es una forma de discriminación que privilegia a los pudientes y beneficia la venta de autos nuevos.

La corrupción de los verificentros es una responsabilidad o complicidad que el gobierno debe corregir. Entre muchas otras formas de corrupción e insuficiencias que acusa y padecemos por aguantárselas. Pero el problema de fondo no es ni uno ni todo lo otro.

El verdadero problema de fondo es que ya no cabemos en la Cuenca de México. Desde hace veinte años levante la bandera de los últimos Ingenieros Civiles auténticos que existían y que se murieron advirtiendo que desde 1964 se había rebasado el número de habitantes para los que la Cuenca de México tenía capacidad. El libro Problemas de la Cuenca de México del Colegio Nacional, es uno de las últimas llamadas.

Mientras no se desintegre el centralismo político y económico y el gobierno continúe haciendo cosas que hagan que más gente venga a asentarse a la Cuenca de México, el número de vehículos en las calles va a seguir aumentando.

El cuento de que la población de la ciudad no aumenta lo explica que se estén cambiando los pobladores de bajo ingreso por de alto ingreso. Gente que vivía en los antiguos cinturones de miseria en los peores terrenos y no tenía ni necesitaba coche, se les ha corrido a lugares más baratos y lejanos fuera del D.F. en el EDOMEX, para fincar en esos ex cinturones de miseria desarrollos inmobiliarios de alto valor para gente con coche.

Pero no se engañen, los corridos no se han ido, simplemente gastan medio día en transportarse desde sus remotas viviendas, donde no hay trabajo, a sus centros de trabajo en la ciudad. En muchas delegaciones es mucho mayor la población flotante, o los que en el día llegan de lejos a aglomerar y de noche se regresan y otra los habitantes, que solo a ratos recuperan su espacio vital.

Es el caso de Sta. Fe y los “nuevos desarrollos” fincados en cañadas, barrancas, cauces de ríos, lagunas de inundación, pantanos y es reservas ecologicas. Por eso los riesgos que antes corrían los precaristas ahora los corren nuevos ricos. Gente con dinero que no sabe gastar o que por su trabajo necesita vivienda.

Ejemplos de cosas “actuales” que hacen que más gente venga a asentarse a la Cuenca de México sobran: el corredor “comercial” de Av. Chapultepec, el deprimido de Mixcoac, los ferrocarriles, metros y transportes para acarrear más gente de fuera a la ciudad y el Nuevo Aeropuerto en el fango de la parte más profunda de un ex lago, son “soluciones” que solo van a complicar más la ya muy complicada situación de la Cuenca y quizás lo único bueno es que aceleren el colapso y la indudable diáspora, que por necesidad y necedad va a suceder.

Lo único que esta por verse es si va a suceder en forma ordenada y racional o si va a ser una tragedia consecuencia de un caos.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Obra pública corrupción y despilfarro

diciembre 2015

Despilfarro

Según Adam Smith “Las naciones nunca se empobrecen por el despilfarro y errores de los particulares sino por los de la mano pública”.

En la reapertura del último tramo de la línea 12 el Dr. Miguel Ángel Mancera con palabras mas o menos, declaró que la línea 12 había salido “tan cara” porque tenía “mayor longitud y amplitud” que las demás, que no se iba a volver a cerrar y que su mantenimiento iba a ser muy caro, continuo y detallado.

Es inconcebible el cinismo y descaro que han alcanzado nuestros servidores públicos. El Artículo 134 Constitucional instruye que “los recursos económicos de que dispongan el gobierno federal y el gobierno del distrito federal, así como sus respectivas administraciones públicas paraestatales, se administraran con eficiencia, eficacia y honradez”.

El costo desmesurado de la Línea 12 no se debe a su longitud ni “amplitud” (sea esta la que sea) sino a la ineficacia, ineficiencia, deshonestidad e ineptitud de los servidores públicos y cómplices externos que participaron en ella.

No recuerdo quien dijo que un ingeniero es el que hace con un peso lo que cualquiera hace con dos. Pues nuestros servidores públicos hacen con cinco pesos lo que cualquier tonto hace con uno.

Son muchos los sobrecostos  por improvisación y hacer mal las cosas, lo que se suma a lo que desaparecieron y a eso hay que sumarle el sobrecosto de tener que parchar día a día la línea para que medio funcione mal y de malas. La empresa remendadora (que eufemísticamente llaman mantenimiento) debe estar feliz de contratar una renta que es innecesaria en cualquier parte del mundo donde se hagan bien las cosas y actúe correctamente.

Como dijo Adam Smith, el país no se va a levantar mientras los recursos se dilapiden en pagar la ineficacia, ineptitud, incompetencia y deshonestidad de servidores públicos. Y la dimensión del extravío e impunidad la dimensiona, que en vez de meter la cara de vergüenza en el escusado, presuman que son ejemplo mundial y que todo lo que hacen y cuestan es correcto, justo y necesario.

Pero no tiene la culpa el indio…

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

La mordida del moche de «legisladores»

noviembre 2015

La mordida del moche

Albricias, porque los diputados acaban de aprobar la “mordida” que Hacienda les arrojó para que aceptaran el Presupuesto de Egresos, sin revisar ni cambiar ni una coma.

En vez que los “representantes” de la sociedad cuiden los intereses de sus “representados” y orienten el camino y encausen los pasos del país, resultan un manojo de corruptos de poca monta. Módicos y asequibles mercenarios, por no decir baratos. Pero no solo en eso son burdos.

El procedimiento por el que Hacienda los soborna, es repartirles dinero para que lo “capitalicen” en la forma más antigua, rustica, ordinaria, vulgar y trillada de saquear al erario: el moche de la obra pública. Sin importarles que por consabida, sea la más impúdica, cínica y descarada corruptela, que solo tiene de pública lo notoria.

La estatura, sofisticación y refinamiento de nuestros “legisladores” lo exhibe en toda su dimensión, que en vez de hacer leyes que ordenen la convivencia y propicien el bienestar y prosperidad material de la sociedad, se rebajen al nivel de un inmoral tamarindo y deshonesto coyote de delegación.

Sin que nada les importe los “legisladores” reclaman como parte de “su derecho de autor2, a también disfrutar del río revuelto y paraíso de impunidad que tienen fincado con el galimatías normativo que han promulgado para “ordenar” todo lo relativo a la obra pública. Desorden legal especifico para que los “servidores públicos” se sirvan a placer y con la cuchara grande del erario sin que preocupe ningún balconeo ni resultado que entreguen los cómplices, con la tranquilidad que gracias a la labor de los “legisladores”, en materia de obra pública, nadie puede achacar, reclamar ni fincar ninguna responsabilidad o culpabilidad a nadie.

Como lo demuestra el mismo edificio del Senado, la Línea 12 y un largo y aburrido de consabidos etcéteras. La obra pública es la forma más grande y difundida de corrupción, el hoyo más grande en el erario y la principal culpable del atraso social y estancamiento económico del país.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/11600-cinismo-por-angel-pujalte-pineiro

La megalópolis democratiza riesgos e injusticias

noviembre 2015

Naturaleza pareja

La ataraxia y corrupción gubernamental democratiza los riesgos y daños que antiguamente eran exclusivos de los precaristas. El crecimiento descontrolado desde hace mucho rebasó la existencia de terrenos propicios para edificar en la Cuenca de México.

Las primeras víctimas del agotamiento de los espacios habitables fueron los precaristas que tuvieron que asentarse en terrenos inhabitables y de alto riesgo. Lechos de ríos y lagos, zonas inundables, terreno fangoso o colgados en laderas y riscos.

Los pudientes habían podido expandir sus asentamientos invadiendo terrenos que no presentaban mayores problemas ni riesgos para los inmuebles, aunque si a costa de reducir el hábitat de la vida silvestre endémica (vegetal y animal) y el equilibrio ecológico.

Y ya se acabaron los terrenos que no presentaban problemas para las edificaciones, sino solo para  la vida y la ecología, como lo certifican las decadentes condiciones ambientales en la Cuenca de México. Calidad de aire y especies endémicas en proceso de extinción.

Por lo que empiezan a aparecer noticias que parecían increíbles. Como la de que unas torres de condominios para gente de alto poder adquisitivo, suficiente como para pagar por un departamento, 800 mil o un millón de dólares, entre diez y diez y siete millones de pesos.

Como Ninel Conde, Alicia Machado o un Mascabrother. Que de la noche a la mañana despiertan a una realidad que los coloca en la misma situación tradicional de los precaristas de la Cuenca de México. Su choza y patrimonio la va a desgraciar la Naturaleza, por ir contra ella, por asentarse en un lugar inconveniente o de alto riesgo.

¿Pero que esperaban y de quien es la culpa? ¿De un gobierno ataraxico? De los “servidores públicos” que ven a las licencias de construcción como un jugoso negocio en vez de una herramienta para evitar: el crecimiento descontrolado de la mancha urbana, la invasión a reservas ecológicas o edificar en lugares inconvenientes o de alto riesgo.

De entrada toda Santa Fe es una zona inconveniente. No solo por la conocida falta de accesos, sino porque lo que no era basurero, eran minas de arena. Pero para un grupo rastreable de “políticos” y mercenarios de la construcción debe haber sido un “jugoso negocio”, comprar por centavos o expulsar a los precaristas que los habitaban, para “abrir” un desarrollo inmobiliario de oficinas, comercios y habitacional, de “alto nivel económico”.

Cambiar a los ocupantes de un extremo al otro del nivel económico. Lo que hubiera sido una genialidad de haber podido incluir entre los engañados a la Naturaleza. Pero a la Naturaleza no se le puede engañar y nunca deja de cobrar venganza.

Falta ver si el mentado farallón, despeñadero o cerro, como le llaman otros. No resulta ser la pared que quedó de una antigua mina a cielo abierto. En cuyo caso no es más que un pilar de tierra suelta que por seguir elementales y muy conocidas leyes de la Naturaleza, se va a ir desmoronando poco a poco, depositando todo lo que se le haya puesto encima en un terreno más estable.

La Naturaleza es tan implacable que hasta va a terminar demoliendo a la “Peña de Bernal”, que es de roca sólida. Pero en la roca sólida se va a tardar unos siglos, mientras que en la tierra suelta unos cuantos años o como se ven las cosas, días. Y vuelvo a preguntar: ¿Que esperaban y quien es el culpable? Hasta uno de los “ingenieros” que “participo” en el proyecto de las torres es uno de los “damnificados”.

De todos los riesgos latentes de Santa Fe, edificar en donde pusieron las torres es el más notable y evidente. De lógica elemental. Charles Darwin llevó en el Beagle un libro que inspiro su teoría de la evolución de las especies. Era uno de geología, que explicaba como el intemperismo y las condiciones climáticas locales, modificaban o “evolucionaban” la forma o morfología de la superficie terrestre.

Pero ni el gobierno, ni los mercenarios de la construcción ni las victimas que compraron, sabían lo que Darwin ya sabía en 1831 y de lo que dedujo la evolución de las especies. Aunque quizá de todos los únicos que si lo sabían y actuaron con toda irresponsabilidad y valemadrismo bajo el principio de que mientras pase después que cobre, nada importa.

Es momento de terminar con la creencia de los “servidores públicos” directamente relacionados, de que en nada de lo que “deben cuidar” hay consecuencias para ellos ni para nadie, sino que todo es negocio y mientras repartan no hay problema en nada. Pero para ello se debe meter en cintura a otra parte del gobierno cuya relación se esconde y disimula, pero que quizá son los más culpables de todos, me refiero a los legisladores.

Si el Dr. Mancera despilfarra recursos en parches insuficientes y la sociedad va a pagar el saqueo y los sobrecostos de operar un trasporte caro, malo y peligroso, si no hay ningún pez gordo en la cárcel ni ante un juez por la inocultable saqueo y corrupción aderezada con ineptitud e incompetencia, por la ya interminable y aburrida larga lista de fallas, entre las que se encuentra el mismo edificio del Senado, es por responsabilidad directa de los legisladores que en vez de promulgar leyes que corrijan el mal funcionamiento del gobierno, promulgan leyes que promueven el desorden y garantizan la impunidad.

¿Y que va a pasar en Santa Fe? El gobierno invertido, como buen buey atrás de la carreta, en vez de prevenir y evitar los problemas, le va a tapar el ojo al macho. A los precaristas mentales de alto ingreso, les van a dar un cheque de limosna, como acostumbra acallar cada año a parte de los precaristas a cambio del patrimonio que anualmente pierden con la acostumbrada inundación de su vivienda con aguas negras. O les van a dar una de las viviendas de interés social que reparten porque nadie las quiere por remotas, incomunicadas, faltas de servicios y quizá hasta en un peor terreno. O les van a estabilizar el montón de tierra suelta, lo que costaría más que lo que se quiere salvar.

Pero en todo caso lo que el gobierno haga o deje de hacer, todos sus saqueos, fraudes, corrupciones, abandonos, ineficiencias, incompetencias y hasta francas estupideces, lo termina pagando la sociedad. Y la principal culpa es de los que deben hacer las leyes que corrijan y enderecen el rumbo.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Ridiculo engaño triunfalista en la L-12 del Metro

octubre 2015

Uno tras otro

Igual el pinto que el colorado. El doctor Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal, con una comitiva formada por: Dione Anguiano, jefa delegacional en Iztapalapa, Edgar Tungüí, secretario de Obras del Distrito Federal, Jorge Gaviño, director del Sistema de Transporte Colectivo Metro y Fernando Espino Arévalo, secretario del Sindicato de Trabajadores del Metroreinauguró con bombo y platillo, cinco de las 11 estaciones de la Línea 12 del Metro, que fueron cerradas desde hace 18 meses.

Recorrieron las estaciones con un desplante teatral triunfalista y con el estruendo del anuncio de un acontecimiento extraordinario Miguel Ángel Mancera, afirmó que “se privilegió la seguridad y que ahora se cuenta con una garantía y una certificación”.

Recalcó que no habrán más problemas con el mantenimiento, porque ahora “todo cuenta con una garantía y una certificación”. Y aclaró que: “Este certificado lo que permite es que haya un funcionamiento seguro de la vía. Por otra parte, con el mantenimiento he dado instrucciones para que no trabajemos sin una garantía, las empresas que se van a hacer cargo del mantenimiento de la Línea 12 tienen que darnos garantía de que no será suspendida su operación”.

Y el doctor Miguel Ángel Mancera remato su fanfarronada con la insólita baladronada, de que: “esa rehabilitación servirá de ejemplo para todos los grandes trenes y metros del mundo pues se tomará en cuenta la manera en que se realizaron esos trabajos en la ciudad de México”.

Pero en El Financiero Leonardo Kourchenko confirma nuestras advertencias y lo desmiente ratificando que los errores en la construcción de la Línea 12 del Metro, solo se corrigieron, “en lo posible”. Con lo que aunque lo trata de suavizar, exhibe que es una reparación a medias, que solo se hicieron parches y que no se hizo una corrección a fondo. Que no se corrigió el trazo de las curvas ni la correspondencia entre las vías y los trenes. Por lo que los problemas se van a seguir presentando.

Alguien de adentro le informó que persisten las: “graves fallas en ingeniería, en peralte, en trazado de línea y (…) el absurdo arrendamiento de trenes inadecuados para las vías”, y que “se ha rescatado, hasta donde se puede, el funcionamiento de la ruta”. Con lo que Kourchenko demuestra su incomprensión del problema o miedo, al concluir que lo hecho es todo lo que se puede hacer. Negando que sea posible hacer bien las cosas o subsanar lo mal hecho.

No se enmendaron los errores sino que unicamente “Se cambiaron (algunos) kilómetros de vías, durmientes, zapatas y soleras y muchas más piezas, originalmente desgastadas por un material rodante inadecuado”. Con lo que reconoce que no se corrigio lo que está mal sino solo repusieron piezas falladas. Pero Leonardo acepta que «no todo (esta) transparente porque no nos han informado la totalidad de costos que esta reparación tendrá para el erario capitalino”. Ni de los sobrecostos que va a costar mantener a la línea rodando.

Más adelante reporta que “Las nuevas autoridades del Metro señalan que esta ondulación en las vías se continuará presentando, indefectiblemente, en el futuro. Es decir, estos problemas se van a repetir y no existe –ellos dicen– solución absoluta para evitarlo”. Es decir Leonardo amoldo su criterio al derrotismo de la incapacidad e incompetencia que expresan las nuevas autoridades. Las que aceptan que no pueden evitar hacer porquerías.

Y confesaron más “Los trenes serán los mismos, el material rodante el mismo y por ende, las vías seguirán presentando ondulaciones irregulares que ponen en riesgo la circulación de trenes y vagones. Cada seis meses tendrán que suspender el servicio –por lo menos durante un fin de semana largo han dicho– para realizar labores de mantenimiento y evitar niveles de riesgo elevados”.

Confesión de alguna autoridad que echa por tierra las mentiras de Mancera. Y cuya verborrea continuó. “Sólo calcule usted los miles de millones de pesos que esto representará por una línea mal hecha, mal trazada, mal construida. Y no porque a las demás líneas no les den mantenimiento, pero no de la profundidad y costo que la 12 va a requerir”. Lo que confirma lo que nos hemos cansado de denunciar en columnas anteriores.

Pero no es todo, Leonardo sigue contando que: “Un ingeniero me explicó en días recientes que la velocidad de los trenes en esta línea, no será la misma –60 a 80 kilómetros por hora– que prevalece en las otras líneas. Aquí los conductores se verán forzados a disminuir la velocidad en tramos, curvas, inclinaciones, porque el trazado de vías y el desgaste de materiales, obligará la reducción de velocidad para disminuir riesgos”. Porque son vías para otros trenes, trenes para otras vías y curvas para go karts.

Con lo que queda clara la enseñanza y ejemplo que Mancera da al mundo y deja para la posteridad. A la sociedad y al mundo real se le engaña con mentiras, las que mientras más inauditas mejor. Exorciza el mal funcionamiento con papeles, peno no cualquiera sino garantías. Contando con garantías se corrige cualquier tontería y se obliga a la realidad.

Las deficiencias de operación que tendrá la línea 12, Leonardo las toma como argumento y prueba fehaciente de las culpas de Marcelo Ebrard, aunque las que siga teniendo y los sobrecostos lo son de la incompetencia de Miguel Ángel Mancera: “Por si a los defensores a ultranza de la administración anterior les quedara algún argumento a favor de cómo se ejecutó el proyecto, sean tan amables de explicar por qué la Línea tendrá para siempre estas condiciones especiales de velocidad limitada, mantenimiento a fondo permanente y vigilancia extrema. Lo dije antes y lo repito ahora, los señalamientos no son de orden político –como los Ebrard zombies afirmaron tantas veces– son de ingeniería, resistencia de materiales, compatibilidad de equipo y muchos otros temas técnicos”.

Y termina con una penosa lambisconeada: “Muy bien al gobierno de Mancera por colocar la seguridad como primera prioridad: trenes seguros, trayectos de riesgo cero –esperemos– para evitar una tragedia”.

Pero la realidad es que Mancera en la Línea solo: le tapo el ojo al macho con parches y no corrigió los problemas de fondo. Por el lado legal presume de ser doctor en derecho y es ex procurador pero no hay ningún pez gordo, de los administradores ni de los contratistas en el bote o emplazados a juicio. Todos incluyéndolo a él mismo están violando flagrante e impunemente el Artículo 134 Constitucional que ordena que los recursos públicos se administren con eficacia, eficiencia y honradez. Nada de lo cual se ve ni en la administración anterior ni en la actual.

Es autentica incompetencia o ¿a que le teme Mancera? A sentar el precedente que el nuevo exhiba y finque responsabilidades al anterior, para evitar que cuando él salga se lo apliquen y le levanten cargos por ineptitud o corrupción. O es cómplice de los anteriores y tiene miedo que le pisen la cola. Le teme a que si cae uno caen todos.

Lo que sea debe ser más grande que el ridículo que hace con sus actuaciones y cuentos insostenibles. ¿O deberás creerá que somos una sociedad de retrasados mentales y que el mundo real no cobra facturas? “El merito es el naufrago del alma, vivo se hunde pero muerto flota”. Salvador Díaz Mirón.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/columnas/columnistas/11366-desplante-angel-pujalte-pineiro

Pasmos

octubre 2015

En el 2003 me dejó atónito un asambleísta del PRD, cuando le hice ver una incongruencia en una ley del Distrito Federal. Porque en forma disparatada se declaró incompetente para corregir la ley. Su justificación textual fue: “No puedo hacer nada, yo solo soy un legislador”.

En aquel momento achaque esa paradójica impotencia e incapacidad de un legislador para legislar, a que un enano mental se había colado por la puerta que abrió la alternancia. Pero acabo de recibir una respuesta similar del Senador Isidro Pedraza Chávez, que supuse con mayor estatura y dignidad en la labor legislativa, que se supone es un poder autónomo que representa a la sociedad.

Lo moleste al creer que el momento era oportuno, que la situación se había aclarado lo suficiente y las complicaciones habían alcanzado el nivel requerido, para dejarse de tonterías y tomar el toro por los cuernos; ver las cosas como son y en forma seria, madura y racional.

Pero el Senador Isidro Pedraza Chávez, casualmente también del PRD, al hacerle ver que los problemas políticos, económicos y sociales del país en vez de mejorar solos, se van a seguir agravando, mientras no se ataquen y resuelvan los problemas materiales del país, las distorsiones físicas que se han acumulado por derivar físicamente al garete. Por solo ver política y economía.

En vez de argumentos emocionales le expuse hechos palpables y medibles expuestos en los análisis de la evolución y situación física de la Cuenca de México y el país, que constan en el libro ¿A Donde vamos México?, Fe de erratas del desarrollo nacional. Los que dejan claro que una causa principal del estancamiento económico y social es el irracional uso y aprovechamiento que se ha hecho de los recursos naturales y de las posibilidades del territorio.

Descuido por el que se ha rebasado la capacidad de la infraestructura existente y topado con muchas limitaciones materiales. Gracias a que en lo material nos hemos limitado a repetir lo mismo que hicieron los anteriores. Terminamos imitando al primero y único que fue “original”, el gobierno colonial. Razón por la que la planeación física del país sigue siendo la misma que dejaron ellos. Así, de aquella época a la fecha solo nos hemos dedicado a ensanchar la misma infraestructura que dejaron los coloniales

Las evidencias físicas son testigos inocultables y las cifras contundentes. La situación política, económica y social del país no va a mejorar mientras no se reconozca la importancia que tienen los aspectos físicos en la evolución de la sociedad y se corrijan los abandonos y deformaciones que se han acumulado en todo el tiempo que se han relegado los aspectos materiales.

Sin embargo el Senador Isidro Pedraza Chávez no negó la verdad evidente de los hechos, lo serio ni la trascendencia del asunto. Pero al igual que su correligionario se declaró impotente para asumir su compromiso legislativo. Aunque cambió el pretexto para evadir su responsabilidad.

Para él planear es una prerrogativa que es en exclusiva del ejecutivo. Es decir, que el único que puede pensar o racionalizar los recursos es el ejecutivo y los demás poderes son súbditos suyos. Lo que deja ver una mentalidad que hace al legislador que la padece un dócil levanta dedos, que solo sabe aprobar lo que el ejecutivo le pone peladito en la boca.

Creer que el único que puede elaborar iniciativas es el ejecutivo hace sumiso al legislador sin decisión ni carácter y expone una de las causas de las torceduras en el derecho público. El objeto del derecho público es amarrarle las manos y evitar que abusen los servidores públicos. Los que manejan recursos que no son suyos, sino de la sociedad y que la sociedad les confía, no para que hagan su capricho sino para que procuren el bien común.

Esa creencia es una deformación mental que hace al ejecutivo virrey o rey y a los legisladores vasallos. Cuando debe ser totalmente al revés. Ya que el poder legislativo es el que hace las leyes y el ejecutivo el que debe someterse a ellas, obedecerlas.

Lo correcto es que el poder legislativo analice, piense y planee lo procedente que le conviene al país y lo que se debe corregir de la administración pública, para girar sus instrucciones por escrito bajo la forma de leyes y que el poder ejecutivo sea el que debe acatar esos mandatos o ejecutar las instrucciones que el legislativo le gira en forma de leyes.

Lo que no quiere decir que el ejecutivo no piense. Pero una cosa es pensar que hacer y otra muy diferente pensar como hacerlo. Son cosas diferentes que no deben confundirse. Porque mientras tengamos legisladores con mentalidad de la colonia, que ven al ejecutivo como virrey, rey o emperador, o con un cerebro traumado, acomplejado o tan diminuto, que se sienten súbditos, siervos o vasallos de aquellos a los que deben dirigir y controlar, seguiremos amarrando a los perros con longaniza y el país no saldrá del bache en el que esta atorado y en el que se degrada.

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/news/index.php/politica/10893-yo-solo-soy-legislador-no-planeo-nada-para-eso-esta-el-presidente-vaya-a-otro-lado-con-sus-propuestas