diciembre 2015

Despilfarro

Según Adam Smith “Las naciones nunca se empobrecen por el despilfarro y errores de los particulares sino por los de la mano pública”.

En la reapertura del último tramo de la línea 12 el Dr. Miguel Ángel Mancera con palabras mas o menos, declaró que la línea 12 había salido “tan cara” porque tenía “mayor longitud y amplitud” que las demás, que no se iba a volver a cerrar y que su mantenimiento iba a ser muy caro, continuo y detallado.

Es inconcebible el cinismo y descaro que han alcanzado nuestros servidores públicos. El Artículo 134 Constitucional instruye que “los recursos económicos de que dispongan el gobierno federal y el gobierno del distrito federal, así como sus respectivas administraciones públicas paraestatales, se administraran con eficiencia, eficacia y honradez”.

El costo desmesurado de la Línea 12 no se debe a su longitud ni “amplitud” (sea esta la que sea) sino a la ineficacia, ineficiencia, deshonestidad e ineptitud de los servidores públicos y cómplices externos que participaron en ella.

No recuerdo quien dijo que un ingeniero es el que hace con un peso lo que cualquiera hace con dos. Pues nuestros servidores públicos hacen con cinco pesos lo que cualquier tonto hace con uno.

Son muchos los sobrecostos  por improvisación y hacer mal las cosas, lo que se suma a lo que desaparecieron y a eso hay que sumarle el sobrecosto de tener que parchar día a día la línea para que medio funcione mal y de malas. La empresa remendadora (que eufemísticamente llaman mantenimiento) debe estar feliz de contratar una renta que es innecesaria en cualquier parte del mundo donde se hagan bien las cosas y actúe correctamente.

Como dijo Adam Smith, el país no se va a levantar mientras los recursos se dilapiden en pagar la ineficacia, ineptitud, incompetencia y deshonestidad de servidores públicos. Y la dimensión del extravío e impunidad la dimensiona, que en vez de meter la cara de vergüenza en el escusado, presuman que son ejemplo mundial y que todo lo que hacen y cuestan es correcto, justo y necesario.

Pero no tiene la culpa el indio…

https://angelpujaltepineiro.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.